CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Cómo fue realmente la guerra contra el covid-19 en la Casa Blanca de Trump

Por Jacqueline Howard

(CNN) — Seis importantes funcionarios de salud de Estados Unidos, que trabajaron en el gobierno de Donald Trump, revelan ahora a CNN los desafíos reales que enfrentaron durante la lucha nacional contra el covid-19 en 2020: amenazas de muerte, mensajes contradictorios y, en algunos casos, quedar impedidos para compartir información con audiencias nacionales.

Los médicos de la nación —la Dra. Deborah Birx, el Dr. Anthony Fauci, el Dr. Brett Giroir, el Dr. Stephen Hahn, el Dr. Robert Kadlec y el Dr. Robert Redfield— estaban luchando contra una pandemia que se cobraría más de 500.000 vidas de estadounidenses. Todo esto mientras navegaban por una Casa Blanca plagada de relaciones tensas y que instaba muy poco al uso de mascarillas.

Los seis médicos responsables de la respuesta al covid-19 del gobierno de Donald Trump reflexionaron sobre la pandemia y su función el año pasado con el corresponsal médico jefe de CNN, el Dr. Sanjay Gupta, en un nuevo informe especial de CNN, «Guerra contra el covid-19: Los médicos de la pandemia rompen el silencio».

Sus reflexiones revelan un tema común: hubo contención a puerta cerrada y falta de preparación.

Así como ha habido una creciente división en Estados Unidos durante la pandemia, hubo división entre los líderes estadounidenses.

publicidad

«Pude ver venir la avalancha»

Desde el principio, los médicos que trabajaban en la Casa Blanca podían ver la amenaza para la salud pública por delante de ellos, pero hubo algunos funcionarios de la administración Trump que «creían que esto no era un gran problema» como lo hacían parecer los médicos, le dijo a Gupta la Dra. Deborah Birx, coordinadora de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca bajo el gobierno del presidente Trump.

Cuando Birx, médica y experta en salud pública, fue elegida para unirse al grupo de trabajo sobre el coronavirus de la Casa Blanca a fines de febrero, tenía un objetivo inicial.

«Primero, quería asegurarme de que dejáramos de decir que el riesgo para los estadounidenses era bajo», dijo Birx. «Pude ver venir la avalancha, y pude ver que no estábamos preparados, y pensé que podía hacer algo».

Pero en la Casa Blanca, «había un grupo que realmente creía que esto no era tan importante como lo estábamos haciendo», dijo. «Luego, estaba el otro grupo que era más fatalista, que no importaba lo que hiciéramos, el resultado iba a ser el mismo».

Esta división se pudo ver en algunas de las reuniones informativas públicas del grupo de trabajo sobre el coronavirus de la Casa Blanca, especialmente cuando se trataba de usar mascarillas. A veces, los médicos eran los únicos funcionarios, o entre los pocos, que se veían con tapabocas.

La reacción viral por Trump y el desinfectante (abril de 2020) 1:55

«Había un sentimiento en la Casa Blanca desde el principio —y no sé si esto es cierto o no porque nunca confronté al presidente porque no tenía acceso a él en ese momento— de que el presidente no apoyó el uso de mascarillas en la Casa Blanca», le dijo Birx a Gupta.

«Hubo un evento en el Jardín de Rosas: quedó claro que no querían que usáramos mascarillas», dijo. «Así que todos los funcionarios del gabinete e incluso algunos de los militares se quitaron las mascarillas. El Dr. Fauci y yo no lo hicimos».

Los «flujos paralelos de datos» de Trump en medio de la guerra contra el covid

A medida que avanzaba la pandemia, había «demasiados flujos paralelos de datos» sobre la pandemia que se presentaban a Trump, dijo Birx, quien también enfatizó que la preocupación por la economía de Estados Unidos parecía superar la preocupación por las hospitalizaciones y las muertes.

«He tratado con presidentes y primeros ministros de todo el mundo que a menudo tienen percepciones erróneas sobre las enfermedades y la comunidad a la que afecta esa enfermedad. Pero siempre he descubierto que si puedes encontrar ese terreno común con la información y los datos, cambiarán las políticas», le dijo Birx a Gupta.

«Es parte de la razón por la que dije en un momento que el presidente miró los datos y los entendió, porque no habría cerrado el país durante 15 días y luego otros 30 días, pero eso nunca volvió a suceder, porque había demasiados flujos de datos paralelos», dijo Birx.

«¿Cree que estos flujos de datos paralelos se originaron con Scott Atlas?», preguntó Gupta. Atlas, un neurorradiólogo, fue un asesor muy controvertido de Trump sobre la pandemia de coronavirus. Atlas renunció a la administración Trump en noviembre.

«Sé que algunos de ellos vinieron de su equipo», dijo Birx. «No sé de dónde vinieron todos».

