CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

¿Por qué menos personas están recibiendo la vacuna contra el covid-19 en Estados Unidos?

Por Dr. Elmer Huerta

(CNN Español) – En Estados Unidos, gran parte de su población ya tiene acceso a la vacuna contra el covid-19. Sin embargo, no muchas de ellas están optando por el antígeno y como consecuencia, el ritmo de vacunación se ha disminuido.

En este episodio, el Dr. Huerta nos explica las consecuencias que puede tener esto a largo plazo.

Puedes escuchar este episodio en Spotify o tu plataforma de podcast predilecta o leer la transcripción a continuación.


Hola, soy el Dr. Elmer Huerta y esta es su diaria dosis de información sobre el nuevo coronavirus. Información que esperamos sea de utilidad para cuidar de su salud y la de su familia.

Hoy veremos cuáles son algunas de las razones, por las que, el tan inicialmente exitoso programa de vacunación en Estados Unidos ha entrado en un periodo de enlentecimiento, y si eso amenaza que no se consiga la tan ansiada inmunidad del grupo o del rebaño.

publicidad

¿Cómo va la vacunación en Estados Unidos?

Al momento de escribir este episodio, más de la mitad de la población estadounidense ha recibido por lo menos una dosis de alguna de las tres vacunas aprobadas contra covid-19 en el país.

Pero lo que se observa es que el enorme entusiasmo de la población, que se reflejaba en números récord de vacunados ha cedido por números mucho mas modestos y la población esta más reluctante a vacunarse.

¿Qué puede estar pasando para explicar la notoria disminución en el número de vacunados en Estados Unidos?

Recordemos lo que escuchamos en el episodio del 19 de enero, cuando describimos la teoría de adopción de innovaciones del doctor en psicología Everett Rogers.

Decíamos en ese episodio que, frente a una innovación —como lo es una vacuna— los seres humanos adoptamos las cosas nuevas que se nos ofrecen de diferente manera.

Entre innovadores y adoptadores

En ese sentido, el 2,5% de las personas son los llamados innovadores, es decir, son las primeras personas en adoptar una innovación, en este caso, son las primeras que se pusieron las vacunas. Son aquellas personas que -antes de la pandemia y se ponía a la venta un nuevo modelo de teléfono celular- dormían en la puerta de la tienda para ser los primeros en comprarlo.

Luego sigue un 13,5% de la población, que son los adoptadores tempranos, es decir aquellos que no se vacunaran el primer o segundo día, pero sí lo harán en los primeros días o semanas.

Luego sigue un 34% de la población llamado mayoría temprana que son aquellas personas que esperarán algunas semanas o meses para vacunarse.

Esas son seguidas por otro 34% de la población, llamado la mayoría tardía, quienes tardarán muchos meses en vacunarse, seguidos de los llamados rezagados, que son un 16% de la población, que nunca se vacunará.

¿Quién se ha vacunado mayormente entre estos grupos?

Al parecer, y de acuerdo a la distribución de la población en la curva de adopción de innovaciones, en Estados Unidos ya se vacunaron:

  • Los innovadores
  • Los adoptadores tempranos
  • Y la mayoría temprana, lo cual coincidentemente suma un 50% de la población.

Ahora queda el enorme reto de convencer que se vacune a las personas incluidas en la mayoría tardía, y lograr de esa manera el 85% de personas vacunadas que se necesitan para conseguir la inmunidad de la sociedad.

Para eso, habrá que enfrentar algunas de las causas por las que la población se niega a vacunarse, negativa que está haciendo que se cierren puntos de vacunación que estuvieron llenos al principio y ahora se encuentran vacíos.

La desinformación, ¿un factor clave?

Una de ellas es combatir las campañas de desinformación en las redes sociales, campañas que fueron atizadas por los grupos antivacunas, que aprovecharon la falta de información adecuada sobre la relación entre la formación de coágulos y la administración de la vacuna de Johnson & Johnson, por ejemplo.

Pero el problema no es solo de desinformación de la población, sino que se complica por los tintes religiosos y políticos que influencian las decisiones de las personas.

Al respecto, alrededor del 29% de los republicanos dijeron que definitivamente no se pondrían una vacuna, y el 28% de los cristianos evangélicos blancos dijeron que definitivamente no lo harían.

Además de la enorme tarea de convencer a millones de personas para que se vacunen, factores como la incertidumbre acerca del tiempo que dura la inmunidad obtenida por la vacunación y la presencia de variantes del virus, originadas en países que, paradójicamente, aún no tienen vacunas disponibles para sus poblaciones, hacen que la inmunidad del grupo o de la sociedad sea difícil de alcanzar en Estados Unidos.

De no conseguirse esa inmunidad de la sociedad, es posible que covid-19 no desaparezca y se convierta en una enfermedad que siga causando brotes por mucho tiempo, especialmente en los meses de temperaturas frías.


¿Tienes preguntas sobre el coronavirus?

Envíeme sus preguntas por Twitter, intentaremos responderlas en nuestros próximos episodios. Puede encontrarme en @DrHuerta.

Si cree que este podcast es útil, ayude a otros a encontrarlo, calificándolo y revisándolo en su aplicación de podcast favorita. Volveremos mañana, así que asegúrese de suscribirse para obtener el último episodio en su cuenta.

Y para obtener la información más actualizada siempre puede dirigirse a CNNEspanol.com. Gracias por su atención.

Si tienes alguna pregunta puedes enviarla al doctor Elmer Huerta a través de Twitter. También puedes dirigirte a CNNE.com/coronaviruspodcast para todos los episodios de nuestro podcast «Coronavirus: Realidad vs. ficción».