CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
George Floyd

Derek Chauvin dijo a su supervisor que George Floyd se estaba ‘volviendo loco’ y los testigos eran hostiles

Por Eric Levenson, Aaron Cooper

(CNN) — El exagente de policía de Minneapolis Derek Chauvin habló con su supervisor por teléfono poco después de arrodillarse sobre George Floyd durante más de 9 minutos para explicarle lo que había sucedido en el lugar.


«Solo iba a llamar para que vinieras a nuestra escena aquí», le dijo Chauvin al sargento David Ploeger en una llamada telefónica capturada por la cámara corporal que se reprodujo en el tribunal el jueves. «Tuvimos que sujetar a un tipo. Se estaba volviendo loco. No quería… no quería entrar en la parte trasera de la patrulla…», agregó.

Luego el video se corta. En un testimonio sobre la llamada telefónica, Ploeger dijo creía que Chauvin no mencionó que hubiera usado la fuerza y que Chauvin no mencionó haber usado su rodilla para sujetar a alguien.

Luego Ploeger condujo hasta el lugar y aconsejó a los agentes que hablaran con los testigos. «Podemos intentarlo, pero todos son bastante hostiles», respondió Chauvin.

Esa noche más tarde, en el Centro Médico del Condado de Hennepin, Ploeger habló con Chauvin y su colega Tou Thao. Allí, Chauvin dijo que se había arrodillado sobre el cuello de Floyd, testificó Ploeger.

Estos comentarios de Chauvin, que no se habían publicado previamente, son la segunda vez en el juicio en la que el jurado escucha su perspectiva de los minutos posteriores a que el cuerpo inerte de Floyd fuera retirado en una ambulancia. El miércoles, un video de la cámara corporal de Chauvin mostró cómo defendió sus acciones ante un transeúnte que lo criticó.

publicidad

«Esa es la opinión de una persona», respondió Chauvin mientras subía a su patrulla de policía. «Tuvimos que controlar a este tipo porque es un hombre grande. Parece que probablemente esté en algo», añadió.

Su abogado no ha indicado si Chauvin testificará en su propia defensa.

Ploeger también testificó que el uso de la fuerza debería haber terminado antes.

«Cuando el señor Floyd ya no ofrecía ninguna resistencia a los agentes, podrían haber puesto fin a la restricción», dijo.

Este testimonio tuvo lugar durante el cuarto día del juicio penal de Chauvin. Antes, la novia de Floyd habló sobre las lucha de su pareja con la adicción a los opioides, y varios socorristas testificaron sobre la condición de Floyd que no respondía cuando llegaron a la escena.

Chauvin, de 45 años, se declaró inocente de los cargos de homicidio intencional sin premeditación, de homicidio involuntario en segundo grado y homicidio involuntario agravado en un acto eminentemente peligroso para otros. De traje y corbata en el tribunal, ha parecido estar comprometido con el proceso y ha tomado notas en un bloc amarillo.

Paramédicos testifican que Floyd parecía estar muerto

Derek Smith fue uno de los paramédicos que atendió a George Floyd.

Dos paramédicos del condado de Hennepin que trataron a George Floyd en mayo pasado dijeron Floyd no respondía, no respiraba y no tenía pulso cuando llegaron al lugar de los hechos.

«En términos sencillos, pensé que estaba muerto», dijo el paramédico Derek Smith.

Smith y su compañero, Seth Bravinder, testificaron en el juicio del expolicía de Minneapolis Derek Chauvin el jueves. Ambos describieron sus esfuerzos infructuosos para salvarle la vida a Floyd el 25 de mayo de 2020.

Dentro de la ambulancia, Floyd estaba en «asistolia», lo que significa que tenía una línea plana y su corazón no mostraba actividad. Intentaron reactivar su corazón con compresiones torácicas, estableciendo una vía aérea y con descargas eléctricas, pero no se recuperó. Finalmente lo dejaron en el hospital sin cambios en su estado.

«Me presenté, estaba muerto y lo dejé en el hospital, y todavía estaba en paro cardíaco», dijo Smith.

