CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

¿Qué gritos humanos nos afectan más? La respuesta puede sorprenderte

Por Sandee LaMotte

(CNN) — Tú gritas, yo grito, todos gritamos, y no solo por un helado.

A diferencia de los primates, que usan los gritos para comunicar solo ira y miedo, los humanos gritan en al menos seis dimensiones emocionales: ira, miedo, dolor, placer, tristeza y deleite, como los chillidos alegres y agudos de los niños que corren tras el carrito de helados.

«Los humanos comparten con otras especies el potencial de señalar peligro cuando gritan, pero parece que solo los humanos gritan para indicar también emociones positivas como alegría y placer extremos», dijo en un comunicado, Sascha Frühholz, autora principal de un nuevo estudio sobre los gritos, publicado el martes en la revista PLOS Biology.

¿Qué tipo de gritos crees que los humanos descifrarían más rápido y mejor? Si dijiste que gritos alarmantes, como ira, miedo y dolor, estarías equivocado, dijo Frühholz, profesora asociada en el Departamento de Psicología de la Universidad de Oslo, en Noruega.

En cambio, encontró el estudio, los seres humanos responden más rápidamente a los gritos de deleite o placer.

publicidad

«Los resultados de nuestro estudio son sorprendentes», dijo Frühholz. «Los investigadores generalmente asumen que el sistema cognitivo humano y de los primates está específicamente ajustado para detectar señales de peligro y amenaza en el medio ambiente, como un mecanismo de supervivencia».

Si bien eso parece ser cierto en primates y otras especies animales, «la comunicación a gritos parece haberse diversificado en gran medida en los humanos, y esto representa un paso evolutivo importante», agregó Frühholz.

El propósito evolutivo de los gritos

Algunos gritos tienen un propósito evolutivo primordial: una señal inmediata de peligro.

Muchos de nosotros nos deleitamos con esos sonidos espeluznantes, como lo demuestra el éxito de las películas de terror en las que las reinas del grito del cine anuncian el próximo giro sangriento de la trama. ¿Quién puede olvidar el chillido de la ducha espeluznante de Janet Leigh en «Psycho», o cualquiera de los muchos gritos de su hija, Jamie Lee Curtis, en las películas de «Halloween»?.

Sin embargo, las personas también disfrutan gritando de sorpresa y alegría, y a menudo gritamos (aunque sea un poco) cuando nos sobresaltamos o estamos emocionados. Los humanos parecen ser mejores para procesar ese tipo de gritos, según cuatro experimentos diferentes que Frühholz y su equipo realizaron en pequeños grupos de personas.

En uno de esos experimentos, los participantes del estudio se sometieron a una resonancia magnética funcional, también conocida como fMRI, mientras escuchaban los gritos. Los escáneres mostraron que sus cerebros reaccionaban con mayor rapidez y precisión a lo que Frühholz llama «no alarma» o gritos positivos que a alarmas.

¿Por qué sería esto? Posiblemente porque los humanos tienen señales y situaciones sociales más complejas con las que lidiar que los chimpancés y otros primates, dijo Frühholz. En la vida familiar y los círculos sociales, por ejemplo, es más probable que los humanos escuchen expresiones de deleite, alegría y sorpresa que las de miedo y, por lo tanto, reaccionen más rápidamente a esas indicaciones.

«La señalización y la percepción de estas emociones positivas en los gritos parecía haber ganado prioridad en los seres humanos sobre la señalización de alarma», dijo. «Este cambio en la prioridad podría deberse probablemente a los requisitos de los contextos sociales evolucionados y complejos en los seres humanos».