CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Boxeo

‘La pelea del siglo’ Ali vs. Frazier: Estados Unidos sigue dividido 50 años después del combate

Por Steven Poole

(CNN) — Cuando sonó la primera campanada de la ‘pelea del siglo’ y Joe Frazier se acercó a él, Muhammad Ali ya llevaba cuatro años en un combate que le ayudó a definirse como una de las figuras más influyentes del siglo XX.

Bajo las luces del Madison Square Garden el 8 de marzo de 1971, Ali volvía a pelear por el título mundial. Para muchos aficionados el verdadero campeón de los pesos pesados del boxeo había regresado por fin del exilio.

Desterrado como una de las figuras más enérgicas y polarizantes de finales de la década de 1960, Ali se convirtió en el rostro de la protesta, y también en el hombre que unía el movimiento antibélico con la lucha en curso por los derechos civiles y la igualdad racial.

Segundos fuera, primer asalto de la pelea del siglo

Para la «pelea del siglo», todas las grandes personalidades se sentaron al lado del ring.

Allí estaba Frank Sinatra, colgado en el borde del ring como fotógrafo de la revista Life; y el escritor Norman Mailer, quien le ponía palabras a la acción. Cantantes y actores: Barbra Streisand, Dustin Hoffman y Sammy Davis Jr.

publicidad

«Recuerdo que el anunciador dijo: ‘No voy a hacer ninguna presentación, ¡todo el mundo está aquí!», rememora Mike Silver, historiador del boxeo y autor de The Arc of Boxing y The Night the Referee Hit Back, quien asistió al combate hace 50 años.

«Esta enorme multitud de más de 20.000 personas estaba generando esta electricidad y expectación», dice Silver a CNN Sport.

«Trescientos millones de personas en todo el mundo vieron esta pelea por televisión, en África y Asia, Europa, Japón, China… Cuando sonó la primera campana, se produjo un rugido, ¡un rugido!», agregó.

Ali vs. Frazier en 1971

La ‘pelea del siglo’ en 1971.

Cassius Clay, el joven de Kentucky que se convertiría en Ali, ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma de 1960, antes de ascender a la cima del deporte profesional con un juego de piernas y un ingenio que deslumbró, enfureció y acabó cambiando el boxeo de los pesos pesados.

Frazier, medallista de oro olímpico en los Juegos de Tokio de 1964, creció en una granja de agricultores en Carolina del Sur.

«Smokin» Joe se trasladó a Filadelfia, donde trabajó en una carnicería golpeando lados de la carne con sus puños (que fue la inspiración para una escena en la película Rocky).

Después de que Clay venciera al campeón Sonny Liston, se cambió el nombre y pasó tres años dominando la división de los pesos pesados. Pero, tras negarse a ingresar en el ejército, a Ali se le despojó del título en 1967.

En ausencia de Ali, Frazier ganó la corona mundial de los pesos pesados, luego de derrotar a Jimmy Ellis en 1970. Frazier también prestó dinero a Ali mientras estaba excluido del deporte e hizo campaña, tanto en público como en privado, para que el excampeón pudiera boxear.

 

 

«Se le niegan simples derechos humanos»

«Un campeonato de pesos pesados era más importante a veces que unas elecciones presidenciales», dice Silver. «Ciertas peleas, Johnson vs. Jeffries, Dempsey vs. Tunney, Ali vs. Frazier… estaba más en la conciencia del público».

Silver describe la pelea entre Ali y Frazier —dos campeones invictos de los pesos pesados que se enfrentaron— como algo sin precedentes en la historia del boxeo debido a la mayor importancia del combate.

«No era solo una pelea por los premios», reflexiona Silver. «Tenía otras dimensiones: las dimensiones de la raza, la política, la guerra de Vietnam».

Desde que Ali ganó el título mundial, buscó la controversia.

Como recién coronado campeón de los pesos pesados, se desprendió de su «nombre de esclavo» y, mientras el Congreso aprobaba la Ley de Derechos Civiles de 1964, Ali se unía a un grupo separatista negro que rechazaba la inclusión racial.