Paramédico dice que Floyd no daba señales de vida 1:03

El capitán del Departamento de Bomberos Jeremy Norton testificó que él y su compañero se encontraron con la ambulancia a dos cuadras de distancia para ayudar a asistir a Floyd en el camino al hospital. Su estado era grave.

«Era un cuerpo que no respondía en una camilla», dijo Norton.

A los paramédicos se los llamó en principio por un Código 2, que no es de emergencia, por una lesión en la boca. Sin embargo, aproximadamente un minuto y medio después la llamada se actualizó a un Código 3, lo que significa encender las luces y sirenas de la ambulancia.

Cuando llegaron a la escena, Floyd no parecía estar respirando ni moviéndose, testificaron. Smith comprobó el pulso y las pupilas de Floyd —cuando Chauvin todavía estaba arrodillado sobre él— y creyó que su corazón se había detenido. A continuación se movieron para llevarlo a una camilla, y Bravinder se inclinó y le indicó a Chauvin que levantara la rodilla de Floyd.

Decidieron poner a Floyd en la ambulancia para poder atenderlo en un ambiente controlado. El equipamiento para tratar a los pacientes en paro cardíaco está dentro de la ambulancia, y Bravinder dijo que estaban preocupados por la multitud de transeúntes.

Un agente, Thomas Lane, se subió a la ambulancia con ellos y ayudó con las compresiones en el pecho. Smith le sacó las esposas a Floyd con un juego de llaves para esposas, según testificó. Bravinder declaró que condujo la ambulancia varias cuadras y luego se detuvo para seguir atendiéndolo.

Norton, el capitán del Departamento de Bomberos, testificó que nadie encontró el pulso en el cuerpo de Floyd. Más tarde denunció el incidente a los superiores del Departamento de Bomberos porque se trataba de la muerte de alguien bajo custodia policial y un bombero fuera de servicio había sido testigo.

La novia de George Floyd dice que eran adictos a los opioides

La novia de George Floyd, Courteney Ross, dijo que luchaban contra una adicción a los opioides.

Courteney Batya Ross, de 45 años, dijo que conoció a Floyd cuando trabajaba como guardia de seguridad en el Ejército de Salvación. En un testimonio emotivo, contó que les gustaba explorar el jardín local de esculturas y salir a comer juntos en sus citas.

A Floyd le gustaba hacer ejercicio todos los días, levantar mesas, hacer abdominales y dominadas, y nunca se quejaba de que le faltara el aire, dijo. Era un niño de mamá que se había convertido en una «sombra de sí mismo» tras la muerte de su madre en 2018, contó, y describió la foto muy conocida de él como una «selfie de papá».

Los dos eran adictos a los opioides. Como a muchos estadounidenses, les recetaron analgésicos opiáceos para tratar dolores crónicos, lo que finalmente dio lugar a una adicción y al consumo de drogas ilegales, testificó su novia.

En marzo de 2020, encontró a Floyd doblado de dolor y lo llevó a una emergencia, declaró. Floyd pasó en el hospital varios días por una sobredosis, dijo. Cree que había vuelto a consumir de nuevo en mayo de 2020.

Las descripciones personales de Floyd tuvieron lugar durante el cuarto día de testimonios en el juicio penal a Chauvin. El relato de su novia fue un cambio fuerte con respecto a las imágenes desgarradoras de las cámaras corporales de los cuatro expolicías de Minneapolis que arrestaron a Floyd en mayo y que se reprodujeron el miércoles en el juicio.

En las declaraciones de apertura, los fiscales reconocieron el historial de adicción a los opioides de Floyd, pero dijeron que era irrelevante para la causa de su muerte en mayor pasado. Sin embargo, el abogado defensor Eric Nelson ha argumentado que la verdadera causa de muerte de Floyd fue el consumo de drogas y varios problemas de salud preexistentes.

La analista legal sénior de CNN Laura Coates explicó que los fiscales a veces deciden abordar los «hechos negativos» de frente en lugar de permitir que la defensa lo haga.

«Como fiscal quieres presentar, abordar y resolver estos hechos negativos. No quieres que la defensa pueda decir: ‘Oiga, jurado, ¿por qué no le dijeron sobre esto? Estas son las cosas que no quieren que sepas ‘”, dijo Coates.