CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Reino Unido

La reina Isabel se despidió del príncipe Felipe en un funeral íntimo

Por Tara John, Sara Spary, Ivana Kottasová

(CNN) — El funeral del príncipe Felipe, difunto esposo de la reina Isabel II de Gran Bretaña, fue un evento emotivo pero silencioso que comenzó con un minuto de silencio este sábado y al que asistieron 30 personas, incluidos miembros de la familia real, en la capilla de San Jorge que se encuentra dentro de los terrenos del Castillo de Windsor.

Felipe, también conocido como el duque de Edimburgo, murió a la edad de 99 años el 9 de abril en el Castillo de Windsor. Era el consorte más antiguo de la nación, el nombre utilizado para describir a la pareja de un monarca reinante, y estuvo casado con la reina durante 73 años.

La reina se sentó sola durante el servicio fúnebre, con la cabeza inclinada durante el evento lúgubre y moderado, según los estándares reales. El duque estuvo íntimamente involucrado en su planificación, seleccionando la música y asegurándose de que la ceremonia reflejara sus afiliaciones militares e intereses personales.

La escasa congregación no cantó con música durante el servicio, debido a las restricciones de salud. Un coro de cuatro personas lo compensó con creces, con sus voces llenando la capilla con los himnos elegidos por el duque, entre los que se cuentan «Melita» de J.B. Dykes.

La reina Isabel se sienta sola durante el funeral del príncipe Felipe en la Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor el 17 de abril.

El evento fue conmovedor ya que recordó, en una escala más grande, la devastación solitaria de la pandemia, que ha cobrado más de 120.000 vidas en el Reino Unido y ha obligado a innumerables familias a llorar en funerales reducidos.

publicidad

También sucedió en medio de una ruptura familiar, siendo la primera vez que el príncipe Harry asiste a un evento publicitado con su familia desde la explosiva entrevista con su esposa Meghan, la duquesa de Sussex y Oprah Winfrey.

Pese a las especulaciones sobre su dinámica, se vio al príncipe Harry y a su hermano, el príncipe William, charlando y caminando juntos después del servicio.

Entre los asistentes el sábado se encontraban miembros de alto rango de la familia real, así como parientes y amigos cercanos del duque, entre ellos Bernhard, el príncipe heredero de Baden, Penny Brabourne, la condesa Mountbatten de Birmania y el príncipe Donatus, Landgrave de Hesse.

Todos los miembros de la congregación se cubrieron la cara, según lo dictaban las restricciones actuales para contener el coronavirus en Inglaterra.

Pero si bien la ceremonia está limitada a 30 personas en el interior, de acuerdo con las reglas de salud pública, más de 700 militares brindaban apoyo ceremonial afuera en honor a la condecorada carrera militar del propio príncipe Felipe. Los miembros de la Royal Navy, Royal Marines, el Ejército Británico y la Royal Air Force estaban presentes.

Felipe mantuvo estrechos vínculos con la comunidad militar a lo largo de su vida después de completar su servicio naval en 1953, incluido el cargo de Capitán General de la Royal Marines.

Antes de la ceremonia, el ataúd del duque, cubierto con su bandera personal, su espada, su gorro naval y una corona de flores colocada en la parte superior, fue llevado a la capilla desde el Castillo de Windsor en una procesión encabezada por la Banda de los Granaderos de la Guardia.

En seguimiento con los deseos del duque, el ataúd fue llevado en un Land Rover modificado, que él ayudó a diseñar.

El vehículo fue seguido en procesión a pie por altos miembros de la familia. Los príncipes William y Harry se reunieron mientras caminaban en la misma fila detrás del ataúd con su padre, Carlos, y otros parientes, incluida la princesa Ana, el príncipe Andrés y el príncipe Eduardo.

El príncipe William, el príncipe Andrés, el príncipe Harry y el príncipe Eduardo caminan juntos durante el funeral del príncipe Felipe.

Los hermanos estaban separados por su primo hermano Peter Phillips, el hijo de la princesa Ana, y no hombro con hombro.

Los miembros de la familia no estaban vestidos con uniforme militar, en una ruptura con la tradición, sino que vestían abrigos de mañana con medallas o vestidos formales.

El asunto de la ropa surgió en los últimos días después de que algunos medios británicos informaran que el príncipe Andrés deseaba llevar uniforme de almirante. Andrés se retiró de sus deberes reales en 2019 por sus vínculos con el financiero caído en desgracia y pedófilo convicto Jeffrey Epstein.

