CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

La Unión Europea apuesta por Pfizer con el mayor acuerdo por la vacuna contra el covid-19 más grande del mundo al tiempo que demanda a AstraZeneca

Por Angela Dewan, Stephanie Halasz, Chris Liakos

Londres (CNN) — La Unión Europea está apostando por la vacuna contra el coronavirus de Pfizer/BioNTech con un acuerdo récord para comprar hasta 1.800 millones de dosis, mientras comenzaron los procedimientos judiciales en su demanda contra otro importante fabricante de vacunas, AstraZeneca, en Bruselas este miércoles.

El acuerdo con Pfizer, que aún no se ha formalizado en un contrato oficial, sería el mayor contrato individual del mundo para una vacuna contra el covid-19 hasta la fecha. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció el viernes la histórica compra durante una visita a la planta de fabricación de Pfizer en Puurs, Bélgica, y dijo que las vacunas se suministrarían hasta 2023.

El acuerdo se anunció en un momento en el que aumenta la presión sobre los países desarrollados para que dejen de comprar más dosis de las que necesita su población, a fin de garantizar que haya suficientes para el resto del mundo.

Negociaciones

Un relato de las negociaciones publicado este miércoles por el diario The New York Times, basado en entrevistas con von der Leyen, el CEO de Pfizer, Albert Bourla, y otros expertos y funcionarios, pintó un cuadro de diplomacia personal entre los dirigentes de Pfizer y de la UE. En él se relata cómo ambos intercambiaron mensajes de texto y llamadas con regularidad durante meses hasta que quedó claro que Pfizer podría suministrar a la UE muchas más dosis que las 300 millones que ya había acordado.

«Múltiples líderes del mundo se ponían en contacto conmigo, desde presidentes o primeros ministros y reyes, hasta secretarios generales de organizaciones», dijo Bourla al diario The New York Times, explicando que esas conversaciones no eran infrecuentes.

Von der Leyen describió las dificultades a las que se enfrentó como dirigente cuando quedó claro que AstraZeneca no iba a cumplir sus objetivos.

publicidad

«Sabía que el aumento de las entregas tendría un comienzo lento por naturaleza al principio, y por lo tanto, también sabía que el primer trimestre iba a ser difícil», dijo.

«No esperaba que fuera tan duro, porque no incluimos la posibilidad de que AstraZeneca redujera las entregas en un 75%. Eso fue un fuerte revés».

Las polémicas alrededor de la vacuna de AstraZeneca 1:35

Von der Leyen dijo que el acuerdo con Pfizer incluiría una cantidad inicial de 900 millones de dosis con la opción de otros 900 millones, según el informe de The New York Times. La Comisión Europea no confirmó inmediatamente ese detalle a CNN.

Un portavoz de la Comisión Europea no quiso comentar los detalles que aparecen en el informe del diario, sino que remitió a CNN a las declaraciones de von der Leyen del viernes, «en las que abordó la importancia de una relación productiva entre la Comisión Europea y las distintas partes interesadas en nuestra estrategia de vacunas».

Pero su confianza parecía haber regresado el viernes al anunciar el acuerdo con Pfizer, y buscó reparar la imagen de la Unión Europea como líder mundial en salud global.

«[El contrato] asegurará las dosis necesarias para dar vacunas de refuerzo para aumentar nuestra inmunidad contra el virus. Proporcionará vacunas adaptadas para escapar de las variantes que ya no responden a las vacunas. Y debería permitirnos vacunar, si es necesario y con seguridad, a niños y adolescentes. Y consolidará el liderazgo de Europa en tecnologías de ARNm», dijo, refiriéndose a la tecnología utilizada en las vacunas de Pfizer y Moderna.

Conflicto con AstraZeneca

La Comisión Europea anunció el lunes que iba a demandar a AstraZeneca por un supuesto incumplimiento de su contrato de suministro de vacunas. Esta es una dramática escalada de la disputa de meses por los retrasos en la entrega que obstaculizaron la distribución de vacunas en gran parte del continente.

Los 27 países de la UE habían encargado a AstraZeneca 300 millones de dosis de la vacuna contra el covid-19, que debían entregarse a finales de junio, con la opción de comprar otros 100 millones. Pero las entregas de la vacuna han estado marcadas por la falta de millones de dosis. La farmacéutica británico-sueca ha dicho que entregará 100 millones de dosis a finales de junio, un tercio de lo que se había fijado inicialmente en su contrato con el bloque.

Fuera del tribunal de Bruselas, un abogado que representa a AstraZeneca, Hakim Boularbah, dijo: «La única declaración que puedo hacer es que AstraZeneca lamenta profundamente la decisión de la Comisión Europea de llevar esta acción a los tribunales. Esperan que el litigio se resuelva lo antes posible».

La empresa ha rechazado en varias ocasiones las acusaciones de incumplimiento de contrato. Su consejero delegado, Pascal Soriot, subrayó en enero que su contrato se basa en el mejor esfuerzo de la empresa para cumplir el calendario y que los objetivos no son legalmente vinculantes.

El contrato completo, no redactado, entre la Comisión Europea y AstraZeneca, publicado por primera vez por la emisora italiana RAI, incluye una cláusula que parece proteger a la empresa de acciones legales por retrasos en la entrega. Sin embargo, un tribunal podría decidir si la empresa hizo realmente sus «mejores esfuerzos razonables» para cumplir sus objetivos, como establece el contrato.

Un abogado de la Comisión, Rafaël Jafferali, dijo el miércoles fuera de la sala del tribunal: «Hemos presentado nuestro caso ante el tribunal. Hemos explicado la situación. Nuestros comentarios son para el tribunal».

Una portavoz del tribunal declaró a CNN que la UE quiere que la empresa se ponga al día en sus entregas al bloque.

La próxima audiencia está prevista para el 26 de mayo. Se espera que el juez tarde entre tres y seis semanas en dictar sentencia.

La demanda es la última de una serie de problemas para AstraZeneca. La empresa fue objeto de escrutinio por la forma en que presentó los datos de sus ensayos clínicos en Europa en las primeras fases de la pandemia, y más recientemente en Estados Unidos.

Los informes sobre una rara, pero a veces mortal, enfermedad de coagulación de la sangre tras el uso de la vacuna en adultos jóvenes, en su mayoría mujeres, ha llevado a algunos países a restringir su uso solo a los miembros de mayor edad de sus poblaciones.

AstraZeneca publicará sus resultados financieros del primer trimestre el viernes.