CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Los tiroteos masivos y el juicio de Chauvin obligan a Estados Unidos a confrontar su cultura de violencia

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — Estados Unidos se ve obligado a enfrentar un fracaso básico para mantener a salvo a sus propios ciudadanos que viven una mortífera serie diaria de tiroteos masivos, mientras el país está al borde del fin del juicio por la muerte de George Floyd.

Ese deber fundamental de cualquier sistema político está siendo socavado por divisiones culturales e ideológicas polarizadas que hasta ahora han hecho imposible abordar adecuadamente la violencia armada, la conducta policial indebida y la desigualdad racial.

Si bien ha habido una gran cantidad de esfuerzos a nivel local, el resultado habitual en momentos como este es la parálisis política, ya que Washington, donde la polarización nacional está institucionalizada, no logra producir ni siquiera reformas marginales para la aplicación de la ley o la seguridad de las armas.

La pregunta ahora es si una nación que ha perdido a más de 560.000 personas en una pandemia, que afectó desproporcionadamente a las minorías, está dispuesta a aceptar el regreso a su antigua normalidad. Los acontecimientos de los últimos días sugieren que no se vislumbra un final para una sombría costumbre de ver videos de teléfonos móviles con estadounidenses de negros muriendo a manos de la policía y asesinatos en masa habituales.

EE.UU. registra 45 tiroteos masivos en un mes 2:57

El juicio de Derek Chauvin por la muerte de George Floyd

Los miembros del jurado en el juicio de Derek Chauvin, el policía de Minnesota que puso su rodilla en el cuello de Floyd durante nueve minutos y 29 segundos –mientras el hombre negro moría sometido–, en mayo de 2020, escucharán los argumentos finales el lunes antes de retirarse para sus deliberaciones.

publicidad

La necesidad de un sistema judicial justo y que funcione requiere que basen sus veredictos en varios cargos de homicidio intencional y también por negligencia, donde cuente únicamente las pruebas obtenidas durante un juicio a menudo desgarrador.

Pero eso no ha impedido que el juicio sea visto en Estados Unidos y en todo el mundo como un momento decisivo que resaltará la injusticia en la forma en que el sistema de aplicación de la ley estadounidense trata a los negros y las minorías estadounidenses.

Dadas las imágenes profundamente perturbadoras de los agonizantes últimos momentos de Floyd que se transmitieron repetidamente en el juicio, la necesidad de unanimidad entre el jurado y el alto perfil del juicio, existe preocupación por lo que podría seguir a los veredictos de inocencia.

«No creo que nadie en Minneapolis, francamente, nadie en Estados Unidos o en una buena parte del mundo entendería cualquier otro veredicto que no sea culpable», dijo la representante de California Karen Bass a Dana Bash, de CNN, en el programa «State of the Union».

Testimonio desgarrador de los vecinos de Floyd por juicio a Chauvin 3:48

El veredicto del juicio a Chauvin es solo el primer paso

Si Chauvin es condenado, la fase de sentencia del juicio también será crucial, dijo Bass. «El veredicto es el primer paso, pero lo que hemos visto en muchos de estos casos, en las raras ocasiones en que hay un veredicto de culpabilidad, hemos visto a la gente salir con sentencias mínimas», agregó Bass, demócrata, que es autora del proyecto de ley de reforma de la policía que tiene el nombre de George Floyd.

Sus comentarios fueron un ejemplo de la extraordinaria presión política que rodeó el juicio en Minneapolis, de la cual el jurado estará aislado al permanecer retenido durante el tiempo que sea necesario para completar sus deliberaciones.

La idea de que el caso, que provocó un activismo masivo a nivel nacional y mundial después de la muerte de Floyd el año pasado, demostraría en sí mismo ser un agente de cambio ha sido desmentida por una serie de recientes asesinatos policiales y acoso a estadounidenses de color.

El tiroteo de Daunte Wright, de 20 años, por una agente de policía en un suburbio de Minneapolis hace una semana, por ejemplo, destacó cómo las detenciones rutinarias de las fuerzas del orden público aún pueden escalar rápidamente con trágicas consecuencias. La tensión es alta en Chicago después de la publicación de imágenes de la cámara corporal después de que un policía matara a tiros a Adam Toledo, de 13 años, en marzo. La angustia de estos incidentes radica no solo en las vidas de los jóvenes perdidos, sino en el hecho de que se sienten tan rutinarios.

Divulgan video en que policía dispara a Adam Toledo 5:39

Sin embargo, a pesar de la violencia continua, algunos activistas ven el juicio de Chauvin como un momento de gran trascendencia.

«El resultado por el que oramos en [el] juicio de Derek Chauvin es que se lo considere penalmente responsable por matar a George Floyd porque creemos que podría ser un precedente para finalmente hacer que Estados Unidos cumpla con su promesa de libertad y justicia para todos», dijo el domingo el abogado de derechos civiles Benjamin Crump.

«Tenemos que finalmente tener este ajuste de cuentas racial en Estados Unidos porque, si no lo hacemos, entonces la gente seguirá teniendo estas protestas emocionales», dijo Crump, quien trabaja  para la familia de Floyd, en «This Week», de ABC.

Cualquiera que sea el resultado del juicio, dependerá de los líderes políticos de Estados Unidos determinar qué nivel de acción se requiere para abordar una cultura de impunidad que refuerza el comportamiento discriminatorio e incluso ilegal en las relaciones policiales con las minorías.