CNN se acercó a Atlas para obtener comentarios.

¿Hubo discrepancias en las recomendaciones de los CDC? 2:35

Pero parte de la información engañosa proveniente de Atlas fue suficiente para que Birx se negara a asistir a las reuniones con él.

«Le dije a la gente que no volvería a reunirme con el Dr. Atlas», dijo. «Sentí muy fuertemente que no quería una acción que legitimara de ninguna manera su posición».

Esa posición, que varios expertos han cuestionado, apoyaba la posibilidad de permitir que el virus se propagara en poblaciones sanas para desarrollar una inmunidad colectiva natural. Tal enfoque significaría que muchas personas en todo el país tendrían que enfermarse con el coronavirus para desarrollar inmunidad en todas las comunidades. A medida que el virus se propaga y enferma a las personas, muchas podrían morir en el proceso.

«El primer día, cuando se presentó, quedó muy claro que estaba escrito como su punto de vista», le dijo a Gupta el almirante Brett Giroir, quien se desempeñó como vicesecretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.

«Sin embargo, la sutileza aquí es que pensó que se podía proteger a los vulnerables y dejar que se desarrollara esta inmunidad colectiva», dijo Giroir. “La Dra. Birx, yo y el resto de los médicos dijimos: ‘Esto es una falacia'».

La pandemia «fue un evento que se extendió a la comunidad y no había forma de cercar a los estadounidenses vulnerables», dijo Birx.

¿Hubo una pelea a gritos entre los funcionarios?

Al mismo tiempo que hubo cierta tensión entre los médicos y Atlas, aparentemente hubo una disputa entre el exsecretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, y los exjefes de los altos cargos de las agencias de salud pública del país: la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

«Se informó en la prensa que hubo una pelea a gritos», le dijo a Gupta el Dr. Stephen Hahn, excomisionado de la FDA. «Puedo asegurarles al 100% que no le grité al secretario de Salud y Servicios Humanos».

«¿Le gritó?», preguntó Gupta.

«Debería hacerle a él esa pregunta», respondió Hahn.

Azar respondió en una declaración a CNN que «la afirmación ilegal de jurisdicción de la FDA sobre las pruebas desarrolladas en laboratorios comunes […] ralentizó el desarrollo de las pruebas de covid de EE.UU. […] La recitación de este reclamo por parte del Dr. Hahn es incorrecta … la única conducta intemperante […] fue la amenaza del Dr. Hahn de dimitir».

En respuesta a la declaración de Azar, Hahn dijo: «No grité en esa llamada telefónica y no amenacé con renunciar».

El Dr. Robert Redfield, exdirector de los CDC, también le dijo a Gupta que su relación con Azar era desafiante.

«No tuve desafíos realmente muy difíciles con la Casa Blanca. Los desafíos que tuve fueron con la oficina del secretario [Azar]», dijo Redfield. «Creo que algunas de las más notables, de las que más me ofendió, fueron las peticiones que querían que presionara y cambiara el MMWR».

El Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad de los CDC, o MMWR, es el resumen publicado por la agencia de investigaciones clave sobre muerte y enfermedad, así como recomendaciones. El sitio web de los CDC señala que el MMWR a menudo se denomina «la voz de los CDC».

Redfield dijo que se le pidió que cambiara el informe «en más de una ocasión».

Azar respondió en una declaración a CNN diciendo, en parte, que «Cualquier sugerencia de que presioné o le pedí al Dr. Redfield que cambiara el contenido de un solo artículo científico de MMWR revisado por pares es falsa».

Birx recibió una llamada «incómoda» del presidente

La pandemia se politizó rápidamente en Estados Unidos.

Birx dijo que enfrentó consecuencias «difíciles» por hablar públicamente sobre la amenaza de la pandemia y su alcance generalizado en las comunidades rurales.

En agosto, Birx apareció en el programa State of the Union, de CNN, y advirtió que el coronavirus estaba «extraordinariamente extendido» en las comunidades rurales y urbanas.

Birx luego recibió lo que ella describe como una llamada telefónica «muy incómoda» y «muy difícil» del entonces presidente Donald Trump.

«Fue un informe de CNN en agosto que tuvo un retroceso horrible. Fue un momento muy difícil porque todos en la Casa Blanca estaban molestos con esa entrevista y la claridad que yo provoqué de la epidemia», le dijo Birx a Gupta.

«El presidente me llamó», dijo. «Fue muy incómodo, muy directo y muy difícil de escuchar».

Gupta preguntó: «¿Le amenazaron?»

Birx respondió: «Yo diría que fue una conversación muy incómoda».

CNN se ha comunicado con la oficina de Trump para comentar sobre el documental.

