CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Facebook decide el destino de la cuenta de Trump: esto lo que debes saber

Por Donie O'Sullivan

(CNN Business) — La cuestión de si se debe permitir que el expresidente Donald Trump vuelva a Facebook es la decisión de moderación de contenido más grande, polémica y controvertida que haya tomado la compañía. Entonces, ¿quién va a tomar la decisión? Bueno, sorprendentemente, no el fundador y director ejecutivo de la empresa, Mark Zuckerberg.

En cambio, la decisión la tomará la Junta de Supervisión de Facebook, un organismo independiente que a menudo se describe como una especie de Corte Suprema de Facebook. La decisión de la junta se dará a conocer el miércoles.

Si la idea de una Corte Suprema para una red social te deja con muchas preguntas, bueno, no eres el único. A continuación, encontrarás algunas preguntas y respuestas frecuentes sobre la junta para ayudarte a ponerte al día.

¿Qué es la Junta de Supervisión de Facebook?

La junta es una entidad independiente, similar a un tribunal, para apelar decisiones de contenido en plataformas propiedad de Facebook. Está integrada por 20 expertos en áreas como la libertad de expresión, los derechos humanos y el periodismo.

Las decisiones de moderación de contenido, por ejemplo, eliminar o no eliminar una publicación en particular, tomadas por Facebook e Instagram pueden apelarse ante la junta una vez que los usuarios hayan completado el proceso de revisión interno de la empresa. Facebook dice que las decisiones tomadas por la junta son definitivas.

Facebook anunció por primera vez su intención de formar una entidad independiente para examinar las decisiones de contenido en noviembre de 2018. Después de cierta demora, la compañía anunció en octubre de 2020 que la junta comenzaría a escuchar casos.

publicidad

¿Quién está en la junta?

Entre los 20 miembros actuales de la junta se encuentran personas notables de todo el mundo, incluida Helle Thorning-Schmidt, ex primera ministra de Dinamarca; Alan Rusbridger, ex editor en jefe de The Guardian; y Tawakkol Karman, premio Nobel de la Paz que promovió un cambio no violento en Yemen durante la Primavera Árabe, un movimiento en el que las redes sociales jugaron un papel importante.

Pero la junta solo hará lo que Facebook quiera, ¿verdad?

No. La junta está diseñada para ser independiente de Facebook, de acuerdo con su estatuto. Facebook financia un fideicomiso que, a su vez, financia la junta. Los fideicomisarios son «responsables de salvaguardar la independencia» de la junta.

Los críticos de la compañía argumentan que la junta no es verdaderamente independiente y es un «organismo pagado por Facebook, designado por Facebook,  creado por Facebook, usado para blanquear sus decisiones políticamente más sensibles».

Suzanne Nossel, miembro de la Junta de Supervisión de Facebook y directora ejecutiva de la organización de libre expresión PEN America, dijo a CNN Business la semana pasada: «Obviamente, Facebook tiene sus propias motivaciones en esto. Seamos claros. Son una empresa con fines de lucro. No habrían hecho esto si no creyeran que es bueno para los negocios. Han tomado algunas medidas para depositar dinero en un fideicomiso y crear un grupo independiente de fideicomisarios que supervisen la propia junta. Por lo tanto, hay algunos esfuerzos para hacerla genuinamente independiente «.

«Ya sea que vayan lo suficientemente lejos, si surgen circunstancias que prueben o desafíen esos parámetros, tendremos que ver, pero creo que es crucial, si la junta va a desempeñar algún tipo de papel útil, que esa independencia sea absolutamente respetada», añadió.

Algunas, quizá muchas, decisiones que toma la junta pueden, en última instancia, no ser las que Facebook querría, o podrían poner a la empresa en posiciones incómodas. Pero independientemente de las reglas de la junta, Facebook se beneficia de cierta cobertura en las cuestiones de contenido más difíciles.

¿Facebook tiene que hacer lo que dice la junta?

Una decisión tomada por la junta «será vinculante y Facebook la implementará de inmediato, a menos que la implementación de una resolución pueda violar la ley», según los estatutos de la junta.

Recordemos, ¿qué pasó con la cuenta de Facebook de Trump?

A Trump se le cortó el acceso a sus cuentas de Facebook e Instagram propiedad de Facebook el 7 de enero, un día después de la mortal insurrección en Washington.

Zuckerberg escribió en ese momento: «Creemos que los riesgos de permitir que el presidente continúe usando nuestro servicio durante este período son simplemente demasiado grandes».

¿Qué sucede después de que la junta toma una decisión sobre la cuenta de Facebook de Trump?

La decisión de la junta se anunciará a las 9 am ET del miércoles. Se supone que la decisión de la junta sobre si se debe permitir que Trump regrese a la plataforma es vinculante, lo que significa que se supone que Facebook debe tomar la medida.

La junta publicará su decisión en su sitio web junto con una explicación de cómo tomó la decisión. Sin embargo, no hará público quién en la junta votó en qué dirección; los miembros de la junta tampoco deben revelar esa información ellos mismos.

La junta dice que recibió más de 9.000 respuestas públicas sobre qué hacer con la cuenta de Trump, y se espera que también publique una muestra de esas respuestas.

¿Qué casos ha tomado la junta antes de esto?

En su primera serie de fallos en enero, la junta anuló algunas decisiones que había tomado Facebook.

En un caso, Facebook eliminó una publicación de un usuario en Myanmar que había compartido dos fotos de un niño sirio de etnia kurda que se ahogó al intentar llegar a Europa en 2015. El texto que acompaña a la foto, según la descripción de la junta, decía allí había «algo malo con los musulmanes (o los hombres musulmanes) psicológicamente o con su forma de pensar». (Los musulmanes rohingya han sido perseguidos en Myanmar).

Facebook eliminó la publicación debido a sus políticas de incitación al odio. La junta anuló esa decisión.

En una explicación de la decisión publicada en su sitio web, la junta dijo: «Aunque la publicación podría considerarse peyorativa u ofensiva hacia los musulmanes, no promovía el odio ni incitaba intencionalmente a ninguna forma de daño inminente. Como tal, la junta no considera que su remoción sea necesaria para proteger los derechos de otros».

Puedes leer las decisiones completas aquí.

– Brian Fung y Kaya Yurieff contribuyeron con el reportaje.