CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

La Casa Blanca se retracta después de que Biden llamara «crisis» a la situación en la frontera sur

Por Betsy Klein

(CNN)– La Casa Blanca se retractó este lunes después de que el presidente Joe Biden describiera durante este fin de semana como una «crisis» la afluencia de menores inmigrantes en la frontera sur del país, en lo que parecía ser un cambio notable del lenguaje.

El uso del presidente de la etiqueta «crisis» no representa la posición oficial de la administración, dijo la Casa Blanca este lunes. Se trata de un término que funcionarios gubernamentales de alto rango se han negado a usar a medida que el número de inmigrantes aumenta.

Biden habló con periodistas después de una ronda de golf en el Wilmington Country Club el sábado. Allí le preguntaron sobre el límite de refugiados admitidos en EE.UU. en el actual año fiscal.

Así se encuentran menores en un centro de procesamiento 1:11

«Vamos a aumentar el número. El problema es que la parte asignada a los refugiados estaba trabajando en la crisis que se produjo en la frontera con los jóvenes y no podíamos hacer dos cosas a la vez. Y ahora vamos a aumentar el número», dijo Biden.

Este lunes, la Casa Blanca trató de restar importancia a esas palabras. Argumentó que Biden se refería a las condiciones de los países del Triángulo Norte de los que provienen los inmigrantes y no al aumento de menores inmigrantes bajo custodia de EE.UU.

‘No hay ningún cambio de posición’, asegura funcionario

«No, no hay ningún cambio de posición. Los menores que llegan a nuestra frontera buscando refugio de la violencia, las dificultades económicas y otras circunstancias extremas no son una crisis», dijo un funcionario de la Casa Blanca a CNN.

publicidad

El funcionario dijo que Biden «se refería a la crisis en Centroamérica, a las terribles circunstancias de las que muchos están huyendo. No se refería a la respuesta del Gobierno federal».

San Diego aloja a al menos 500 menores no acompañados 3:48

Ese funcionario agregó: «La respuesta y el proceso del Gobierno federal se han centrado en encontrar soluciones que nos permitan abordar estas causas fundamentales, ampliar el espacio de capacidad y transferir rápidamente a los niños a sus familiares. Seguimos centrados en sacar a los niños de las instalaciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) llevarlos a las instalaciones adecuadas y, en última instancia, reunirlos con familiares o patrocinadores que sean seguros y hayan sido investigados».

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, hizo la misma distinción este lunes por la tarde.

«El presidente no considera que los niños que llegan a nuestra frontera en busca de refugio de la violencia, las dificultades económicas y otras circunstancias extremas sean una crisis. Lo que sí cree es que la crisis en Centroamérica, las terribles circunstancias de las que muchos huyen, es una situación a la que tenemos que dedicar nuestro tiempo y esfuerzo y a la que tenemos que hacer frente si queremos evitar una mayor afluencia de inmigrantes en los próximos años», dijo Psaki en la rueda de prensa de este lunes.

¿Qué habían dicho anteriormente los funcionarios?

El uso de la palabra «crisis» por parte de Biden para describir la situación en la frontera se produjo después de que Psaki, el secretario del Departamento de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas, y Roberta Jacobson, la funcionaria que supervisa la frontera sur, se negaran a calificarla como tal a lo largo de marzo. Este fue un punto en el que Psaki y otros fueron presionados por periodistas en al menos nueve ocasiones.

El número de inmigrantes en la frontera sur fue aumentando de forma constante en las primeras semanas del gobierno de Biden. En febrero se encontró en la frontera a más de 100.000 migrantes, cifra que aumentó a más de 172.000 en marzo.

La infancia en riesgo de niños migrantes en Latinoamérica 1:17

Ese aumento incluía un número creciente de familias y niños. El número de menores no acompañados bajo custodia de la CBP, una agencia que no está destinada a cuidar de los niños durante períodos prolongados, alcanzó máximos dramáticos durante marzo.

Psaki se negó a «poner nuevas etiquetas» cuando se le preguntó si el gobierno tenía una crisis en la frontera el 25 de febrero.

El 1 de marzo, Mayorkas dijo enfáticamente «la respuesta es no» cuando se le preguntó si había una crisis. Dijo en cambio que hay un «desafío en la frontera que estamos gestionando.»

Abordar la inmigración «sin etiquetas»

El 2 de marzo, Psaki reiteró que la administración «abordaría esto sin etiquetar». Volvió a negarse a describirlo como una crisis el 5 de marzo, el 9 de marzo y el 10 de marzo cuando se le preguntó directamente si usaría la palabra «crisis» para describir la situación.

El 9 de marzo había más de 3.200 menores no acompañados bajo custodia, según documentos internos de la agencia revisados por CNN.

Jacobson reiteró esa postura el 10 de marzo. En ese momento dijo: «No estoy tratando de ser ingeniosa aquí, pero creo que el hecho de la cuestión es: tenemos que hacer lo que hacemos independientemente de cómo se llame a la situación».

El 11 de marzo, cuando había unos 4.500 niños bajo la custodia de la CBP, Psaki dijo a Kaitlan Collins de CNN: «No importa cómo se llame. Es un desafío enorme».

Claves para entender la migración masiva a EE.UU. 3:23

El 18 de marzo, Psaki realmente describió brevemente la situación como una «crisis en la frontera», pero cuando se le preguntó más tarde en la sesión informativa si había un cambio en la visión de la administración, aclaró que había «desafíos en la frontera.»

Presionada una vez más el 22 de marzo, Psaki dijo: «Los niños que se presentan en nuestra frontera y que huyen de la violencia, que huyen de la persecución, que huyen de situaciones terribles, no son una crisis. Sentimos que es nuestra responsabilidad abordar humanamente esta circunstancia y asegurarnos de que son tratados y puestos en condiciones que son seguras». Luego afirmó que el foco de la administración estaba en las «soluciones».

La cantidad de menores inmigrantes bajo custodia en EE.UU.

El número de menores bajo custodia de la CPB alcanzó un máximo de casi 5.800 el 28 de marzo. Ese número ha disminuido significativamente desde entonces, a medida de que la administración mejoró los esfuerzos para transferir a los menores de las instalaciones tipo cárcel de la CBP a las manos del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), un departamento mejor equipado para cuidar de ellos.

Hasta la semana pasada, había 2.515 menores bajo la custodia de la CBP.

Sin embargo, el tiempo medio de custodia de la CBP para los menores inmigrantes no acompañados sigue estando muy por encima del límite legal de 72 horas. De hecho ronda las 122 horas, según datos obtenidos por CNN.

El HHS supervisa una red de refugios para menores inmigrantes y ha abierto una serie de sitios emergentes para albergar a los niños hasta que puedan ser entregados a un tutor, como un padre o un pariente, en Estados Unidos. Como resultado, el número de menores bajo custodia del HHS ha crecido. Hasta la semana pasada, había 19.798 menores bajo su custodia.

— Priscilla Álvarez, de CNN, contribuyó a este reportaje.