Después de eso, Birx comenzó a dar advertencias públicas sobre la pandemia a nivel local porque «alguien le estaba impidiendo» hablar a nivel nacional, dijo.

«¿Le censuraron?», preguntó Gupta.

«Claramente, alguien me estaba impidiendo hacerlo. Tengo entendido que no podía ser nacional porque el presidente podría verlo», dijo Birx. «Él sintió muy fuertemente que tergiversé la pandemia en Estados Unidos, que hice que fuera mucho peor de lo que es. Siento que ni siquiera lo hice tan mal».

Una pandemia plagada de mensajes contradictorios

Los médicos de la nación no estaban ciegos ante los mensajes contradictorios que el público estadounidense ha visto durante la pandemia; algunos funcionarios afirmaron que la propagación de la enfermedad no fue tan mala mientras que otros enfatizaron que era mucho peor.

Esto también se vio con mensajes alrededor del uso de mascarillas.

Algunos organismos de salud pública primero pidieron a las personas que no usaran mascarillas porque había preocupación por el suministro y por no tener suficiente para los trabajadores de primera línea. Luego, cuando el mundo aprendió más sobre la facilidad con la que se transmitía el coronavirus, hubo un cambio repentino para instar a todos a que se enmascararan. Ahora la investigación sugiere que usar dos mascarillas, o doble tapabocas, es aún mejor.

También estaba el mensaje de los médicos para que la gente se quedara en casa y para que los estados cerraran. Al mismo tiempo, el expresidente pidió la apertura de los estados. Ese mensaje sorprendió al Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

Fauci, ahora asesor médico en jefe del presidente Joe Biden y el único de los médicos que aún trabaja en la Casa Blanca, describió el mensaje de Trump como «un puñetazo en el pecho».

«Me dije a mí mismo: ‘Oh, Dios mío, ¿qué está pasando aquí?’ Me sorprendió porque fue una gran sacudida para lo que estábamos tratando de hacer», le dijo Fauci a Gupta.

A medida que avanzaba la pandemia, las reuniones informativas públicas realizadas por el grupo de trabajo sobre el coronavirus de la Casa Blanca se volvieron poco frecuentes.

Los miembros del grupo de trabajo sobre el coronavirus a veces se mantuvieron fuera de la vista del público. El propio grupo de trabajo, que se reunía una vez a diario, se vio relegado a reunirse una o dos veces por semana, y se comprometió con el expresidente con menos frecuencia.

Pero cuando las reuniones del grupo de trabajo sobre el coronavirus de la Casa Blanca se volvieron irregulares, entre bastidores, cuatro de los médicos —Birx, Fauci, Hahn y Redfield— comenzaron su propio «grupo de médicos», como lo llamó Fauci.

«No guardamos el secreto al respecto. Fuimos bastante abiertos. Es solo que no mucha gente lo sabía», le dijo Fauci a Gupta.

Birx describió al grupo como «importante» porque sus colegas asistían a las sesiones informativas de la Cámara y el Senado sobre la pandemia, y quería que estuvieran armados con los últimos datos que tenía disponibles para compartir con los legisladores.

«Podría usar la palabra ‘encubrir'»

Era difícil para los funcionarios de salud de EE.UU. obtener datos antes de que el coronavirus se propagara a suelo estadounidense, y podría haber sido un beneficio significativo tener investigadores estadounidenses sobre el terreno en China para estudiar el virus al principio de la pandemia, dijo Redfield a Gupta.

El exdirector de los CDC se ofreció por primera vez a enviar personal de los CDC a China para ayudar con el brote de coronavirus en enero del año pasado. La oferta nunca fue aceptada.

«Creo que podríamos haber aprendido muy rápido que estamos lidiando con una bestia diferente a la que todos nos habían vendido», dijo Redfield.

Redfield le dijo a Gupta que Trump llamó al presidente de China, Xi Jinping, y Azar hizo solicitudes al ministro de Salud de China, pero ninguna de las actividades de divulgación ayudó.

Redfield dijo que cree que el origen de la pandemia de coronavirus fue un laboratorio en China, una teoría controvertida sin evidencia. Añadió que no creía que fuera intencional.

«Sigo pensando que la etiología más probable de este patógeno en Wuhan fue de un laboratorio, ya sabes, se escapó. Otras personas no creen eso. Eso está bien. La ciencia eventualmente lo resolverá. No es inusual para los patógenos respiratorios que se están trabajando en un laboratorio para infectar a un trabajador de laboratorio», dijo Redfield a Gupta.

«Un año después de que comenzara este patógeno, ahora estamos teniendo un análisis crítico de dónde vino por parte de los científicos», dijo Redfield. «Me parece que parte de la información es que la gente no está siendo transparente al respecto. Podría usar la palabra ‘encubrimiento’, pero no lo sé, así que no voy a especular sobre eso».