La realidad de un Senado estancado

La Cámara de Representante liderada por los demócratas ya aprobó la Ley de vigilancia George Floyd, que toma una serie de pasos que incluyen la creación de un registro nacional de mala conducta policial y la revisión de la inmunidad calificada, una doctrina legal que dicen los críticos protege a los agentes del orden de la rendición de cuentas.

Pero como la mayoría de los otros asuntos ante el Senado, el paquete enfrenta un futuro incierto en una cámara 50-50 en medio de una atmósfera política tensa que es propensa a la demagogia de los radicales en ambos lados del pasillo político.

Los republicanos, por ejemplo, se han apoderado de las demandas de una minoría de demócratas de izquierda para retirar fondos y desmantelar los Departamentos de Policía, para presentar todo el proyecto de ley como un pasaporte para eliminar por completo la vigilancia policial. Esa es una posición con la que incluso el senador de Vermont, Bernie Sanders, ha dicho que no está de acuerdo.

Pero esos ataques, que presentan el proyecto de ley como parte de una cruzada liberal extrema, pusieron a los demócratas moderados –como el senador de Virginia Occidental, Joe Manchin, un voto crucial en el caucus– en una posición incómoda. Mientras tanto, es probable que otros republicanos se opongan al proyecto de ley argumentando que impone soluciones federales inviables e indeseables en las jurisdicciones locales.

Tampoco está claro cuánto capital político invertirá el presidente Joe Biden en el esfuerzo, dadas sus prioridades políticas personales, incluida la infraestructura, el deseo de no alienar a los votantes republicanos moderados que ha cortejado y dado su parentesco histórico con los sindicatos policiales. Aún así, Biden está bajo una intensa presión sobre el tema dado que su victoria en las primarias demócratas se basó en gran medida en el apoyo de los votantes afroestadounidenses, que también eran distritos electorales críticos en las grandes ciudades de los estados indecisos como Georgia y Pensilvania, que le entregaron el Casa Blanca.

Bass, sin embargo, dijo en el programa «State of the Union» que tenía la esperanza de que se pudieran forjar puntos en común en el Senado, especialmente bajo el liderazgo del senador republicano de Carolina del Sur, Tim Scott.

«Creo que los republicanos con los que estoy trabajando están operando de buena fe», dijo Bass. «Una vez más, una cosa es aprobar legislación en la Cámara. Es un gran obstáculo lograr que se apruebe en el Senado».

Frustran tres posibles tiroteos masivos en EE.UU. 2:11

Los tiroteos masivos siguen y siguen

El fin de semana no trajo un respiro a las muertes por armas de fuego.

Tres personas murieron después de que alguien abrió fuego dentro de una taberna en Kenosha, Wisconsin. Otras tres personas murieron en un tiroteo que, según la policía, parecía estar relacionado con un incidente doméstico en Texas. Las autoridades dijeron que se evitó un posible tiroteo masivo en el aeropuerto de San Antonio cuando un policía de parques detuvo a un hombre con una caja llena de municiones y una pistola calibre .45.

Tales eventos subrayan la fácil disponibilidad de armas mortales. El joven de 19 años que mató a ocho personas en una masacre en una instalación de FedEx en Indianapolis, a última hora del jueves, compró sus dos rifles de asalto legalmente, dijo la policía durante el fin de semana. Según un análisis de CNN, Estados Unidos ha sufrido al menos 50 tiroteos masivos desde el 16 de marzo, cuando ocho personas murieron en tres spas del área de Atlanta. Seis de las víctimas eran mujeres de ascendencia asiática.

El Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos, quien está más identificado con la lucha contra el covid-19, lamentó la incesante pérdida de vidas por delitos con armas de fuego durante una aparición en el programa «State of the Union».

«Quiero decir, en este último mes ha sido horrible lo que sucedió», le dijo Fauci a Bash cuando se le preguntó si la violencia con armas de fuego era una emergencia de salud pública. «¿Cómo puedes decir que no es un problema de salud pública?».

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo la semana pasada que planeaba llevar legislación al Senado para abordar la «epidemia» de violencia armada. Dado que hay pocas señales de que la dinámica política del control de armas haya cambiado, los esfuerzos de Schumer parecen muy probablemente equivalentes a un simbolismo.

Los republicanos tienen pocos incentivos políticos para cooperar con los demócratas debido a la antipatía a cualquier forma de restricción de armas de fuego entre los conservadores de base, persuadidos por los argumentos republicanos de que cualquier restricción es inconstitucional. Pero a menudo se presta menos atención a las libertades a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad que se niegan a las múltiples víctimas de los tiroteos masivos.

Por ejemplo, cuando Biden utilizó recientemente el poder ejecutivo para hacer cumplir algunas medidas modestas, incluida la limitación de las armas de fuego autoensambladas o hechas a mano fabricadas con instrucciones y materiales disponibles en línea, fue acusado falsamente por el expresidente Donald Trump—que sigue siendo la voz más poderosa en el Partido Republicano— de buscar revocar la Segunda Enmienda.

Los senadores demócratas Chris Murphy y Richard Blumenthal, de Connecticut, han estado buscando votos republicanos para un conjunto de reformas limitadas a la verificación de antecedentes y la restricción de la venta de armas a los enfermos mentales.

Pero los republicanos argumentan que los demócratas usan los tiroteos masivos como excusa para quitarles las armas a los estadounidenses respetuosos de la ley que necesitan armas para defenderse en tales situaciones.

Por lo tanto, la posibilidad de que cualquier medida seria de control de armas alcance el umbral de 60 votos en el Senado para superar las tácticas de bloqueo republicanas sigue siendo escasa. Las esperanzas de una reforma policial podrían disolverse por la misma razón, arraigadas en la política, arraigada de un país alejado internamente.