CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Brasil

Bolsonaro fue ‘advertido’ sobre las consecuencias de ignorar la ciencia sobre el covid-19, escucha investigación parlamentaria

Por Rodrigo Pedroso, Caitlin Hu

(CNN) — Durante meses, los críticos del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, han estado pidiendo una investigación sobre su manejo de la devastadora crisis del covid-19 en el país. El martes finalmente comenzó.

La investigación parlamentaria sobre la respuesta al covid-19 del Gobierno brasileño comenzó con horas de testimonio del exministro de Salud Luiz Henrique Mandetta, uno de varios que han pasado por el papel crucial durante la pandemia.

Mandetta fue un defensor del distanciamiento físico, apoyando las decisiones de los gobernadores estatales de cerrar escuelas y negocios, un enfoque que lo puso en grandes desacuerdos con su entonces jefe. Bolsonaro ha minimizado durante mucho tiempo la gravedad del covid-19 y priorizó la salud económica del país sobre los confinamientos y las reglas de distanciamiento físico.

Antes de que comenzara la audiencia, Bolsonaro tuiteó una cita sobre la importancia de la reapertura de la economía brasileña, que atribuyó al expresidente Fernando Henrique Cardoso (FHC). «FHC reconoce que Jair Bolsonaro siempre ha tenido razón», escribió el presidente. También citó el versículo bíblico de Juan 8:32, que promete «la verdad os hará libres».

El lunes, Mandetta no acusó directamente a su exjefe de manejar mal la pandemia, pero describió repetidos desacuerdos sobre cómo manejar la emergencia. En los primeros días de la pandemia, el Gobierno de  Bolsonaro se mostró reacio a lanzar una campaña de información oficial sobre el covid-19, lo que llevó a Mandetta a comenzar conferencias de prensa diarias, dijo Mandetta a la comisión parlamentaria (CPI).

«No había plan de comunicación. No había ninguno. Lo normal, cuando tienes una enfermedad infecciosa, es que tienes una campaña institucional […] No había forma de hacer una campaña, no querían hacerla», dijo Mandetta.

publicidad

También dijo que advirtió a Bolsonaro que hasta 180.000 personas podrían morir a causa del virus, si se dejaba sin contener, para diciembre de 2020. Brasil finalmente registró un poco menos de ese número a principios de diciembre y un total de 194.949 muertes, el año pasado.

Hasta el martes, más de 411.000 han muerto en el país desde el comienzo de la pandemia.

«Advertí a Bolsonaro sistemáticamente de las consecuencias de no adoptar las recomendaciones de la ciencia», dijo Mandetta, entregando a la CPI una carta del 28 de marzo de 2020 en la que advierte a Bolsonaro sobre los crecientes riesgos del nuevo coronavirus y «recomienda expresamente» al presidente seguir las recomendaciones del Ministerio de Salud. Mandetta fue despedido el 16 de abril.

Mandetta, quien como ministro de Salud cuestionó el respaldo de Bolsonaro a los medicamentos no probados cloroquina e hidroxicloroquina como tratamientos para el covid-19, también dijo que el Gobierno sabía desde el principio que esos medicamentos no tenían respaldo científico. «El Gobierno sabía que estaba prescribiendo cloroquina sin ninguna evidencia científica», escuchó la CPI.

Bolsonaro no ha comentado públicamente sobre el testimonio de Mandetta a la CPI.

La pandemia de covid-19 ha dejado a Brasil con el segundo mayor número de muertes en el mundo y una crisis que no muestra signos de desaceleración: se han diagnosticado más de 77.000 nuevos casos de covid-19 solo en las últimas 24 horas, y 1 de cada 3 muertes en todo el país, este año, se debe al covid-19.

Durante todo ese tiempo, Brasil ha visto un desfile de ministros de Salud que van y vienen, ninguno se queda más de un año. En marzo, cuando una segunda ola letal del virus llevó el número de muertos diarios a niveles sin precedentes, Bolsonaro también reorganizó su gabinete más amplio, reemplazando a seis ministros en un aparente intento de asegurar una mayor lealtad.

Si bien el desprecio por las precauciones de distanciamiento física y la aparición de nuevas variantes extra-contagiosas han impulsado un resurgimiento brutal del virus este año, el despliegue de las vacunas contra el covid-19 en Brasil ha sido lento, afectado por problemas de suministro. Hasta ahora, menos del 10% de la población ha sido vacunada.

Durante los próximos 90 días, se espera que la CPI analice los retrasos en la realización de acuerdos para comprar vacunas contra el covid-19, el gasto del Gobierno en medicamentos no probados, las medidas tomadas para abastecerse de suministros como jeringas y las transferencias de fondos federales a los Gobiernos estatales y municipales.

También bajo el microscopio de los senadores estará la respuesta del Gobierno federal a la escasez extrema de oxígeno en la ciudad amazónica de Manaos a principios de año.

Aunque la CPI no es un órgano de juzgamiento, tiene el poder de reunir evidencia para defender un juicio político. El destino político de Bolsonaro podría estar en juego, con el Senado dividido a favor de derrocarlo para marcar el comienzo de la presidencia del exaliado del Gobierno y presidente de la CPI, Omar Aziz.

«No estoy preocupado porque no debemos nada», dijo Bolsonaro a los periodistas –la semana pasada– sobre los resultados esperados de la comisión. También ha descartado la investigación como un «carnaval fuera de temporada».

El exministro de Salud Nelson Teich tiene programado testificar más adelante en la semana, al igual que el actual ministro de Salud, Marcelo Queiroga. Antonio Barra Torres, titular de la agencia brasileña de salud Anvisa, que autoriza las vacunas, comparecerá ante la CPI el jueves.

Otro exministro de Salud, el general de Ejército Eduardo Pazuello, puede ser uno de los testigos más esperados en la investigación, habiendo servido más que cualquier otro ministro de Salud durante la crisis del covid-19 hasta ahora. Sin embargo, su testimonio se pospuso hasta el 19 de mayo, luego de que informara a la CPI que había estado expuesto al covid-19 y estaba en cuarentena.

«Si el ministro está en cuarentena, no hay problema en esperar 14 días», dijo el martes el senador Aziz. «El comandante del Ejército tiene fe pública; no necesito pedir un examen (de covid-19), ni ninguna prueba. Su palabra será suficiente para mí».