CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Juegos Olímpicos Tokio 2020 (2021)

Qué planean los organizadores para que los Juegos Olímpicos se lleven a cabo este año

Por George Ramsay

(CNN) -- A pesar de las protestas del público, el escepticismo de las partes interesadas y un estado de emergencia en curso en Tokio y otras prefecturas, los organizadores sostienen que los Juegos Olímpicos seguirán adelante este año.

Habiendo sido pospuesto por un año, los Juegos Olímpicos están programados para realizarse del 23 de julio al 8 de agosto y los Paralímpicos del 24 de agosto al 5 de septiembre, incluso en el contexto de un estado de emergencia en Tokio y varias otras prefecturas hasta el final de mayo y 45.000 nuevos casos de coronavirus en Japón durante la semana pasada.

El relevo de la antorcha olímpica, ya afectado por la pandemia, continúa su viaje por Japón, y a principios de mayo se realizaron cuatro pruebas de voleibol, clavados, maratón y atletismo.

Más de 11.000 atletas de 207 Comités Olímpicos Nacionales (CON) diferentes participaron en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016, y más de 7.800 atletas ya se han asegurado un lugar para competir en Tokio.

Es posible que haya aumentado el despliegue de vacunas, pero reunir a los mejores atletas del mundo para el evento deportivo más grande del globo será un gran desafío logístico.

¿Cuáles son algunos de los planes implementados?

Dadas las estrictas medidas de salud y seguridad que se están implementando, estos Juegos Olímpicos indudablemente se verán diferentes a los que se han visto antes.

publicidad

En abril, los organizadores lanzaron la segunda versión de un manual que describe una serie de protocolos de covid-19 que, según dijeron, incluirán "una serie de medidas para permitir que los Juegos se lleven a cabo teniendo en cuenta la evolución del covid-19 en Japón y en todo el mundo" en el que "cada participante de los Juegos tiene un papel claro que desempeñar para garantizar su propia seguridad".

Entre estos se encuentran los procedimientos detallados sobre las pruebas, que incluyen a todos los participantes que reciben dos pruebas de covid-19 antes de ingresar a Japón y a los atletas y a los que se encuentran cerca se les realiza la prueba todos los días después de su llegada.

Si un atleta da positivo en la prueba, tendrá que aislarse y no se le permitirá competir, pero se realizará una prueba adicional de la misma muestra si la primera prueba es positiva o no es clara.

Los participantes también tendrán que descargar dos aplicaciones para informes de salud y rastreo de contactos mientras estén en Japón, y los atletas recibirán un teléfono inteligente Samsung al llegar a la villa olímpica y paralímpica para ayudar a registrar los detalles de salud.

A los aficionados extranjeros ya se les ha prohibido asistir a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, y se espera una decisión sobre si se permitirán espectadores nacionales en junio.

Se les ha dicho a los atletas y funcionarios que usen una máscara en todo momento, excepto cuando coman, beban, duerman, entrenen o compitan, de acuerdo con el manual, y se les recomendó que mantengan la interacción física al mínimo.

Se les ha dicho a los atletas que utilicen vehículos dedicados a los Juegos, en lugar del transporte público, para viajar y que no visiten áreas turísticas, tiendas, restaurantes, bares o gimnasios. Todas sus comidas deben comerse en áreas designadas.

Los atletas también tienen instrucciones de salir de Japón dentro de las 48 horas posteriores a la finalización de la competición.

Se espera una versión final del manual, que brinde una idea más clara de cómo funcionarán los Juegos, en junio.

¿Se requerirán vacunas?

Las vacunas se consideran parte de la "caja de herramientas" de las contramedidas durante los Juegos Olímpicos, y el Comité Olímpico Internacional (COI) dice que está trabajando con los países para alentar y ayudar a todos los atletas, funcionarios y partes interesadas a vacunarse.

Sin embargo, no se requerirá una vacuna para participar en los Juegos.

El despliegue de la vacuna en Japón hasta ahora ha sido mucho más lento que en otros países. Al 10 de mayo, había aplicado 4,4 millones de dosis de vacunas a su población de 126 millones de personas.

El desafío para los organizadores es que los países de todo el mundo tienen un acceso variable a las vacunas. Algunos atletas, incluido el velocista Yohan Blake, también han expresado su renuencia a vacunarse.

El costo de cancelar los Juegos

Los organizadores se han apresurado a sofocar los rumores de que los Juegos están programados para cancelarse, y se mantienen firmes en que seguirán adelante según lo planeado.

El primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, ha dicho que la decisión de cancelar los Juegos recae en el COI, y no en el gobierno de Japón o en el comité organizador local.

El funcionario del COI Dick Pound también ha dicho que otro aplazamiento sería prohibitivamente costoso para Japón y logísticamente imposible, especialmente considerando que los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022 están a menos de un año de distancia.

El COI es una organización sin fines de lucro y distribuye alrededor de US$ 3,4 millones todos los días para apoyar a los atletas y organizaciones deportivas de todo el mundo.

Los Juegos Olímpicos representan una parte sustancial de los ingresos totales del COI; entre 2013 y 2016, por ejemplo, un período que abarca los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014 y los Juegos Olímpicos de Verano de Río 2016, el COI generó unos ingresos de US$ 5.700 millones.

Cerca del 75% de los fondos del COI provienen de los derechos de transmisión, lo que significa que los Juegos de Tokio generarían ingresos muy necesarios, incluso sin la asistencia de fanáticos, mientras que una cancelación resultaría desastrosamente costosa.

Los Juegos han sido cancelados solo en tres ocasiones anteriores --en 1916, 1940 y 1944-- todo debido a guerras mundiales.

Oposición pública

Entre el público japonés, existe un fuerte sentimiento de que los Juegos no deberían seguir adelante.

Según una encuesta reciente de la emisora JNN, el 37% de los encuestados pensó que los Juegos Olímpicos deberían cancelarse, el 33% pensó que deberían celebrarse con espectadores limitados y el 28% pensó que deberían posponerse.

Una petición en contra de los Juegos Olímpicos ha obtenido más de 350.000 firmas, mientras que los manifestantes también han salido a las calles para manifestarse en contra de que los Juegos sigan adelante.

Más recientemente, una conferencia de prensa del COI el 12 de mayo fue interrumpida por un manifestante que gritaba "no a los Juegos Olímpicos en ningún lado" y sostenía una pancarta que decía "no a los Juegos Olímpicos en Tokio".

El COI, sin embargo, permanece imperturbable ante la oposición del público.

"Ahora estamos en una fase de implementación con 78 días para el final y totalmente concentrados en que se hagan los Juegos", dijo el portavoz del COI, Mark Adams, en una conferencia de prensa en línea.

"Cuando se celebren los Juegos y los japoneses sean los orgullosos anfitriones de un evento que será un momento histórico, creo que estoy muy seguro de que veremos una opinión pública muy a favor de los Juegos".

Aleks Klosok de CNN contribuyó a este informe.