CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Para el final de siglo, el verano podría durar medio año por lo menos (y no es algo bueno)

Por Jackson Dill, Brandon Miller

(CNN) –– El clima de verano podría durar medio año a finales de este siglo si no se realizan esfuerzos de mitigación contra el cambio climático, advirtió un nuevo estudio. Durante cerca de los últimos 60 años, el verano se ha extendido un promedio de 17 días en todo el mundo.

«Los veranos son cada vez más largos y calurosos. Mientras que los inviernos son más cortos y cálidos debido al calentamiento global», explicó Yuping Guan, autor principal del estudio.

Claro, la idea de veranos más largos puede sonar muy bien para unas vacaciones familiares o para disfrutar del aire libre. Sin embargo, el hecho de que esta estación se extienda podría afectar significativamente nuestra salud, el medio ambiente y la agricultura.

Las olas de calor podrían prolongarse. También, las enfermedades transmitidas por mosquitos podrían propagarse aún más. Sin mencionar que la temporada de alergias al polen podría volverse más severa y la etapa de crecimiento de los cultivos será más larga.

Los veranos se hacen más largos

El estudio revela que el calentamiento global ha llevado a que el trimestre más caluroso del año, que denominamos verano, sea más largo. Y esto también afecta el inicio de todas las estaciones.

«Los comienzos de la primavera y el verano se adelantan, mientras que los inicios del otoño y el invierno se retrasan», indicó el estudio.

publicidad

La investigación divide las cuatro estaciones en cuatro percentiles. Cualquier temperatura por encima del percentil número 75 de la temperatura promedio entre 1952 y 2011 se caracteriza como verano. Luego, se utilizan modelos informáticos del clima para revelar cómo estas estaciones definidas cambian a lo largo del tiempo.

«Durante el período 1952-2011, la duración del verano aumentó de 78 a 95 días. Mientras, la de primavera, otoño e invierno disminuyó de 124 a 115, 87 a 82 y 76 a 73 días, respectivamente», afirmó el estudio.

La mayoría de las regiones en el hemisferio norte ya han experimentado veranos más largos. Sin embargo, en la región mediterránea está aumentando más de ocho días cada 10 años desde la década de 1950. Puede que esto no parezca mucho. Sin embargo, en una escala de tiempo más larga la cifra se vuelve más significativa.

Las temperaturas globales del mar y la tierra continúan aumentando en relación con el promedio. Además, la diferencia en comparación al promedio también incrementa. La última vez que las temperaturas anuales estuvieron por debajo del promedio a nivel mundial fue a finales de la década de 1970. Lo que significa que han pasado más de 40 años desde que hizo más ferio de lo normal, según datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA, por sus siglas en inglés).

El cambio climático, impulsado por las emisiones de gases de efecto invernadero, es el principal contribuyente al aumento de las temperaturas.

Si no se hace nada para mitigar estas emisiones y ralentizar los efectos del cambio climático, entonces el verano podría evolucionar, indicó el estudio. Al punto durar medio año a finales de este siglo, añadió.

Un virus puede ser un arma para luchar contra el cáncer 27:37

«En un escenario en el que se mantengan estas condiciones, para finales de siglo la primavera y el verano comenzarán aproximadamente un mes antes con respecto a 2011. Mientras el otoño y el invierno empezarán cerca de medio mes después. Lo que resulta en casi medio año de verano y menos de dos meses de invierno en 2100».

Los países de todo el mundo intentan tomar medidas. Sin embargo, no se están cumpliendo los objetivos establecidos en el Acuerdo Climático de París. Los cuales incluyen esfuerzos para frenar las emisiones.

Lo que este efecto del cambio climático significa para ti

Aparte del aumento de las temperaturas y el cambio de estaciones, esta situaciones tiene consecuencias en la vida humana.

Eso incluye la agricultura. La primavera es la temporada en la que las plantas comienzan a crecer en partes de EE.UU. Las plantas brotan cuando experimentan temperaturas más cálidas al comienzo de la temporada.

Sin embargo, esta época del año también se encuentra con una variabilidad de temperaturas. Es decir, cuando un día puede ser cálido mientras que el siguiente resulta frío. Estos extremos de temperatura son algo muy común con el cambio climático.

El hecho de que la primavera comience un mes antes podría significar pérdidas desastrosas para los cultivos. Las primeras semanas y meses en las temporadas de transición podrían resultar en olas de frío más drásticas, después de que empiecen los brotes de primavera.

«Para las áreas con monzones, las estaciones cambiantes pueden alterar la época de los monzones. Esto significa que los patrones de las lluvias monzónicas también cambian. Este tipo de cambios pueden no sincronizarse con el crecimiento de los cultivos», explicó Guan a CNN.

«También podría limitar los tipos de cultivos que se cultivan, fomentar el crecimiento de especies invasoras o malezas, o aumentar la demanda de riego», indicó la Agencia de Protección Ambiental. «Una temporada de crecimiento más larga también podría alterar la función y la estructura de los ecosistemas de una región. Y podría, por ejemplo, afectar el rango y los tipos de especies animales en el área», añadió.

Hay otros tipos de plantas, como la ambrosía, que producen polen. Un período prolongado de temperaturas más cálidas permitiría que las plantas generen polen durante más tiempo y en mayores cantidades.

Huracanes ahora tardan más en degradarse tierra adentro 1:44

El cambio en las estaciones también tendrá efectos sobre los incendios forestales y las olas de calor. Probablemente, aumentando su ocurrencia.

«Un verano más caluroso y prolongado tendrá eventos de alta temperatura más frecuentes e intensificados: olas de calor e incendios forestales», advirtió Congwen Zhu, investigador de la Academia China de Ciencias Meteorológicas, quien no hizo parte del estudio.

Los eventos de calor ya son, en promedio, los más letales con respecto a otros eventos climáticos, como inundaciones o huracanes, en EE.UU. Esto de acuerdo a información del Servicio Meteorológico Nacional.

La investigación también hace referencia a cómo los mosquitos podrían verse afectados por veranos más largos y las temperaturas más cálidas en las latitudes más altas. Según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, las enfermedades transmitidas por mosquitos, como el dengue, podrían generalizarse en un clima más cálido. También, el período del año en el que se propaga podría extenderse.