CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Juegos Olímpicos

Exclusiva de CNN: Con 118 años, la persona viva más vieja del mundo llevará la llama olímpica en Japón

Por Blake Essig, Junko Ogura, Emiko Jozuka

Tokio (CNN) — Con 118 años, la persona viva más vieja del mundo se prepara para llevar la antorcha olímpica este mayo en Japón.

Kane Tanaka, que sobrevivió dos veces al cáncer, vivió dos pandemias mundiales y ama las bebidas gaseosas, tomará la llama olímpica cuando pase por Shime, en la prefectura de Fukuoka, su hogar.

Si bien la familia de Tanaka la empujará en una silla de ruedas durante la mayor parte de su recorrido de 100 metros, la supercentenaria, una persona de más de 110 años, está decidida a caminar los últimos pasos, ya que pasa la antorcha al siguiente corredor.

CNN habló exclusivamente con Tanaka, quien tiene un nuevo par de zapatillas para el evento, un regalo de su familia en su cumpleaños en enero.

Kane Tanaka loves fizzy drinks and plays maths games every day.

Kane Tanaka ama las bebidas gaseosas y juega acertijos de matemáticas todos los días.

«Es genial que haya llegado a esa edad y todavía puede mantener un estilo de vida activo; queremos que otras personas vean eso y se sientan inspiradas, y que no piensen que la edad es una barrera», dijo su nieto Eiji Tanaka, quien está en sus 60.

Los poseedores de récords anteriores para los portadores de la antorcha olímpica más viejos incluyen a Aida Gemanque de Brasil, quien encendió la antorcha en los Juegos de Verano de Río 2016 a los 106 años, y el jugador de tenis de mesa Alexander Kaptarenko, quien corrió con la antorcha en los Juegos de Invierno de Sochi 2014 a los 101 años.

publicidad

MIRA: Entérate cuál ciudad es la favorita para los Juegos Olímpicos de 2032

La vida de una supercentenaria

Tanaka nació en 1903, el año en que los pioneros de la aviación Orville y Wilbur Wright hicieron historia al completar el primer vuelo motorizado del mundo.

Tuvo cuatro hijos con el dueño de una tienda de arroz con el que se casó a los 19 años y trabajó en la tienda familiar hasta los 103. Tiene cinco nietos y ocho bisnietos.

Vivió dos guerras mundiales y la gripe española de 1918, aunque su nieto Eiji dijo: «No la recuerdo hablando mucho sobre el pasado… Tiene mucha visión de futuro, realmente disfruta vivir en el presente».

Y tiene casi la misma edad que los Juegos Olímpicos modernos, que comenzaron en 1896.

Cuando los Juegos Olímpicos se celebraron por última vez en Tokio en 1964, Tanaka tenía 61 años. Al contar las ediciones de verano e invierno de los juegos, los Juegos Olímpicos de este año serán los número 49 de su vida.

Tanaka ahora vive en un hogar de ancianos, donde generalmente se despierta a las 6 am y disfruta jugando al juego de mesa estratégico Othello. La familia de Tanaka, que no ha podido visitarla durante 18 meses por la pandemia de covid-19, dijo que mantener la curiosidad y las matemáticas son sus secretos para mantener la mente aguda y el cuerpo sano.

Kane Tanaka, age 32 in 1935, is pictured in the center of the front row.

Kane Tanaka, de 32 años en 1935, en el centro de la primera fila.

Tanaka no es de ninguna manera la única centenaria de Japón.

Por primera vez el año pasado, Japón registró más de 80.000 centenarios, según el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar del país, lo que marca el 50 aumento anual consecutivo.

En 2020, una de cada 1.565 personas en Japón tenía más de 100 años, más del 88% de ellas mujeres.

En Japón, las mujeres tienen una esperanza de vida de 87,4 años en comparación con los 81,4 años de los hombres, según mostraron las cifras del Gobierno publicadas en julio de 2020.

En 2019, el Libro Guinness de los Récords Mundiales certificó a Tanaka como la persona viva más vieja del mundo, y ahora tiene la mira en otro hito: el récord de la persona más anciana que ha vivido lo tiene una mujer francesa, que murió a los 122 años. «(Kane) dijo que quiere romper ese récord», dijo Eiji Tanaka, su nieto.

LEE: ¿Por qué tardó tanto Japón en comenzar a vacunar contra el covid-19, incluso con los Juegos Olímpicos que se avecinan?

Conectando generaciones

La familia de Tanaka dijo que ella no ha estado entrenando para el relevo de la antorcha, pero está emocionada por ser parte de los Juegos Olímpicos.

«A ella siempre le han encantado los festivales», dijo Eiji Tanaka.

Pero advirtió que su participación en mayo, patrocinada por una compañía de seguros de vida japonesa, dependerá de su salud y las condiciones climáticas.

El Relevo de la Antorcha Olímpica de Tokio 2020 retrasado por la pandemia comienza en la prefectura de Fukushima el 25 de marzo, con varias contramedidas de covid-19 en vigor, anunciaron las autoridades el mes pasado.

La antorcha atravesará primero las regiones afectadas por el devastador terremoto y tsunami de Tohoku de 2011, marcando el décimo aniversario del desastre, antes de viajar «por todos los rincones de Japón», dijeron las autoridades.

Las restricciones del coronavirus incluyen evitar los espacios cerrados, los lugares abarrotados y los entornos de contacto cercano.

Aquellos que deseen ver el relevo desde el borde de la carretera deben usar máscaras, quedarse en casa si se sienten mal y abstenerse de viajar fuera de la prefectura en la que viven.

MIRA: Coronavirus: recortarían relevo de la antorcha olímpica por temor al brote

También se les ha dicho a los espectadores que «apoyen con aplausos… en lugar de gritando o vitoreando». El relevo se transmitirá en vivo en línea.

Los portadores de la antorcha deberán completar una lista de verificación de salud diaria dos semanas antes del relevo y abstenerse de actividades que puedan involucrar un riesgo de infección, como salir a comer o ir a lugares concurridos, aconsejaron las autoridades.

La bisnieta de Tanaka, Junko Tanaka, creó una cuenta de Twitter en enero de 2020 para celebrar la vida de la supercentenaria.

Twittea fotos de su bisabuela disfrutando de golosinas como pastel y refrescos, y comparte sus logros y los intercambios que tiene con sus familiares.

«Comencé a publicar en Twitter sobre ella porque es bastante sorprendente que a los 118 años beba Coca-Cola y juegue Othello», dijo Junko Tanaka. «Podría ser parcial porque soy pariente de ella, pero creo que es algo asombroso. Quería compartir eso con el mundo y que la gente se sienta inspirada y sienta su alegría».