CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Estilo

OPINIÓN | ¿Desaparecerá el lápiz labial? ¡La pandemia lo afecta todo!

Por Mari Rodríguez Ichaso

Nota del editor: Mari Rodríguez Ichaso ha sido colaboradora de la revista Vanidades durante varias décadas. Especialista en moda, viajes, gastronomía, arte, arquitectura y entretenimiento. Productora de cine. Columnista de estilo de CNN en Español. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivamente suyas. Lee más artículos de opinión en cnne.com/opinion.

(CNN Español) — El uso del lápiz labial —mientras usamos diariamente mascarillas o tapabocas— ha sido otro afectado en nuestro estilo de vida desde el comienzo de la pandemia. Una víctima frívola, claro está, pero muy cierta.

Ha pasado casi un año desde que el covid-19 cambió nuestro comportamiento —y el mundo de la belleza y la moda ha sufrido infinidad de cambios—. Y no usar lápiz labial —para no manchar las mascarillas, además de que nadie nos ve la boca al estar “enmascarados”— es un nuevo cambio.

MIRA: OPINIÓN | El gran “allure” de las perlas

Las ventas de labiales en Amazon cayeron 15% durante las cuatro semanas previas al 11 de abril de 2020 en comparación con el mismo periodo de 2019, según un reporte de la consultora McKinsey, mientras que las de maquillaje de ojos subieron 204% en el trimestre de abril a junio de 2020. El presidente ejecutivo de Shiseido, Masahiko Uotani, dijo en una llamada con inversionistas en agosto de 2020 que debido al covid-19, los valores de los consumidores están cambiando “drásticamente”, y al salir menos y llevar mascarillas, bajó la frecuencia de uso de labiales y maquillaje en general.

Curiosamente, cuando años atrás Leonard Lauder —presidente ejecutivo de Estee Lauder— creó el Lipstick Index que explicaba que como regla general en momentos de crisis económicas o políticas la venta de lápices labiales siempre subía —al tener en esta crisis el «factor mascarilla»— ¡se cambia por completo esta realidad!

publicidad

Y cada vez que me maquillo —¡aunque debo admitir que llevo mucho menos “maquillaje” que antes!— echo una nostálgica mirada a mi amplia colección de lápices labiales y barras de labios ¡y me pregunto si debo usarlos ese día o no! Y generalmente no lo aplico ¡y los dejo morirse de risa, solos y abandonados, en mi gaveta de maquillajes!

Barras de labios

Ahora —sin embargo— maquilladores como la neoyorquina Leslie López (quien diseña el maquillaje de Sarah Jessica Parker, Kate Hudson y otras celebridades), al igual que diseñadores como Victoria Beckham, Tom Ford y Giorgio Armani, que tienen conocidas líneas de maquillaje, apuestan por el uso de nuevos productos para los labios.

Y la innovación está en la textura y en evitar que manche los tapabocas. Quizás la clásica barra labial de momento está un poco olvidada —pero hay nuevas y excitantes opciones—.

Algunos son como una tinta mate —o lip stain— que colorea los labios, sin transferirse a las mascarillas. Otros son “glosses” o brillos labiales con una textura no pegajosa y más ligera. Y —por supuesto— todas las marcas de belleza tienen estos productos, incluyendo las más económicas como Maybelline, Neutrogena, Milani, Wet N Wild o CoverGirl.

MIRA: OPINIÓN | A pesar de todo ¡seguimos “queriéndonos” y cuidándonos! Y eso es bueno…

Otros nuevos productos son como “lacas” muy brillosas, pero que no manchan y son duraderas. Tom Ford —siempre innovador— al lanzar su producto Lip Lacquer Vinyl explicó con imaginación que se inspiró “en lo bien que luce en las llamadas por Zoom y porque el brillo era para dar optimismo y pensar que tan solo el estar vivos es una fiesta”. Otra opción está en los aceites hidratantes para los labios —o lip oils— que suavizan a la vez que depositan color en la piel. Se pueden usar de día o de noche, antes de irnos a dormir.

Por supuesto, la opción práctica que muchas usamos es llevar en el bolso nuestro lápiz labial favorito —¡y aplicarlo discretamente cuando nos quitamos la mascarilla!—.