China ha negado cualquier encubrimiento.

Gupta le preguntó a Fauci: «¿Qué diferencia habría tenido si nuestros propios investigadores hubieran estado sobre el terreno en China?».

Fauci dijo que habría marcado una diferencia «significativa» y que «siempre» se mostró escéptico acerca de que los datos de covid-19 se informaran desde China.

«Siempre tuve escepticismo al respecto debido a lo que pasamos con el SRAS», dijo Fauci.

«China decía, ‘Oh, es una gripe, una gripe’, y luego lo siguiente que se sabe es que el SRAS estaba en todo el mundo, en Canadá, en Australia, en todas partes», dijo. «No fueron muy transparentes en el pasado. No fue una mentira absoluta. Simplemente no te dieron toda la información».

Los médicos también estuvieron de acuerdo en que habría marcado la diferencia si Estados Unidos estuviera mejor preparado para lo que estaba por venir.

«No teníamos sistemas instalados»

Estados Unidos no sabía a cuánto suministro de emergencia de equipo de protección personal, medicamentos, ventiladores y otros equipos médicos, tenía acceso la nación al comienzo de la pandemia, le dijo a Gupta el Dr. Robert Kadlec, ex vicesecretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.

Al comienzo de la pandemia, comenzaron a llegar quejas sobre la grave escasez de equipo de protección para los trabajadores médicos en la primera línea de la crisis de covid-19. Trump se apresuró a señalar con el dedo culpable a su predecesor, el presidente Barack Obama.

Fueron Obama y otras administraciones, dijo Trump, quienes dejaron los estantes de la Reserva Nacional Estratégica de la nación sin los artículos necesarios para combatir el coronavirus. Hasta cierto punto, el expresidente tenía razón. La administración Obama sí usó y luego no reemplazó elementos de las reservas para combatir la pandemia de «gripe porcina» H1N1 de 2009. Pero Trump tampoco había reemplazado esos artículos, a pesar de las repetidas advertencias de que el país estaba mal preparado para una pandemia, dijeron expertos en reservas.

La crítica del presidente también ignoró un punto clave: el arsenal nunca tuvo la intención, ni fue financiado, de ser una panacea para una pandemia. Más bien, sirve como una pieza del rompecabezas general de la cadena de suministro durante un desastre.

«Cuando comenzamos la pandemia en enero, realmente no sabíamos cuál era el estado de la cadena de suministro. No sabíamos qué hospitales tenían a mano. No sabíamos cuáles eran los suministros estatales. No sabíamos ni siquiera sé lo que los distribuidores comerciales tenían en sus estantes», dijo Kadlec a Gupta.

Meses después, Kadlec se vio incluido en una denuncia de irregularidades que alega que él y otros miembros del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. respondieron lentamente al brote de coronavirus. Kadlec le dijo a Gupta que «desafiaría algunas de las precisiones» de esa denuncia.

En general, «no teníamos sistemas instalados», le dijo Giroir a Gupta.

«¿Cuál es la cadena de suministro? No lo sabemos», dijo Giroir. «¿Cuántas pruebas tenemos en la reserva? Bueno, no había ninguna prueba en la reserva. ¿Cuántos hisopos tenemos? No teníamos un solo hisopo. Así que todo esto comenzó desde cero».

Los médicos ahora esperan que la nación esté mejor equipada y más unida en su lucha contra covid-19.

«Todos los médicos recibieron amenazas de muerte»

Más de un año después de que se declarara la pandemia de coronavirus, todavía hay divisiones en Estados Unidos, le dijo Fauci a Gupta.

«Esto es una guerra. Entonces, si vas a pelear una guerra, es mejor que comiences a disparar al enemigo en lugar de a los demás», dijo Fauci. «Estoy nervioso por la intensidad de la división en el país en este momento».

La división se volvió tan intensa a principios de la pandemia que, en abril del año pasado, Fauci requirió seguridad personal de la policía en todo momento, incluso en su casa, debido a las amenazas a su seguridad.

«Todos los médicos recibieron amenazas de muerte», le dijo Birx a Gupta.

«Mis hijas recibieron los mismos mensajes de texto groseros», dijo. “Muchas referencias sexuales, diciendo: ‘El país estaría mejor si estuvieras muerta’. ‘Estás engañando al país’. ‘Te deberían cortar la lengua'».

Birx dijo que originalmente llevaría las amenazas al Departamento de Estado, pero que finalmente no tuvo tiempo».

El excomisionado de la FDA, Hahn, también compartió su preocupación por la división en el país.

«Estamos tan divididos y hay mucha desconfianza en todos los ámbitos de Estados Unidos», le dijo Hahn a Gupta. «Necesitamos superar eso. Necesitamos unirnos».

— Sara Murray y Scott Glover, de CNN, contribuyeron a este informe.