CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Inmigrantes indocumentados

Clima y covid: dos grandes factores están empeorando la crisis de migración en la frontera sur de México y en Estados Unidos

Por Catherine E. Shoichet

(CNN) — Devastadores ciclones tropicales azotaron una región a más de 1.600 kilómetros de la frontera entre Estados Unidos y México, arrasando hogares, cultivos y empleos. Meses después, algunos migrantes que esperan comenzar de nuevo en Estados Unidos, se dirigen a la frontera con México, dicen que los huracanes son una gran razón detrás de su decisión de dirigirse hacia el norte.

«La casa se derrumbó a nuestro alrededor. Gracias a Dios, mi mamá sobrevivió», dijo entre lágrimas un adolescente de Guatemala a CNN mientras daba sus primeros pasos en Estados Unidos.

«Siempre sueñas con vivir en una casa con tus hijos. Ahora no tenemos nada», dijo una madre hondureña desde una estación de autobuses en Brownsville, Texas, luego de cruzar la frontera con su hija de 6 años.

«[El huracán] Eta, más la pandemia, nos dejó sin nada», dijo un padre hondureño a CNN en Español poco después de que las autoridades estadounidenses lo deportaran a él ya su familia a Reynosa, México.

Estas voces desde la frontera son un recordatorio de dos importantes contribuyentes a esta crisis que no han recibido mucha atención, incluso cuando el debate político se intensifica: el cambio climático y el covid-19.

publicidad

Los poderosos huracanes consecutivos de noviembre de 2020 cobraron un alto precio en una región que ya sufría la devastación económica de la pandemia.

Eso hace que la situación que se desarrolla ahora en la frontera de Estados Unidos y México sea aún más complicada.

No cede el drama de los niños inmigrantes en EE.UU. 1:01

Dos huracanes intensos desplazaron a cientos de miles de personas. Ahora algunos de ellos están yendo a Estados Unidos

Es una posibilidad que los líderes políticos de Centroamérica y los expertos en migración climática comenzaron a advertir tan pronto como azotaron el huracán Eta y el huracán Iota. Hace meses, un médico hondureño que habló con CNN dijo que no había ninguna duda de que los ciclones tropicales  iban a generar más migración.

«Se acerca tanta hambruna porque se perdió la última cosecha. No hay capacidad para almacenar nada. Los precios ya se estaban disparando […] No quiero pensar en lo que pasa por la mente de aquellos que lo perdieron todo», dijo en noviembre la doctora María Angélica Milla, especialista en Nutrición. «Prepárate para las olas».

El cambio climático en sí mismo rara vez es el único factor que impulsa la migración, dice Kayly Ober, gerente del Programa de Desplazamiento Climático de Refugees International. Pero al exacerbar los problemas existentes, puede influir en las decisiones de las personas.

«En el caso de los huracanes Eta e Iota, sí, la intensidad pura de la escala y el impacto fueron definitivamente impulsados por el cambio climático», dice. «Eso provocó un nivel de destrucción sin precedentes en algunas partes de la región».

Las inundaciones borraron del mapa a comunidades enteras en Nicaragua, Honduras y Guatemala. Las casas fueron destruidas. Millones de personas se vieron afectadas y cientos de miles fueron desplazadas.

Aún esperan ayuda en Nicaragua a 4 meses de los huracanes 3:37

Phil Klotzbach, un investigador de huracanes de la Universidad Estatal de Colorado, que monitorea y analiza las tendencias de los huracanes en todo el mundo, le dijo a CNN –el año pasado– que el hecho de que las temperaturas del agua fueran lo suficientemente cálidas como para permitir que ambos huracanes se intensificaran rápidamente tan tarde en la temporada de huracanes, era una clara señal del calentamiento global.

Muchos migrantes que han hablado con CNN durante el último mes han dicho que los ciclones tropicales influyeron en sus decisiones de huir. También han mencionado otros factores, como la esperanza de que una nueva administración presidencial estadounidense sea más acogedora.

