CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Empleo

Asesores de la Casa Blanca preparan una propuesta para Biden de un paquete de empleo de US$ 3 billones

Por Phil Mattingly

(CNN) — Se espera que los asesores de la Casa Blanca presenten al presidente Joe Biden muy pronto una propuesta de dos partes de infraestructura y empleos de US$ 3 billones, según dos personas familiarizadas con el plan.

La propuesta, sobre la que los principales asesores de Biden han estado deliberando durante semanas, se dividiría en dos partes separadas: una centrada en la infraestructura y la energía limpia, y una segunda centrada en lo que se denomina la «economía del cuidado» con un enfoque centrado en cuestiones económicas nacionales clave.

En su totalidad, marcaría un movimiento radical hacia la promulgación de los elementos clave de la agenda de «empleos» que Biden presentó en gran parte durante su campaña a la presidencia, con un conjunto de posibles aumentos de impuestos a las corporaciones y los ricos como opciones para financiar cualquier gasto a más largo plazo en la propuesta final.

La propuesta fue reportada por primera vez por The New York Times.

Los funcionarios de la Casa Blanca enfatizaron que en este momento no se han tomado decisiones finales sobre el camino final a seguir. Biden aún tiene que revisar las propuestas y los planes para consultar en profundidad con el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, sobre la escala y la secuencia legislativa del próximo pilar clave de su agenda.

«El presidente Biden y su equipo están considerando una gama de opciones potenciales sobre cómo invertir en familias trabajadoras y reformar nuestro código tributario para que recompense el trabajo, no la riqueza», dijo la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en un comunicado. «Esas conversaciones están en curso, por lo que cualquier especulación sobre futuras propuestas económicas es prematura y no es un reflejo del pensamiento de la Casa Blanca».

publicidad

MIRA: OPINIÓN | Para ayudar a los venezolanos, Biden puede ir más allá del TPS

Empleo e infraestructura, parte del próximo gran tema de Biden

Pero la presentación de propuestas directamente a Biden representa un próximo paso crucial a medida que la Casa Blanca avanza para establecer la escala de su próximo tema importante de la agenda legislativa.

El presidente se comprometió a dividir los principales puntos de su agenda económica en dos partes: un plan de «rescate», que se convirtió en ley este mes, y un plan de «recuperación», que tenía la intención de utilizar para un amplio paquete de empleos con un gran énfasis en infraestructura.

Sin embargo, Biden y sus principales asesores mantuvieron el enfoque en el plan de rescate covid-19 de US$ 1,9 billones, lo que ralentizó el proceso en la siguiente etapa de la agenda, mientras buscaban asegurar su aprobación y luego pasar varias semanas promocionando sus elementos clave para el público estadounidense.

Hasta este punto, las recomendaciones para la siguiente fase aún no han llegado al escritorio de Biden, dicen los funcionarios, aunque es probable que lo hagan en el transcurso de la próxima semana, ya que la Casa Blanca también trabaja en el discurso de Biden ante el Congreso en algún momento, probablemente en abril.

También este lunes, Psaki se negó a confirmar el número de US$ 3 billones, pero confirmó que Biden se reunirá con los principales asesores económicos esta semana, y agregó que no se han tomado decisiones finales con respecto al tamaño o alcance de una propuesta.

«Se le informa esta semana sobre posibles planes», dijo Psaki. «Tendremos que ver cuál es su reacción».

La propuesta de infraestructura se centraría en gran medida en dinero para carreteras, puentes y rieles, e incluiría cientos de miles de millones en gastos para medidas relacionadas con el clima, así como investigación y desarrollo relacionados con el clima. También incluiría US$ 100.000 millones para infraestructura educativa.

La parte de la economía nacional del plan incluiría las prioridades clave de la campaña de Biden, como el prekínder universal, un gasto significativo en cuidado infantil, cuidados y propuestas diseñadas para tratar de abordar las partes de la fuerza laboral más afectadas por la economía pandémica.

Biden buscará apoyo de ambos partidos

Biden planea buscar el apoyo bipartidista, según sus asesores. Ya ha celebrado varias reuniones bipartidistas en la Oficina Oval sobre el tema. Durante una reunión con líderes sindicales en la Oficina Oval en febrero, Biden enfatizó repetidamente que pensaba que había un camino para el bipartidismo sobre el tema, según un asesor.

Pero los funcionarios también planean que los demócratas del Congreso actúen al mismo tiempo que un procedimiento presupuestario que permitiría que cualquier paquete se apruebe con una mayoría simple en el Senado de Estados Unidos.

En una conferencia telefónica de aproximadamente 30 minutos con los demócratas del Senado el lunes por la noche, Biden dijo que su esperanza es que los republicanos se unan a sus esfuerzos en la siguiente fase de su agenda económica, pero dejó en claro que quiere que en los meses anteriores su partido se mantenga unificado mientras impulsan propuestas importantes en el país, dijo una fuente demócrata familiarizada con la llamada.

MIRA: Biden le abrió nuevamente la puerta a menores migrantes no acompañados, dice analista

Biden también instó a los demócratas a estar preparados para ir más allá de lo que ya han hecho y sostuvo que no deberían flexibilizar su agenda a pesar de la aprobación del masivo plan de ayuda de US$ 1,9 billones, y agregó que su agenda de «Reconstruir Mejor» es un próximo enfoque para su administración.

Si bien la infraestructura ha sido durante mucho tiempo un área de acuerdo bipartidista de primera línea, los demócratas en ambos lados de la Avenida Pensilvania han dejado claros que aumentar los impuestos para los ricos y las corporaciones son vías probables para financiar el gasto a largo plazo de la propuesta.

Si bien Biden ha dicho lo que planeaba hacer en términos de políticas durante la campaña, y es probable que cualquier aumento de impuestos se eliminará del menú de opciones que presentó Biden antes de asumir el cargo, dicen los funcionarios, la posibilidad ya ha atraído a la ira de los principales republicanos.

«Estamos escuchando que los próximos meses podrían traer una supuesta propuesta de infraestructura que en realidad podría ser un caballo de Troya para aumentos masivos de impuestos y otras políticas de izquierda que destruyen empleos», dijo el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell.

Es algo de lo que los demócratas están muy conscientes, y ha alimentado debates tanto en el Capitolio como dentro del ala oeste sobre cómo estructurar el impulso legislativo. En las próximas semanas, se espera que Biden dé su opinión sobre esto, al mismo tiempo que se mantenga en estrecho contacto con Schumer y Pelosi, dicen los funcionarios.

Si bien la planificación sigue siendo fluida, los funcionarios están pensando en que es probable que el discurso de Biden en abril ante el Congreso sea el momento en el que se aclaren los elementos temáticos clave del paquete.