CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Israel

El ‘pase verde’ para los vacunados en Israel muestra cómo podría ser un futuro poscoronavirus

Por Hadas Gold

(CNN) — En una cafetería en el centro de Jerusalén, un grupo de mujeres conversa mientras come en una mesa que se encuentra en el interior del local, con las mascarillas a un lado.

En la peluquería que está unas tiendas más allá hay dos clientas con papeles de aluminio que les adornan las cabezas como su fueran coronas.

Afuera, mujeres ortodoxas que empujan los cochecitos en los que van sus hijos pasan por un círculo de tambores en un parque.

Y, al final de la calle, el famoso mercado de Mahane Yehuda está repleto de vendedores que promocionan a gritos los especiales del día mientras la gente va de un lado a otro comprando las provisiones.

Si no fuera porque a la gente la escanean en los restaurantes tras mostrar un certificado especial conocido como «pase verde» y porque todo el mundo lleva mascarillas, casi parecería que no existe el coronavirus.

Los israelíes obtienen su ‘pase verde’ después de vacunarse. (Crédito: Jack Guez/ AFP/ Getty Image)

Y eso es lo que Israel intenta alcanzar: el momento en el que el virus sea solo un pensamiento secundario.

publicidad

Israel presume de una de las tasas de vacunación más altas del mundo. Allí más del 50% de la población ya recibió las dos dosis.

Ahora, el país está tratando de restablecer una sensación de normalidad al entregar a quienes están completamente vacunados y a los que se recuperaron del covid-19 un pase verde que les garantiza el acceso a actividades que habían desaparecido en gran medida el año pasado, cuando palabras como «distanciamiento social» y «confinamiento» empezaron a formar parte del lenguaje.

Un pase verde para ir al gimnasio, comer en restaurantes y otras actividades

El pase verde está autorizado por el Ministerio de Salud de Israel. Puede ser un documento físico o descargarse en el teléfono. Se va a exigir para actividades como ir al gimnasio y cenar dentro de un restaurante al 75% de su capacidad con un límite de 100 personas. También para asistir a una obra de teatro con un máximo de 500 personas puertas adentro o incluso a una reunión en un salón de eventos con un máximo de 300 personas.

El primer ministro Benjamin Netanyahu, que sustentó su campaña para las próximas elecciones legislativas en el impulso agresivo de la vacunación, se jactó el lunes en un acto en Tel Aviv de que a principios de abril el país «emergerá» del coronavirus.

«Estamos marcando cinco millones de personas vacunadas y la reapertura de nuestra economía, que está casi por completo bajo el pase verde», dijo Netanyahu. «Nos queda algo más de un millón de personas mayores de 16 años (que aún no se han vacunado)», agregó.

El Ministerio de Salud informa que en la actualidad hay 36.712 personas infectadas con el virus. Desde el comienzo de la pandemia se registraron 5.955 muertes.

Refuerzo positivo

Parte del atractivo del pase verde es el refuerzo positivo, según funcionarios del gobierno. Si quieres ir al gimnasio, salir con tus amigos a cenar o ver un espectáculo en interiores, necesitas el pase.

Quienes tienen el pase verde pueden comer dentro y fuera de los restaurantes. (Crédito: Menahem Kahana/AFP/ Getty Images)

La profesora Ayelet Baram-Tsabari, jefa del grupo de investigación de Comunicación de Ciencia Aplicada del Technion, el Instituto Tecnológico de Israel, dijo a CNN que cree que el pase verde ayudará a convencer a más personas de que se vacunen. No obstante, afirmó, las investigaciones sobre campañas de salud pública demuestran que no se trata solo de incentivos positivos. En cambio, los incentivos tienen que ver con el aspecto comunitario.

«Dar un refuerzo positivo no solo es ayudar porque digas: ‘Bien, me es más fácil ir a un a un concierto si tengo el pase verde’. No es solo eso. También es crear una situación (en la que) miras a tu alrededor y ves que todos los demás lo están haciendo, toda tu tribu, si quieres, lo está haciendo y entonces te sentirías más seguro haciéndolo (vacunándote)», dijo Baram-Tsabari.