Las familias en la región ya estaban «sobreviviendo al filo de un cuchillo» incluso antes de los huracanes, enfrentando escasez de alimentos y violencia generalizada, dice Meghan López, vicepresidenta regional para América Latina del Comité Internacional de Rescate.

«Los huracanes fueron […] los últimos en una serie de lo que fue un año devastador», dice, y señala que los ciclones tropicales fueron parte de una complicada combinación de factores que alimentaron la migración.

«Para tener la pandemia encima de eso, para que se corte la ayuda a la región, todas estas cosas crean esta olla a presión donde no hay válvula de escape», dice López. «Y la única válvula de escape es tratar de huir de la terrible situación en la que vive la gente […] La gente está tomando decisiones desesperadas».

La pandemia ya había agravado los problemas en Centroamérica

López dice que la pandemia, al igual que los huracanes que azotaron la región, agravó los problemas existentes.

«Si la gente ya estaba experimentando violencia, entonces fueron encerrados en sus comunidades, encerrados en sus hogares con esa violencia», dice ella. «Realmente el covid acaba de exacerbar cada uno de los problemas que enfrentan las personas en la región, y cada factor de riesgo para la migración en la región, en muchos, muchos niveles».

Otra razón, dice Ober, es que las estrategias de supervivencia que los agricultores de subsistencia usarían para superar las dificultades económicas ya no eran una opción una vez que golpeaba la pandemia. Por ejemplo, durante las sequías prolongadas y repetidas en la región conocida como «el corredor seco», es común que los agricultores se muden temporalmente a las ciudades durante una temporada si sus cultivos están teniendo problemas.

Una anciana sentada afuera de una carpa en Lima, Honduras, donde vive después de perder su hogar en los huracanes Eta e Iota, del año pasado. La devastación de los ciclones y el daño económico por la pandemia de covid-19 se han sumado a las fuerzas que impulsan a los hondureños a migrar.

«Con el covid-19, fue un doble golpe», dice Ober. «Si te mudabas a la ciudad, había confinamientos y ya no podías acceder a esas oportunidades económicas. Hacía más difícil superar cualquier tipo de conmoción».

La pandemia empujó a 22 millones de personas más a la pobreza en América Latina, el año pasado, según la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe, Cepal. Eso se suma a las consecuencias para la salud pública, que también han sido devastadoras.

La migración también ha dificultado la logística en la frontera

Además de empeorar las condiciones económicas en Centroamérica, la pandemia también ha contribuido a un gran retraso en la frontera entre Estados Unidos y México.

«Está jugando un papel muy importante», dice Sarah Pierce, analista de Políticas del Migration Policy Institute.

Un número creciente de menores no acompañados están detenidos en instalaciones que superan el límite legal de 72 horas porque los refugios administrados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) no han tenido suficiente espacio debido a las limitaciones pandémicas sobre cuántas personas pueden albergar.

«La administración tenía capacidades limitadas del HHS para albergar a menores inmigrantes no acompañados. Habían reducido el espacio de sus camas en un 40%. Miles de camas que normalmente estarían disponibles no estaban conectadas», dice Pierce. Aunque esas reglas de capacidad se levantaron recientemente y los refugios se han incrementado para albergar a más personas, dice, el proceso ha sido lento.

Otro factor de complicación importante: la pandemia está en curso, lo que genera preguntas de salud pública sobre las condiciones en las instalaciones donde se detiene a los inmigrantes y cómo se realizan las pruebas de coronavirus.

«No ha habido mucha transparencia sobre el proceso de prueba … Está agregando una capa de complejidad a una situación que ya es muy desafiante», dice Pierce.

Y el Gobierno no ha dado acceso a los medios de comunicación a las instalaciones de Aduanas y Protección de Fronteras donde se encuentran detenidos muchos inmigrantes, por lo que todavía hay mucho que no sabemos sobre lo que está sucediendo a puerta cerrada.

— Rosa Flores, Gustavo Valdés, Natalie Gallón, Priscilla Alvarez, Geneva Sands y Ashley Killough, de CNN, contribuyeron a este informe.