CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | El ataque al Capitolio rompe la sensación de calma y genera nuevas preguntas sobre seguridad

Por Maeve Reston

(CNN) — La alerta de otro ataque en las cercanías del Capitolio de EE.UU. sacudió a todo Washington el viernes, rompió la sensación de relativa calma al comienzo del fin de semana festivo y recordó a todos que una nación que recién comienza a salir de la oscuridad de la pandemia todavía sigue amenazada casi tres meses después de la insurrección del 6 de enero.

En las semanas transcurridas desde que el expresidente Donald Trump dejó el cargo y el presidente Joe Biden asumió el mando, la sede del gobierno había comenzado a adquirir un tono de rápida eficiencia. El proceso de vacunación contra el covid-19 se aceleró a un ritmo cada vez mayor. La legislación de rescate económico por el coronavirus se apresuró a aprobarse en el Congreso, aunque con la aprobación de la línea del partido. Una sensación de normalidad había regresado al Capitolio después de cuatro años en los que el expresidente sembró el caos y la agitación constante y, en última instancia, fomentó un levantamiento.

El ataque del viernes dejó en claro que el Capitolio y sus ocupantes siguen siendo un objetivo vulnerable, incluso cuando los recuerdos de la violencia política del 6 de enero comenzaban a desvanecerse y Trump y sus aliados han intentado encubrir los peligros de ese día, incluso con el expresidente yendo tan lejos como para sugerir falsamente que los insurgentes estaban «abrazando y besando» a los agentes de policía y representaban «cero amenazas».

Aún se desconoce mucho sobre los motivos del sospechoso, identificado por fuentes policiales federales y locales como Noah Green, quien estrelló su vehículo contra la barricada norte del Capitolio poco después de la 1.00 p.m. (hora de Miami), golpeando a dos agentes de policía del Capitolio de EE.UU., salió de su automóvil y se dirigió hacia los policías con un cuchillo antes de que los agentes dispararan. Una fuente federal le dijo a CNN que el hombre tenía 25 años.

Las publicaciones en las cuentas de redes sociales de Green sugieren que luchaba con una enfermedad mental, que incluía paranoia y delirio, ya que escribió sobre el sufrimiento de «múltiples allanamientos en el hogar, intoxicaciones alimentarias, asaltos, operaciones no autorizadas en el hospital, control mental». Green, un aparente admirador del ministro Louis Farrakhan, líder de la Nación del Islam, publicó un video con una descripción que decía que «¡el gobierno de Estados Unidos es el enemigo número uno de los negros!» y atribuyó sus «terribles aflicciones» a fuerzas que presumía eran parte de «la CIA y el FBI, agencias gubernamentales de Estados Unidos”.

publicidad

No obstante, cuando el agente de policía del Capitolio William «Billy» Evans, un veterano de 18 años de la fuerza, perdió la vida en el ataque y otro agente resultó herido el viernes, quedó claro que los miembros del Congreso aún no han logrado encontrar el equilibrio entre preservar la accesibilidad del edificio del Capitolio y garantizar la seguridad de los hombres y mujeres que lo protegen.

Solo han pasado semanas desde que se removió la cerca temporal de alambre de púas erigida alrededor del Capitolio. Pero la violación del Capitolio en enero ha creado la percepción de que el edificio aún es vulnerable a ataques, y las propuestas para asegurarlo están atrapadas en luchas internas partidistas.

Las autoridades dijeron durante una conferencia de prensa que no creen que el ataque del viernes esté relacionado con terrorismo. Y cuando se les preguntó si el sospechoso parecía apuntar a algún miembro, las autoridades dijeron que Green, quien no había sido identificado en ese momento, no era conocido por la Policía del Capitolio. Pero eso puede ser poco para consolar a los muchos asistentes y miembros del Congreso que temieron por sus vidas el 6 de enero y aún se sienten inseguros yendo a trabajar.

«Cuando fui elegido para el Congreso nunca pensé que venir a trabajar sería peligroso. Sinceramente, se ha convertido en un lugar peligroso. Cuando sales y vuelves a entrar, estás en guardia, mirando, preguntándote qué está pasando», dijo el representante de California Ro Khanna, un demócrata que estuvo en el Capitolio el viernes, a Wolf Blitzer de CNN en» The Situation Room».

«Creo que probablemente tendrán que repensar el perímetro y la seguridad de todo el complejo –la Corte Suprema, la Biblioteca del Congreso, el Capitolio– realmente pensar cómo pueden mantenerlo seguro y permitir que los estadounidenses sigan visitando», añadió el demócrata de California.

Biden, que había dejado la Casa Blanca para pasar el fin de semana de Pascua en Camp David en el momento del incidente, aludió en un comunicado a los duros meses que ha soportado la policía del Capitolio. El presidente dijo que él y su esposa Jill estaban desconsolados al enterarse del ataque que mató a Evans y «dejó a un compañero luchando por su vida». El segundo agente se encuentra ahora en condición estable.

