CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
EE.UU.

Pistolas, cuchillos, bombas y spray para osos: estas son las armas que seguidores de Trump llevaron a Washington el día del ataque al Capitolio

Por Marshall Cohen, Brianna Keilar, Catherine Valentine

Washington (CNN) — Los partidarios del entonces presidente Donald Trump llevaron decenas de armas a Washington el día de la insurrección, según el Departamento de Justicia. Esto socava las afirmaciones de al menos un senador republicano que dijo que el ataque no fue una «insurrección armada», de acuerdo con una revisión de CNN de los registros judiciales.

Algunas de las armas que fueron confiscadas habían sido utilizadas dentro del Capitolio de Estados Unidos, incluido un bate de béisbol, un extintor de incendios, un garrote de madera, una lanza, muletas, un asta de bandera, aerosol para osos, gas pimientas, irritantes químicos, escudos policiales robados, una viga de madera, un palo de hockey, una pistola paralizante y cuchillos.

Muchas de estas armas se utilizaron para atacar a los agentes de policía que protegían el Capitolio.

Una de las principales teorías sobre la muerte del agente de policía del Capitolio Brian Sicknick es que los sospechosos rociaron un irritante, tal vez un aerosol para osos, que causó que Sicknick sufriera una reacción fatal, dijo un funcionario estadounidense a CNN. Los investigadores federales están reduciendo a sus sospechosos en la investigación de homicidio.

En esta foto presentada en documentos judiciales por el Departamento de Justicia, un agitador arroja un poste afilado a los agentes de policía del Capitolio.

El combate cuerpo a cuerpo envió a más de una docena de agentes al hospital, incluidos algunos que sufrieron conmociones cerebrales y fracturas óseas. El exjefe de la Policía del Capitolio de Estados Unidos dijo que sus agentes lucharon contra la multitud armada durante aproximadamente una hora antes de que los agitadores dominaran las líneas policiales.

El senador Ron Johnson, un republicano de Wisconsin, causó polémica esta semana después de restar importancia al ataque que dejó cinco personas muertas y más de 100 policías heridos. Además, dos agentes murieron por suicidio en los días posteriores a la insurrección.

publicidad

En una entrevista con una estación de radio de Milwaukee, Johnson condenó el asalto al Capitolio y dijo que era «reprensible y que nunca debería haber ocurrido».

Pero luego afirmó que los videos «editados» hicieron que la situación pareciera peor de lo que era y aparentemente defendió a la turba violenta.

armas Washington

Fotografía presentada en documentos judiciales por el Departamento de Justicia

«Esto no me pareció una insurrección armada», dijo Johnson en una entrevista con WISN en Milwaukee. «Cuando escuchas la palabra ‘armado’, ¿no piensas en armas de fuego? Estas son las preguntas que me hubiera gustado hacer: ¿Cuántas armas de fuego fueron confiscadas? ¿Cuántos disparos se hicieron?».

La policía dijo que le encontraron un arma a Christopher Alberts mientras salía del Capitolio. El nativo de Maryland intentó huir, pero fue detenido por agentes, que también encontraron 25 cartuchos de munición, según documentos judiciales. Alberts supuestamente le dijo a la policía que tenía el arma para «protección personal» y aún no se ha declarado culpable, según los registros judiciales.

Otros partidarios de Trump que vinieron a Washington pero no entraron al Capitolio fueron descubiertos con una amplia gama de armas extremadamente peligrosas, según la revisión de CNN.

Lonnie Coffman de Alabama fue arrestado cerca del Capitolio poco antes del ataque y fue encontrado con lo que un juez llamó una «pequeña armería» en su camioneta. Los investigadores descubrieron tres pistolas, 11 cócteles molotov, una ballesta con saetas, bombas de humo y una pistola paralizante, según documentos judiciales. Coffman, de 70 años, se declaró inocente el mes pasado de una acusación penal de 17 cargos.

Fotografía presentada en documentos judiciales por el Departamento de Justicia

Los fiscales no han acusado a Coffman de participar en el ataque al Capitolio y su abogado dijo en una audiencia que Coffman era «inocente» de los cargos.

Alguien colocó dos bombas de tubo cerca de las sedes del Comité Nacional Republicano y del Comité Nacional Demócrata, a unas cuadras del Capitolio. El FBI dijo que las bombas eran reales pero no estallaron y han aumentado la recompensa en efectivo por información sobre el autor.

El verificador de hechos no partidista PolitiFact le dio a Johnson una calificación de «pantalones en llamas» por su falsa afirmación de que los agitadores no estaban «armados». La oficina de Johnson no ha respondido a la solicitud de comentarios de CNN.