En 1966, las fuerzas armadas estadounidenses entraron en su quinto año en Vietnam y el gobierno amplió el reclutamiento militar.

Entonces, Ali solicitó ser excluido, como objetor de conciencia, pero le fue denegado. Se mantuvo fiel a sus convicciones en su reclutamiento programado en 1967, por lo que fue detenido, declarado culpable en el juicio posterior, y condenado a cinco años de prisión y a una multa de 10.000 dólares.

«¿Por qué me van a pedir que me ponga un uniforme y vaya a 16.000 kilómetros de casa a lanzar bombas y balas sobre gente morena en Vietnam, mientras que la llamada gente negra en Louisville es tratada como perros y se le niegan simples derechos humanos?», cuestionó Ali.

Ali

Entre otras cosas, Ali fue «denigrado por ser franco», según la académica Dra. Amira Rose Davis.

Ali después del castigo

Así que se le retiró el título de los pesos pesados, al igual que su pasaporte, y las comisiones de boxeo se negaron a concederle la licencia para pelear.

En 1967, el republicano Robert Michael dijo en el Congreso de Estados Unidos: «Puede que se considere a sí mismo como ‘el más grande’, pero estoy seguro de que la historia lo considerará como ‘el menos’ de todos los hombres que han ostentado el alguna vez honorable título de campeón mundial de los pesos pesados».

La Dra. Amira Rose Davis, profesora de historia y estudios afroamericanos en la Universidad Estatal de Pensilvania, afirma que «muchos líderes estaban aterrorizados» por Ali.

«Fue denigrado por su oposición a la guerra, denigrado por ser franco y denigrado por sus conexiones con la Nación del Islam», añade Davis.

De regreso al boxeo

En agosto de 1970, Ali obtuvo una licencia para pelear en Atlanta y el excampeón volvió a boxear. Ganó combates contra Jerry Quarry y Oscar Bonavena. Más tarde, en 1971, después de la «pelea del siglo», el Tribunal Supremo de EE.UU. anuló la condena de Ali en una sentencia de 8-0.

«Ali se convirtió en alguien muy importante en cuanto a su capacidad de imponerse al público», dice Davis.

Además, fue relevante por «tener las cámaras encima y utilizarlas para decir verdades duras sobre lo que es ser un hombre negro en Estados Unidos, para hablar de la política exterior, especialmente de la guerra».

«Debido a su estatus, también tuvo la oportunidad de ir a estos programas de entrevistas nocturnas y tener las cámaras en su cara y nunca evitó hablar de los derechos civiles o de la brutalidad policial.

«Es importante porque nos permite ver muchas fracturas y divisiones. Hay mucha gente que lo veía como un hombre del pueblo, que lo veía como un portavoz de sus luchas», agrega la académica.

«Carne de cañón para el Estado»

A medida que crecía la oposición a la guerra, el caso del reclutamiento de Ali también ayudó a revelar el número desproporcionado de afroamericanos que morían en Vietnam.

«Se opuso a la guerra», dice Davis. «Pero también dio nuevos argumentos para su oposición. Conectó la oposición a la guerra dentro de un marco sobre el trato a los negros estadounidenses. Habló de no ser carne de cañón para el Estado y de no ser un peón».

Por otra parte, Frazier alcanzó la fama en los años en los que Ali estuvo ausente del ring, pero también se convirtió en un rival para el más controvertido Ali.

«Él (Frazier) llega a simbolizar una especie de América más complaciente y conservadora», dice Davis. «Y la pelea adquiere entonces un significado más amplio sobre el propio tejido del país y sobre qué lado va a ser dominante en el ring».

Ali estaba feliz de alimentar esa narrativa, y aumentó la tensión con afirmaciones de que Frazier representaba el establishment. «Lo pintó como ‘si apoyas a Frazier, estás en contra de la igualdad, estás en contra de la justicia'», añade Davis.

«Básicamente decía: ‘Estoy luchando por la gente del gueto. Lucho por la comunidad negra. Yo soy el hombre del pueblo, y Frazier es el hombre del pueblo que intenta oprimirte’ (lo que seguía con el marco de verlo como una lucha sobre el conservadurismo proguerra contra los derechos civiles antiguerra)».