«Sabemos lo difícil que ha sido este momento para el Capitolio, para todos los que trabajan allí y para quienes lo protegen», dijo Biden. «Quiero expresar la gratitud de la nación a la Policía del Capitolio, la Fuerza de Respuesta Inmediata de la Guardia Nacional y otros que respondieron rápidamente a este ataque. Mientras lamentamos la pérdida de otro valiente agente de la Policía del Capitolio, he ordenado que las banderas de la Casa Blanca estén a media asta».

Los mensajes del sospechoso del ataque al Capitolio 1:06

El Congreso debate las recomendaciones de seguridad del Capitolio

En el entorno hiperpolitizado que rodeó los ataques del 6 de enero y el papel de Trump en incitar a sus partidarios a la violencia, la cuestión de la seguridad en el Capitolio ha generado un acalorado debate en el Congreso en las últimas semanas, en el que muchos miembros de ambos partidos exigen una justificación más clara para la cerca temporal con alambre de púas, mientras que algunos aliados incondicionales de Trump en el Congreso han intentado minimizar los peligros a los que se enfrentó la policía en los disturbios de enero.

Aunque el sospechoso del incidente del viernes no pudo atravesar la barricada y las tropas de la Guardia Nacional llegaron de inmediato para servir como respaldo, la muerte de Evans generó nuevas preguntas sobre los riesgos continuos para los agentes de la Policía del Capitolio de primera línea.

Después de realizar una revisión de seguridad de seis semanas en el Capitolio a pedido de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, el teniente general retirado Russel Honoré y otros miembros del grupo de trabajo que encabezó instaron al Congreso a incrementar la dotación de personal de la Policía del Capitolio y mejorar la recopilación de inteligencia de la fuerza y sus capacidades, crear cercas móviles y mejorar la protección de los miembros del Congreso, entre otras mejoras.

Señalaron en su informe que la naturaleza de las amenazas contra el Capitolio y los miembros del Congreso ha cambiado y proviene cada vez más de elementos internos. La Policía del Capitolio, concluyó el informe del grupo de trabajo, «no está preparada para rastrear, evaluar, planificar o responder a esta plétora de amenazas debido a importantes déficits de capacidad, capacitación inadecuada, procesos inmaduros y una cultura operativa que no es impulsada por inteligencia”. Dijeron que la Policía del Capitolio no tenía «suficiente personal, ni el equipo necesario ni la capacitación adecuada» para manejar a la turba que atacó el edificio el 6 de enero.

El Inspector General de la Policía del Capitolio de Estados Unidos también criticó las fallas de inteligencia y la falta de planificación dentro del departamento antes del ataque de enero en un informe preliminar sobre el incidente, según una fuente familiarizada con el informe.

Pero los republicanos del Congreso se habían opuesto a lo que consideraban una falta de aportación bipartidista al grupo de trabajo formal designado por Pelosi y una falta de claridad para justificar algunas de las recomendaciones, como la necesidad de ampliar la Guardia Nacional.

Algunos miembros del Partido Republicano como el representante de California Darrell Issa criticaron el costo de los cambios propuestos, incluida la contratación de más de 850 personas para llenar no solo las 233 vacantes de la Policía del Capitolio, sino también nuevos puestos, incluidos especialistas en inteligencia, planificadores operativos y personal de la Unidad de Disturbios Civiles y agentes de protección de funcionarios.

Issa dijo que las propuestas equivalían a «muchas solicitudes de dinero», pero «no es un plan realmente completo».

Después del ataque del viernes, Honoré instó a los miembros del Congreso a tomar más en serio las amenazas emergentes y proporcionar fondos para aumentar el pie de fuerza, fortalecer el edificio y mejorar la capacitación para proteger a los agentes, miembros del Congreso y su personal.

«El Capitolio es un objetivo. Tenemos que adaptarnos a eso», le dijo Honoré a Blitzer en «The Situation Room».

Señaló, por ejemplo, que después del ataque del 6 de enero «mucha gente quería enviar a toda la Guardia Nacional a casa», pero los altos mandos de la Cámara mantuvieron una fuerza de respuesta más pequeña en su puesto en el Capitolio, lo que les permitió responder rápidamente el viernes. Honoré también señaló que la barricada que Green golpeó con su automóvil fue efectiva para detener una mayor incursión en el perímetro del Capitolio y elogió la rápida respuesta de la Policía del Capitolio y la Guardia Nacional.

«Infortunadamente, perdimos al agente Evans hoy, pero en general, ese sistema funcionó. La policía del Capitolio respondió. Detuvieron (al sospechoso)», dijo.

Y cuando Honoré presionó al Congreso para que proporcionara más fondos, agregó: «Nuestro Capitolio debe estar protegido. Debemos darles a los hombres y mujeres de la Policía del Capitolio lo que necesitan para hacer el trabajo».