CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
George Floyd

OPINIÓN | Joe Biden pronunció el discurso sobre el veredicto de Chauvin que Estados Unidos necesitaba

Por Gene Seymour

Nota del editor: Gene Seymour es un crítico que ha escrito sobre música, cine y cultura para The New York Times, Newsday, Entertainment Weekly y The Washington Post. Síguelo en Twitter @GeneSeymour. Las opiniones expresadas en este comentario pertenecen exclusivamente al autor. Ver más opiniones aquí.

(CNN) — Esto es lo que no vas a encontrar en un discurso importante del presidente Joseph Biden: una retórica con matices entretejida con referencias a los clásicos; una fraseología elocuente y poética que suena como música celestial y que deja a sus oyentes con ecos de Shakespeare, Lincoln y el reverendo Martin Luther King Jr.
Esto es lo que vas a obtener en un discurso importante de Biden: un torrente de frases, algunas de ellas cuidadosamente recortadas como el arbusto de un vecino, la mayoría de ellas fluyendo y brotando como un río, todas ellas dirigidas no a las vísceras a la manera de su predecesor inmediato, sino directamente hacia el corazón, ya sea para calmar o para despertar, manteniendo a raya cualquier prisa o incautación.

El discurso que Biden pronunció después de que un jurado de Minneapolis condenara al exagente de policía Derek Chauvin por los tres cargos que se le imputaban por la muerte de George Floyd no fue diferente de los numerosos discursos que Biden ha pronunciado a lo largo de sus cinco décadas de vida pública: tan emotivo, anecdótico y sencillo que parecía más improvisado de lo que probablemente era.

En resumen, no fue un discurso «presidencial» a la nación, sino una charla de «Joe» a la gente. A toda la gente.

Más aún, fue un discurso de «Joe» que, con su doble expresión de alivio y determinación, fue muy adecuado para abordar un veredicto que, por muy lógico e inevitable que pareciera dadas las pruebas y los testimonios que lo precedieron, tomó a mucha gente por sorpresa, especialmente a los afroestadounidenses, cuyas expectativas de justicia en el uso violento, y a menudo mortal, de la fuerza policial excesiva contra personas negras desarmadas se han visto perpetuamente frustradas en los tribunales.

Biden prometió en su campaña electoral del año pasado que ayudaría a cambiar las cosas. Hasta ahora, lo ha hecho a su manera, sin tapujos.

Y al llamar por teléfono a la familia de George Floyd casi inmediatamente después del veredicto, y antes de aparecer ante las cámaras para pronunciar su discurso, el presidente presentó una prueba de que no se trataba de anotarse puntos políticos, sino de compartir y curar el dolor profundo de otros.

Cuando Biden habló de la conexión emocional que había establecido con la joven hija de Floyd, hasta el punto de repetir y coincidir con lo que ella le había dicho a su padre: «Papá, has cambiado el mundo», la evidente apelación a la sensibilidad le hizo parecer más sincero, más humano… y más compasivo. Más, digamos, «Joe».

Considere también la maravilla de que un presidente blanco de Estados Unidos, de 78 años, no solo mencione las palabras «racismo sistémico», sino que insista en que sea purgado de una vez por todas de la vida estadounidense. Entre otras cosas, hace que uno se pregunte si esta perspectiva surgió a raíz de la abierta y no tan abierta intolerancia dirigida contra el primer presidente afroestadounidense durante los ocho años en que Biden fue vicepresidente de Barack Obama.

Sea como sea, la voluntad de Biden de hablar de la reforma a la policía y de restaurar la confianza de los negros estadounidenses en el proceso judicial fue un indicador inequívoco de lo mucho que habían cambiado las cosas.

Si hubo un momento en las declaraciones de Biden que pareció incongruente y desvinculado de su momento, fue su insistencia en la protesta legítima y no violenta y su condena de la violencia en las manifestaciones suscitadas por la muerte de Floyd y otros.

Dado que las perspectivas de una reacción violenta se redujeron considerablemente con la decisión del jurado, cabe preguntarse por qué era necesario en ese momento concreto hacer tales advertencias.

Parecía como si la expresión de alivio del presidente hubiera sido interrumpida por parte de otro discurso totalmente diferente que esperaba pronunciar anoche si las cosas hubieran ido por otro lado. O también podría haber sido la forma en que Biden se dirigió a los Departamentos de Policía y a sus partidarios, señalando que, sean cuales sean las reformas que busque en el ámbito policial, no va a interferir en la aplicación adecuada y razonable de la ley. Hay que tener en cuenta, una vez más, que el presidente lleva casi 50 años tratando de abrirse camino en ambos lados del Congreso.

Recuerden también, como insistieron ayer por la tarde tanto Biden como el fiscal general de Minnesota, Keith Ellison, tras el veredicto, que por muy buena que fuera la noticia de la condena de Chauvin, era solo el principio.

Tienen razón. Pero es un comienzo diferente a lo que hemos estado acostumbrados hasta ahora.