Silver establece un paralelismo entre 1971 y la actualidad.

«Ahora estamos viviendo en Estados Unidos una época bastante perturbadora y dividida. Solo puedo compararlo con aquella época. No pensé que volvería a ver un país tan dividido», comenta.

«Es increíble la división que se ve ahora en Estados Unidos, y, si hay alguna comparación con ella, es la época de la Guerra de Vietnam en este país y antes la Guerra Civil».

LeBron James

Al igual que Ali, la estrella de la NBA LeBron James se ha manifestado abiertamente sobre cuestiones políticas y sociales.

LeBron James

Mientras que el boxeo, y el campeonato mundial de los pesos pesados, disminuyeron su influencia en los últimos 50 años, otros deportes y atletas cobraron protagonismo. En particular, la superestrella de la NBA LeBron James, que se ha convertido en una de las principales voces contra la injusticia racial y la brutalidad policial, y del que se habla «en el mismo plano» que Ali.

El activista de los derechos civiles Harry Edwards sitúa a James a la cabeza de la cuarta y quinta «oleada de activismo deportivo» en un proceso que incluye a Wyomia Tyus, Tommie Smith y Ali.

Edwards dice que esa cuarta ola llegó en 2012, cuando James y sus compañeros del Miami Heat usaron ropa para honrar a Trayvon Martin, un estudiante de secundaria desarmado que fue asesinado a tiros por un coordinador de vigilancia vecinal en Florida.

En tanto, la quinta ola llegó en 2020.

«Entiendo que como atleta vas a recibir algunos golpes de los fans», dijo el cuatro veces medallista de oro olímpico Michael Johnson a CNN Sport. «Vas a tener algunas personas que digan: ‘No quiero política y temas sociales en mi deporte'».

Sin embargo, Johnson es consciente de resaltar lo sucedido con Colin Kaepernick, el exmariscal de campo de los San Francisco 49ers que comenzó a arrodillarse durante el himno nacional para protestar contra la brutalidad policial en 2016 y quien lleva sin firmar con un equipo desde 2017.

En febrero, se cumplieron dos años desde que Kaepernick y su excompañero Eric Reid resolvieron sus casos de queja por colusión contra la NFL.

«Solo hay que mirar hacia atrás hasta Colin Kaepernick y lo que le hicieron y lo que le pasó a su carrera para entender por qué los atletas podrían ser cautelosos», dijo Johnson.

Frazier contra Ali

En el decimoquinto y último round de la ‘pelea del siglo’, Frazier derribó a Ali con un devastador gancho de izquierda.

«¿Cómo se levantó después de ese golpe?»

‘La pelea del siglo’ estuvo a la altura de las expectativas.

«Fue la pelea de pesos pesados más intensa que he visto», dice Silver.

«Ali se metió a la cabeza de Frazier», añade. «En el momento en que tuvo lugar la pelea, realmente no se caían bien. Peleaban con una intensidad que rara vez he visto».

«Y Frazier libró una pelea que era casi difícil de creer para un peso pesado, para luchar a ese ritmo durante 15 rounds.

«Creo que tendrías que haber matado a Frazier para que no ganara esa pelea».

En el decimoquinto y último round, Frazier derribó a Ali con un gancho de izquierda, y parecía que la contienda había terminado, antes de que, ante el asombro del público, Ali se levantara.

«Durante muchos años pensé, cuando Ali fue golpeado con ese gancho de izquierda en el 15º asalto, ‘¿cómo se levantó después de ese golpe?'», dice Silver.

«Ali lo sintió. Lo vio venir, pero no pudo apartarse a tiempo. Si hubiera sido el Ali de cuatro años antes de su retiro forzado, habría quitado la cabeza».

«Lo interesante es que en esa pelea descubrimos lo que no sabíamos antes: como Ali rara vez era golpeado con solidez, descubrimos en esa pelea que podía recibir un golpe.

«Fue una gran pelea. Tuvo dramatismo, intensidad, ímpetu y, por supuesto, estuvo coronada por el clímax de la caída de Ali en el 15º round, que fue la cereza del pastel».

