CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Análisis

ANÁLISIS | Algunos estadounidenses actúan como si la pandemia se hubiera acabado. Y no es así

Por análisis Harry Enten

(CNN) — Una nueva encuesta de Gallup encontró que el porcentaje de estadounidenses que respetan la distancia física está disminuyendo.

Menos estadounidenses dijeron que habían evitado eventos con grandes multitudes (62%), viajes (57%), lugares públicos (48%) y pequeñas reuniones (45%) en los siete días antes de que Gallup les preguntara que en cualquier otro momento desde mediados de marzo de 2020, cuando la pandemia se convirtió por primera vez en una realidad para muchos estadounidenses.

Esta encuesta está respaldada por una encuesta de Axios / Ipsos de finales de marzo, que mostró que cada vez más estadounidenses están dispuestos a participar en actividades fuera de casa. También está respaldado por datos de viajes como los de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) sobre cuántos estadounidenses vuelan todos los días.

¿Cuál es el punto? Las encuestas y los datos del mundo real muestran claramente que los estadounidenses están comenzando a salir de sus caparazones pandémicos, a medida que los gobiernos estatales aflojan las restricciones. Si bien muchos estadounidenses lo están haciendo a medida que se vacunan contra el covid-19, muchos lo están haciendo independientemente de la vacunación. Esta caída en el distanciamiento físico se está produciendo a medida que comienzan a surgir nuevos casos de covid-19.

De hecho, la forma en que algunos estadounidenses se están comportando y la transmisión continua del virus reflejan un mundo en el que los estadounidenses están claramente cansados de pensar en una pandemia que, lamentablemente, todavía nos acompaña.

Lo que más asusta es que las personas que se están poniendo en mayor riesgo debido a la falta de distanciamiento físico son las personas que tienen menos probabilidades de vacunarse. Por ejemplo, solo el 22% de los que dicen que nunca se vacunarán dicen que han evitado los lugares públicos en la última semana en comparación con el 54% de los que están completamente vacunados, según una encuesta de Gallup.

publicidad

También hay un ángulo partidista en este comportamiento de riesgo. Los republicanos tenían casi el doble de probabilidades (60%) en una encuesta de Ipsos de finales de marzo de decir que habían comido fuera la semana anterior que los demócratas (33%). Los republicanos (62%) también eran más propensos a decir que habían visitado a amigos o familiares la semana pasada que los demócratas (38%).

Esto ocurre incluso cuando más demócratas (40%) dijeron que han sido vacunados en comparación con el 27% de los republicanos en la última encuesta de Gallup.

El problema con el menor distanciamiento social de los estadounidenses es que la pandemia no ha terminado.

LEE: Covid en Latinoamérica: así comienza la semana del 5 de abril en algunos de los países más afectados de la región

Si bien el recuento de casos se redujo durante los últimos meses en EE.UU., la disminución claramente se ha detenido. Los recuentos de casos nuevos están aumentando ahora y se ubican muy por encima de los 50.000 en el promedio de siete días. Las tasas de hospitalización, que habían estado disminuyendo y tienden a ser un indicador rezagado de casos, ahora son prácticamente planas en alrededor de 40.000.

Algunas partes del país lo tienen peor. En Michigan, por ejemplo, los casos y las hospitalizaciones han aumentado más del 100% desde donde estaban las últimas semanas. La tasa de casos de Nueva York también está aumentando rápidamente.

Sin embargo, de alguna manera, no debería sorprender que los estadounidenses estén quitando el pie del pedal cuando se trata de distanciamiento social. Muchos se han distanciado socialmente durante un año y sus hábitos informativos indican claramente un cambio en el interés de pensar en la pandemia.

Por ejemplo, menos personas están buscando sobre el coronavirus en Google desde marzo de 2020. Al mismo tiempo, solo el 31% de los estadounidenses le dijeron al Pew Research Center en marzo de este año que están siguiendo muy de cerca las noticias sobre el coronavirus. Eso es lo más bajo en toda la pandemia y se ve a través de líneas partidistas.

El cambio en los intereses de las noticias se reflejó bien durante la conferencia de prensa del presidente Joe Biden en marzo. Aunque Biden abordó el coronavirus en sus comentarios de apertura, no se le hizo una sola pregunta sobre el tema específicamente.

Algunos estadounidenses parecen reconocer que la pandemia no ha terminado. El tema del coronavirus todavía es clasificado como el principal problema por el 25% del público en las encuestas de Gallup. La encuesta de Gallup coincide aproximadamente con la última encuesta de Ipsos en la que el 22% de los estadounidenses dijeron que estaban extremadamente preocupados por la pandemia.

LEE: Esperen a estar completamente vacunados antes de reanudar sus actividades normales, ruegan a estadounidenses los expertos en salud

Comparando sus comportamientos de distanciamiento social, los demócratas (35%) eran mucho más propensos a decir que estaban extremadamente preocupados que los republicanos (10%). Aún así, incluso entre los demócratas, el porcentaje que está extremadamente preocupado ha bajado más de 10 puntos en los últimos dos meses.

Con suerte, incluso cuando las preocupaciones de los estadounidenses sobre el virus están disminuyendo, suficientes estadounidenses permanecen atentos y se vacunan pronto para que, en poco tiempo, el virus no sea un problema importante.