CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Judicial

Mario González Arenales murió tras ser detenido por la policía en California. Esto dice su madre sobre otras muertes de latinos

Por Nicole Chávez, Jaqueline Hurtado

Oakland, California (CNN) — La madre de un hombre latino que murió bajo custodia policial en Alameda, California, después de estar inmovilizado durante unos cinco minutos, dice que su hijo pidió ayuda a los policías, pero que no tuvieron compasión por él.

Mario González Arenales murió el 19 de abril después de que los policías llegaran a un parque local, respondiendo llamadas separadas sobre un hombre que parecía estar ebrio y un posible robo. Las imágenes de la cámara corporal publicadas por la policía muestran que el joven de 26 años no respondió después de ser inmovilizado por los agentes.

«Vi sus últimos momentos de vida. Vi cuando pidió ayuda… que lo dejaran respirar», dijo su madre, Edith Arenales, sobre las imágenes de la cámara corporal.

«No le tenían compasión a mi hijo, una persona que no estaba armada, que no hacía nada para agredirlos. Nunca los ofendió, nunca lo escuché maldecir porque ese no era el estilo de Mario».

Casi un mes después de la muerte de su hijo, la madre de 45 años dice que su familia está conmocionada. Sin embargo, quieren justicia para él, especialmente porque la policía está matando a latinos y negros.

El incidente ocurrió un día antes de que el exagente de policía de Minneapolis Derek Chauvin fuera declarado culpable de homicidio por la muerte de George Floyd y se produjo en el contexto del asesinato policial de Adam Toledo, un joven latino de 13 años en Chicago.

publicidad

«No podemos aceptar esto porque somos morenos o negros o hispanos como yo. Somos ciudadanos, pagamos impuestos, vivimos aquí», dijo Arenales a CNN.

«Le ha pasado a mucha gente, y porque no tienen papeles (estatus migratorio legal), porque no hablan inglés… tienen miedo y se quedan callados», agregó Arenales.

Mario González Arenales muerte California policía

Edith Arenales, de 45 años, dice que quedó en shock luego de ver cómo trataron los policías a su hijo en las grabaciones de la cámara corporal del incidente.

No se ha determinado la causa de la muerte de González. El sargento Ray Kelly, portavoz del Departamento del Sheriff del condado de Alameda, dijo que los funcionarios esperan que los resultados de la autopsia y la toxicología estén finalizados en aproximadamente tres semanas, pero señaló que los resultados podrían llegar antes.

Una vez que se completa la autopsia, el departamento del sheriff planea convocar a un panel de expertos médicos y forenses para que revisen el trabajo de la oficina del forense del condado, dijo Kelly.

La muerte de González está siendo investigada por la Oficina del Sheriff del Condado de Alameda y la Fiscalía de Distrito del Condado. La ciudad de Alameda dijo anteriormente que contrató a una empresa privada para que también realizara una investigación.

Era el cuidador de su hermano

En el apartamento de su madre en Oakland, las fotos de González están rodeadas de flores, velas de oración, así como frutas y un vaso de agua, algunos elementos de un altar mexicano tradicional en honor a los seres queridos fallecidos.

González pasaba la mayor parte de sus días en el apartamento, cuidando de su hermano menor Efraín, quien tiene 23 años y tiene autismo, dijo su madre. Cuando González fue despedido de su trabajo en una pizzería debido a la pandemia de covid-19, se convirtió en el cuidador de tiempo completo de su hermano.

«Siempre he pensado que las personas que atienden a personas con discapacidad tienen un don. Mi hijo tenía ese don», dijo Arenales.

Gonzalez, right, became the primary caregiver for his 23-year-old brother after he was laid off from his job.

Mario González Arenales se convirtió en el cuidador de su hermano de 23 años luego de perder su empleo.

Dice que su hijo fue respetuoso y nunca ofendió a nadie, tenía «mucho amor» para dar y era una persona adorable.

Cuando se le preguntó si González pudo haber estado ebrio, Arenales dijo que aparentemente lo estaba, pero señaló que todavía está esperando los resultados de la toxicología.

«Usaron mucha fuerza sobre una persona a la que no deberían haberle hecho eso», dijo Arenales.

La madre de González dijo que siempre había admirado a los agentes de policía y ahora ve que hay policías sin experiencia que lastiman a las comunidades.

«No quiero quedarme callada, no quiero que el nombre de mi hijo quede en vano. Quiero justicia», dijo Arenales. «Lo que quiero es que esto no suceda más».

Lo que muestran las imágenes de la cámara corporal

Las imágenes de la cámara corporal publicadas por la policía de Alameda muestran que los policías encontraron a González afuera, justo al lado de una carretera en una zona residencial.

González estaba hablando con la policía y dudó en dar su nombre a los agentes durante aproximadamente 10 minutos antes de que los agentes intentaran inmovilizarlo, según las imágenes.

González parece ser incoherente y continúa resistiéndose al arresto, lo que llevó a los agentes a ponerlo en el suelo, sujetándolo boca abajo mientras luchaba y gritaba.

Según las imágenes de video, no está claro qué nivel de presión usaron los policías.

«No tenemos peso en su pecho, nada», dice un policía a los demás mientras intentan mantenerlo inmovilizado. Un segundo policía parece advertir: «Sin peso, sin peso».

Después de unos cinco minutos de estar inmovilizado, González parece perder el conocimiento. Segundos después de que González deja de moverse o de hacer sonidos, un agente de policía dice que González no responde. Los policías voltean a González y comienzan la reanimación cardiopulmonar (RCP), muestra el video.

Minutos después de que comenzara la RCP, un agente declaró que «no había pulso», muestra el video. Posteriormente González fue trasladado a un hospital.

Josh Campbell de CNN contribuyó a este informe.