Frazier ganó el combate en los puntos, por decisión unánime, dando a Ali la primera derrota de su carrera profesional.

Joe Frazier

Joe Frazier representa a la gran mayoría de los atletas negros que simplemente están ahí, dice la Dr. Davis.

Joe Frazier aguantó el trato de Ali

Para conmemorar al excampeón y su famosa victoria de hace 50 años, amigos y familiares de Frazier inauguraron una estatua en el interior del nuevo gimnasio Joe Hand de Feasterville (Pensilvania) el 8 de marzo.

Weatta Frazier Collins —uno de los 11 hijos del boxeador— defiende el legado de su padre con un fondo de becas que se concede a adolescentes vulnerables.

En enero de 1973, Frazier perdió el título a manos de George Foreman, y Ali volvió a sorprender al mundo al noquear a Foreman durante el combate «Rumble in the Jungle» de finales de 1974 en Kinshasa, Zaire, para recuperar la corona que había perdido siete años antes.

Con toda la admiración que se le tiene a Ali —»una figura como la de Buda», como dice Silver—, su trato a Frazier a menudo cruzó una línea, llamando a su rival «Tío Tom», un término denigrante para los negros que son considerados sumisos a los blancos, y «gorila».

«Me he tragado muchas navajas de afeitar», dijo Frazier en un documental de HBO que se emitió en 2000, «y a veces cortan… por dentro».

Promoción de la pelea

En una entrevista de 2001 con The New York Times, Ali dijo que había utilizado ese lenguaje como una forma de promover la pelea.

«En cierto modo, Joe tiene razón», dijo Ali. Dije muchas cosas en el calor del momento que no debería haber dicho. Le dije cosas que no debería haberle dicho. Me disculpo por ello. Lo siento. Todo era para promocionar la pelea».

En esa misma entrevista, Frazier dijo que aceptaba las disculpas de Ali. «Somos tipos adultos. Esto ha durado demasiado tiempo. Es como si hubiéramos estado luchando en la guerra de Vietnam».

«Es difícil con Frazier», explica Davis. «Era alguien que no hablaba mucho. Mantenía la cabeza baja y se centraba realmente en el deporte. Era como muchos atletas negros de la época, que, por la razón que sea, no eran Ali».

«Es mucho más común ser un Joe Frazier y se puede ver esta increíble manera en que el boxeo se convirtió en un vehículo para la movilidad en ascenso y, en muchos sentidos, para mí él representa una gran mayoría de los atletas negros que solo están ahí.

«Creo que ahora miramos hacia atrás de forma tan positiva el activismo de los deportistas que nos preguntamos por qué no fue tan franco. Pero la verdad es que Ali fue una excepción».

Ali inició la tendencia activista en el deporte

Según Silver, el activismo de Ali «inició una tendencia».

«Si miras a los atletas de hoy que se pronuncian, el precursor de esto fue Muhammad Ali, y le deben algo, para bien o para mal», dice Silver.

«Puedes hacerte una idea de lo indignada que estaba la gente porque ves la reacción que hubo luego de que Colin Kaepernick se arrodillara. Es decir, mira la indignación.

«Multiplica eso por unas 10 veces y sabrás la indignación que sintió la gente cuando Ali se negó a ser reclutado en el ejército de Estados Unidos».

La leyenda

En los 50 años transcurridos desde el combate de 1971, la leyenda de Ali no ha hecho más que crecer.

«Muhammad Ali se consolidó como alguien que pensó y prestó atención no solo a las luchas de la comunidad negra en EE.UU.», dice Davis, «sino que conectó las luchas de los marginados desde Vietnam hasta Louisville y Sudáfrica».

«Perdemos de vista lo que está en juego y lo que significa renunciar a tu título en la cima de tu carrera, defender algo que podría costarte literalmente la carrera.

«Sabemos, por supuesto, lo que ocurrió, pero él no tenía forma de saber que podía volver a la cima. Creo que eso es realmente importante de entender. Especialmente en 1971», finaliza.