Algunos de los asistentes más cercanos del duque, incluidos su secretario privado y el agente de protección personal, también estaban en la procesión.

El ataúd del príncipe Felipe, duque de Edimburgo, fue cargado por los escalones occidentales de la capilla de San Jorge en el castillo de Windsor.

La reina llegó a la capilla por separado, atendida por una dama de compañía. La monarca y el difunto duque permanecieron en una burbuja con algunos miembros de su hogar durante el último año y, por lo tanto, ella no era elegible para unirse con otros miembros de su familia.

Mientras tanto, el resto de la congregación, incluida Camilla, la duquesa de Cornualles; Catherine, la duquesa de Cambridge; la princesa Beatriz; la princesa Eugenia y otros miembros de la familia llegaron a la capilla en automóvil.

La duquesa de Sussex, que está embarazada del segundo hijo de la pareja, no estuvo presente después de que su médico desaconsejara los viajes internacionales. Ella observó la ceremonia desde su casa.

El servicio fue realizado por el Decano de Windsor, el reverendo David Conner y el arzobispo de Canterbury Welby y duró 50 minutos. Eclesiástico 43 y Juan 11 estaban entre las lecturas de la ceremonia.

El coro de cuatro personas acompañado por el órgano cantó piezas seleccionadas por el duque, incluida «Jubilate in C» de Benjamin Britten, una pieza que encargó para el Coro de la Capilla de San Jorge.

El coro también cantó una adaptación del Salmo 104, que el duque solicitó que William Lovelady le pusiera música. La pieza se cantó en un concierto para celebrar el cumpleaños 75 del príncipe Felipe.

Luego el ataúd del duque fue bajado a la bóveda real, donde muchos miembros de la familia real han sido enterrados. La bóveda, ubicada debajo de la capilla, fue construida por Jorge III, quien es uno de los varios reyes que se encuentran en ese espacio.

No obstante, la bóveda no será el lugar de descanso final de Felipe. Cuando la reina fallezca, los restos del príncipe Felipe serán trasladados a la capilla conmemorativa del rey Jorge VI para que se permanezcan junto a ella.

A petición del duque, el final del servicio fúnebre fue marcado por las cornetas de los Royal Marines que interpretaron «Action Stations», un llamado que tradicionalmente se haría en un buque de guerra naval para significar que todos los hombres deberían ir a los puestos de batalla.

El arzobispo de Canterbury luego pronunció la bendición antes de que concluyera la ceremonia con el himno nacional.

Mira el momento en que el féretro del príncipe Felipe entró en la capilla de San Jorge 1:55

Una vida de servicio

La demandante vida del príncipe Felipe, duque de Edimburgo 4:54

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, se unió a los millones de personas que vieron el servicio el sábado, sintonizando desde su residencia de campo de Chequers, confirmó el sábado un portavoz de Downing Street.

Los homenajes al príncipe Felipe llegaron de simpatizantes de todo el mundo, muchos de los cuales han comentado sobre la extraordinaria vida del duque y su servicio a la reina.

Nacido en 1921 en Grecia como príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca, su familia se vio obligada a exiliarse cuando la monarquía griega fue derrocada por una revuelta militar cuando aún era un bebé.

Se unió a la Royal Navy en 1939, el mismo año en que conoció a Isabel, y sirvió durante la Segunda Guerra Mundial. Se casaron en 1947 y, tras el ascenso al trono de la reina en 1952, él renunció a su rango de teniente comandante para apoyarla en sus deberes reales.

Desempeñó un papel activo en la familia real antes de retirarse de los compromisos públicos en 2017.

La familia real entró en un período de duelo de dos semanas después de su muerte, y muchas emisoras del Reino Unido pospusieron programas clave como muestra de respeto.

Hablando de su abuelo después de regresar al Reino Unido la semana pasada, el príncipe Harry dijo que era «un hombre de servicio, de honor y gran humor … con un ingenio muy agudo».

El hermano de Harry, William, duque de Cambridge, comentó que el príncipe Felipe era un «hombre extraordinario y parte de una generación extraordinaria» con un «contagioso sentido de la aventura».

Lauren Said-Moorhouse, Laura Smith-Spark, Angela Dewan, Sarah Dean, Luke McGee y Eoin McSweeney de CNN contribuyeron a este informe.