CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Liz Cheney, a punto de perder su puesto de liderazgo republicano en la Cámara de Representantes por disputa con Trump

Por Alex Rogers

(CNN) — Se espera que la representante Liz Cheney pierda su puesto en el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes de EE.UU. este miércoles después de rechazar públicamente durante meses la mentira del expresidente Donald Trump de que ganó las elecciones presidenciales de 2020.

Es probable que los republicanos de la Cámara la reemplacen por la representante de Nueva York Elise Stefanik, quien tiene un historial de votación menos conservador que Cheney, pero se ha convertido en una de las principales defensoras de Trump. Cheney se defendió en un discurso el martes por la noche.

«Debemos decir la verdad», dijo Liz Cheney. «Nuestra elección no fue robada. Y Estados Unidos no ha fallado».

Cheney defendió en su conferencia sus comentarios anteriores, así como sus credenciales conservadoras, en medio de las críticas de los aliados de Trump, quienes se negaron a aceptar el resultado de las elecciones.

«Soy una republicana conservadora, y el más conservador de los principios conservadores es la reverencia por el estado de derecho», dijo. «Las elecciones terminaron. Ese es el estado de derecho. Ese es nuestro proceso constitucional. Aquellos que se niegan a aceptar los fallos de nuestros tribunales están en guerra con la Constitución».

A pesar de su enemistad con Trump, los republicanos de la Cámara de Representantes votaron abrumadoramente a principios de febrero para mantener a Liz Cheney como la republicana número 3 de la Cámara.

publicidad
Liz Cheney: Trump no debe jugar un rol en el futuro de EE.UU. 1:28

Pero unas semanas más tarde, su renuncia a Trump representó un marcado contraste con el líder republicano de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy, quien había viajado al complejo de Trump en Mar-a-Lago después de decir que Trump era responsable en el ataque al Capitolio en enero y apoyar a Cheney en el voto de liderazgo en febrero.

Cuando un periodista le preguntó si Trump debería hablar en la Conferencia de Acción Política Conservadora, McCarthy dijo «sí», mientras que Liz Cheney dijo: «No creo que deba desempeñar un papel en el futuro del partido o del país».

McCarthy luego terminó sus apariciones en eventos de prensa con Cheney, planteó preguntas sobre la elección y se distanció de sus ataques.

Los comentarios de Cheney la semana pasada parecieron ser la última gota que derramó el vaso con McCarthy.

Después de que Trump intentó cambiar el nombre de su derrota como «¡LA GRAN MENTIRA!», la republicana de Wyoming señaló que las elecciones de 2020 «no fueron robadas» y tuiteó que «cualquiera que afirme que sí lo fueron está difundiendo LA GRAN MENTIRA, dando la espalda al gobierno de ley, y envenenando nuestro sistema democrático».

Muy conscientes de que los otros miembros del liderazgo republicano de la Cámara son hombres, Trump, McCarthy, el muy republicano de la Cámara Steve Scalise y otros respaldaron rápidamente a Stefanik, quien ha trabajado para elegir a más mujeres republicanas en el Congreso.

«Todos en el liderazgo sirven con el placer de la conferencia», dijo McCarthy en Fox News el fin de semana pasado. «Queremos estar unidos para seguir adelante».

Cuando se le preguntó el martes si Liz Cheney rechazó demasiado a Trump, Scalise argumentó que no se trataba específicamente de los comentarios de Cheney sobre el expresidente, sino de cómo sus comentarios restaron valor al mensaje más amplio de los republicanos.

«No se trata de lo correcto o incorrecto, se trata del enfoque de nuestra conferencia y de centrarse en hacer retroceder la agenda que está impulsando la administración de Biden», dijo Scalise el martes.

La aprobación de Stefanik hacia Trump ha aumentado junto con su distrito del norte del estado de Nueva York, que apoyó a Barack Obama en 2012 pero se decantó por Trump en 2016 y 2020. En 2016, la congresista respaldó a Trump como candidato presidencial del partido, pero ocasionalmente lo criticó y no quiso decir su nombre cuando le preguntaban a quién apoyaría.

Al principio de la presidencia de Trump, se alineó con el entonces presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y se centró en su trabajo en las comisiones de Inteligencia y Servicios Armados. También rompió con Trump en algunas prioridades clave, incluida su decisión de retirar a Estados Unidos del acuerdo climático de París y la ley de impuestos republicana de 2017.

Pero cuando los demócratas de la Cámara de Representantes se movieron para hacer un juicio político a Trump por primera vez en 2019, Stefanik emergió como una de los defensores más abiertos del presidente. Se ganó los elogios de Trump en el proceso; el presidente la llamó «una nueva estrella republicana».

En enero, Stefanik se opuso a certificar la elección de Joe Biden y apoyó una demanda en Texas que buscaba revocar los resultados de la misma en los estados que perdió Trump. La Corte Suprema rechazó la demanda, diciendo que Texas carecía de legitimación para descartar los resultados en otros estados.

Stefanik ha seguido poniendo en duda la victoria de Biden, y dijo la semana pasada que apoya «plenamente» una controvertida auditoría liderada por republicanos en Arizona, donde Biden ganó por un estrecho margen.

No hay evidencia de fraude electoral generalizado en las elecciones de 2020.

Pero algunos republicanos de la Cámara que apoyaron a Cheney en febrero han dicho que su continuo rechazo a las falsas afirmaciones de Trump han fracturado el mensaje del partido mientras buscan recuperar la Cámara de Representantes en 2022.

Annie Grayer, Manu Raju, Lauren Fox y Jeremy Herb de CNN contribuyeron a esto. informe.