CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Joe Biden

OPINIÓN | Lo que los primeros 100 días de Biden podrían decirnos sobre el resto de su presidencia

Por Julian Zelizer

Nota del editor: Julian Zelizer es analista político de CNN. Es profesor de Historia y Asuntos Públicos en la Universidad de Princeton y autor del libro «Quemando la casa: Newt Gingrich, la caída de un presidente y el surgimiento del nuevo partido republicano». Síguelo en Twitter @julianzelizer. Las opiniones expresadas pertenecen al autor. Lee aquí más artículos de opinión de CNNEE.

(CNN) — Los primeros 100 días del presidente Joe Biden están llegando a su fin. Este punto de referencia fue establecido por Franklin D. Roosevelt (FDR), quien tuvo un comienzo tremendamente productivo en su presidencia, en 1933, y se ha utilizado para juzgar a los nuevos presidentes desde entonces.

Aunque los escépticos predijeron que Biden podría ser un líder vacilante que se concentraría demasiado en acuerdos bipartidistas elusivos por temor a sacudir el barco, ha demostrado ser todo lo contrario. Resulta que Biden se puso en marcha y comenzó a crear un récord sólido.

Sin duda, este no es otro New Deal. Biden no ha igualado el ritmo frenético de los primeros 100 días de FDR en el cargo, cuando se aprobaron más de una docena de leyes para brindar alivio, crear empleos e introducir reformas para sacar al país de una recesión. Tampoco está claro si Biden tendrá el mismo tipo de impacto a largo plazo que el presidente Ronald Reagan, quien logró desplazar el debate político hacia la derecha.

Biden dejó su huella con su Plan de Rescate Estadounidense, un paquete de US$ 1,9 billones que ofrece una amplia combinación de alivio, estímulo y asistencia a más largo plazo. La legislación proporcionó ayuda a los gobiernos estatales y locales, cheques directos para las familias estadounidenses, un crédito fiscal por hijos ampliado, asistencia a pequeñas empresas y propietarios de viviendas, compensación por desempleo ampliada y más. En nuestra era de política polarizada, y con un Partido Republicano empeñado en la obstrucción, Biden usó el proceso de reconciliación presupuestaria para eludir las posibilidades de un obstruccionismo, y el proyecto de ley se aprobó en línea con el partido. A diferencia de los programas del New Deal, gran parte del alivio es asistencia a corto plazo. Pero el Plan de Rescate Estadounidense es impresionante en su amplitud y sigue siendo una pieza sustancial de legislación.

Desafíos de la propuesta de Biden en cumbre climática 1:02

Y Biden no se detiene con esta legislación. Ya ha comenzado a trabajar en el Plan de Empleo Estadounidense, un amplio paquete de infraestructura que inyectaría US$ 2 billones en la base de nuestra economía. La legislación financiaría programas de infraestructura tradicionales como puentes y carreteras, al tiempo que mejoraría el servicio de banda ancha, el agua potable y la red eléctrica. Biden también ha prometido luchar contra el cambio climático a través de vehículos eléctricos y fuentes de energía más limpias, al tiempo que promueve la igualdad racial. El Senado ha dictaminado que los demócratas pueden usar el proceso de reconciliación al menos una vez más, lo que podría allanar el camino para la aprobación del proyecto de ley.

El plan de vacunas en los primeros 100 días de Biden

Biden también recibirá altas calificaciones por su manejo del lanzamiento del plan de vacunación en sus primeros 100 días. Los científicos, a veces con la ayuda financiera de la Operación Máxima Velocidad., ya habían desarrollado vacunas altamente efectivas antes de que Biden asumiera el cargo. Pero la administración anterior planeaba adoptar un enfoque de no intervención que dejaría la distribución de vacunas en gran parte a los estados.

Biden centró gran parte de su atención en el desafío logístico de distribuir las vacunas y supervisar los suministros. El país celebró su objetivo de administrar 200 millones de dosis el 21 de abril, mucho antes de lo programado. Como vemos en otros países, como Israel, la vacunación generalizada puede reducir las infecciones y marcar el comienzo de la estabilidad y la normalidad. Sin embargo, las próximas 200 millones de dosis serán mucho más difíciles de administrar, considerando los millones de estadounidenses que todavía dudan en vacunarse.

El presidente Biden también se ha puesto en el mapa en su uso del poder ejecutivo. Se ha movido a un ritmo ferviente para deshacer algunas de las decisiones clave de los años de Trump. Volvió a entrar en el Acuerdo Climático de París, estableció un Consejo de Política de Género en la Casa Blanca y revocó los decretos que limitaban la inmigración y justificaban la separación de familias en la frontera.

A lo largo de todo esto, las calificaciones de aprobación y favorabilidad del presidente han sido sólidas. Sus apariciones ante el público, aunque no tan extensas como las del expresidente, parecen estar cayendo bien. También ha hecho un caso convincente del papel vital del Gobierno en la vida estadounidense, ofreciendo una refutación a Reagan, quien dijo: «El Gobierno no es la solución a nuestro problema, el Gobierno es el problema».

Biden anuncia la compra de 200 millones de dosis de vacunas 0:54

Los problemas y desafíos de Biden en sus primeros 100 días

La presidencia de Biden no ha estado libre de problemas. Ha habido una afluencia de migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México y el número de menores no acompañados ha alcanzado nuevos máximos desde al menos octubre de 2009. Cuando la administración Biden anunció que el presidente mantendría el límite de refugiados del año fiscal en el límite bajo de 15.000 —un récord establecido por su predecesor— provocó una reacción violenta entre los demócratas. Luego, la Casa Blanca dio marcha atrás y anunció que Biden establecería un nuevo límite de refugiados aumentado el próximo mes.

Por otro lado, el apoyo republicano al presidente sigue siendo bajo y parece poco probable que Biden convenza a muchos en el Partido Republicano para que se unan a él en algo. Y si bien el lanzamiento de la vacuna ha tenido un gran éxito, las infecciones por covid-19 siguen siendo altas en estados como Michigan, y el regreso a la recuperación promete muchos obstáculos en el camino.

También es importante recordar que los primeros 100 días no necesariamente determinan el curso del resto de los cuatro años de un presidente. Algunos, como Jimmy Carter, tuvieron mucho éxito durante este período solo para enfrentar la caída política más adelante. Otros, como John F. Kennedy, comienzan lentamente pero terminan fuertes.

Independientemente de lo que depare el futuro, la presidencia de Biden hasta ahora ha energizado a los demócratas, muchos de los cuales se han sorprendido gratamente por su voluntad de seguir adelante y cumplir grandes promesas. Su continua popularidad fortalecerá su posición dentro del partido. Mientras tanto, los demócratas pueden sentirse mejor ante la perspectiva de entrar en las elecciones intermedias de 2022 fortalecidos por los éxitos de Biden y solidificar una coalición política que podría potencialmente iniciar una nueva era en el liberalismo estadounidense.