Cómo tomamos las decisiones vinculadas a nuestra salud

Baram-Tsabari dijo que algunos israelíes que no se han vacunado no necesariamente se oponen a la inoculación. Puede que tengan dudas y miedo y quieran esperar a ver qué hacen los demás.

Cuando se trata de decisiones relacionadas con la salud, los estudios han demostrado que no se puede esperar que la mayoría de la gente juzgue si una afirmación es cierta o no, por ejemplo si la vacuna es segura o su va a ayudar a prevenir las enfermedades graves. En cambio, las personas juzgan si pueden confiar en quien les transmite el mensaje.

«Normalmente miramos a nuestro alrededor y vemos cuáles son las fuentes que nos dicen que hagamos esto, qué hacen las personas en las que confiamos, las personas que creemos que tienen razón, las personas que creemos que investigaron. Y si hay mucha gente que (hace) algo, uno se siente más seguro haciéndolo también», dijo.

¿Cómo funciona el pase verde en Israel?

El entusiasmo por los pases verdes se puede palpar, sobre todo en el sector de los restaurantes, al que la pandemia le pegó fuerte.

(Crédito: Emmanuel Dunand/AFP/ Getty Images)

Según la normativa, para poder comer dentro de un restaurante, un miembro del personal especialmente designado, una especie de anfitrión, debe comprobar el pase verde o el certificado de vacunación/recuperación del cliente antes de que se siente. Esto se puede hacer escaneando el código QR o de barras del pase. Los que no tengan el pase verde solo pueden sentarse en el exterior.

Algunos dueños de restaurantes dijeron a CNN que están emocionado de reabrir, pero que tienen algunos temores. Citan la confusión sobre los nuevos procedimientos del pase verde, así como el miedo a que un nuevo confinamiento les haga cerrar sus puertas otra vez.

Ethan Padnos, gerente de la cervecería Hatch de Jerusalén, dijo que la reapertura es «un poco aterradora y muy emocionante». Sin embargo, comentó que todavía se siente incómodo con el hecho de tener que pedirle a los clientes su estado de vacunación.

«Me resulta muy invasivo preguntar, es una pregunta un poco personal, así que veremos cómo va», dijo.

Ha habido algunos problemas iniciales.

Padnos dijo que ha tenido algunos problemas con la aplicación que se usa para escanear los pases. Por otra parte, funcionarios de salud citados por la cadena de radio israelí Kan han advertido que no cuentan con una forma adecuada para controlar y hacer que se cumpla la disposición sobre el uso de los pases verdes y su autenticidad.

Bar en Israel ofrece bebidas a los vacunados 0:45

Preocupaciones vinculadas a la reapertura

También hay preocupaciones, según dijo, de que la reapertura de la economía dé lugar a un repunte de los contagios y otro confinamiento, especialmente en las Pascuas que se avecinan.

El mes pasado, en Tel Aviv, manifestantes se quejaron de que el pase verde va a separar a la sociedad en dos clases y que quienes no puedan o no quieran vacunarse van a ser discriminados, según reportó el Jerusalem Post.

En respuesta a las preguntas sobre las dificultades vinculadas al pase verde, el Ministerio de Salud dijo a Channel 12 que pronto va a emitir pases actualizados. «El pase de vacunación en su forma actual busca dar una respuesta inicial rápida. Al mismo tiempo, estamos buscando implementar un código de barras seguro que sea aceptado a nivel internacional», dijo un portavoz al medio.

El chef Assaf Granit, quien tiene varios restaurantes en todo el mundo, dijo que siente que está «abriendo un restaurante nuevo».

«La emoción es una locura. Salí de mi casa por primera vez en siete meses con una chaqueta de chef en la mano, es superemocionante», dijo Granit mientras se preparaba para recibir a los primeros comensales en su restaurante Machneyuda, en Jerusalén, a principios de esta semana.

«Debo decir que estamos felices, emocionados y ansiosos por volver a encontrarnos con los clientes. Dicho eso, sentimos mucha presión y miedo de estar en la misma situación en unas semanas, así que cruzamos los dedos esperando que se mantenga la vacunación y no haya una aumento en la tasa (de infección)», dijo.

Para Granit, cualquier cosa que ayude al sector de los restaurantes en Israel vale la pena.

«Es una idea sensata y no hay ninguna otra opción real», afirmó.