CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ecuador

Juez de Ecuador dicta prisión preventiva contra defensor del pueblo en investigación por presunto abuso sexual

Por Ana María Cañizares

(CNN Español) — Un juez de Ecuador dictó la prisión preventiva del defensor del pueblo, Freddy Carrión, como parte de una investigación por presunto abuso sexual, según informó este lunes la Fiscalía General en su cuenta de Twitter.

El domingo, el ministro de Gobierno, Gabriel Martínez, informó haber dado instrucciones a la Policía Nacional para que trasladara a la Unidad de Flagrancia de la Fiscalía a Carrión y al exministro de Salud Mauro Falconí.

Carrión y Falconí están investigados por su presunta participación en incidentes de violencia en un departamento de Quito durante una fiesta que las autoridades calificaron como “clandestina» por presuntamente haber tenido lugar durante el toque de queda y restricciones a la movilidad por la pandemia. Según la Intendencia de Policía, allí también hallaron a una mujer cuya protección dispuso la Fiscalía.

Carrión negó haber participado en el hecho. La defensa de Falconí rechazó que su cliente haya cometido un delito.

Stalin Raza, abogado de Carrión, dijo a CNN que presentará la apelación en los próximos días a la medida de prisión preventiva. “No estamos de acuerdo, es una medida desproporcionada”, afirmó.

publicidad

Raza indicó que la Fiscalía ha iniciado una investigación de oficio por el delito de abuso sexual, del que dijo que su defendido no ha participado. “No estamos frente a un hecho de abuso sexual, sino a una gresca entre tres personas donde no hubo ningún incidente de violencia sexual”, agregó el abogado.

Por su parte, el exministro de Salud Mauro Falconí quedó libre tras la audiencia de formulación de cargos. La Fiscalía informó que se lo considera como “testigo” dentro de la investigación.

CNN se comunicó con Ludwing Álvarez, abogado de Falconí, quien señaló que su defendido «no ha cometido ningún delito». Y aunque no explicó las razones por las que se habrían generado incidentes en el domicilio de Falconí, sí indicó que “este no es un tema de su defendido sino de la otra persona», sin aclarar a quién se refería.

En una carta que se publicó en las cuentas de redes sociales de la Defensoría y fue borrada minutos después, Carrión dijo: «No he participado en ninguna fiesta clandestina como se ha dicho en las redes sociales. Tuve una reunión en el domicilio del Dr. Mauro Falconí, con quien compartimos una amistad de varios años».

CNN consultó a la Defensoría la razón por la que se había borrado la carta. Sin embargo, la institución declinó dar explicaciones, aunque la carta fue compartida por el mismo departamento a la prensa. Miguel Vásquez, director de comunicación de la Defensoría, indicó que “a nivel institucional» no van a intervenir.

En esa carta, Carrión también dijo que había pedido una licencia para atender esta situación y colaborar en la investigación.

CNN contactó a la Intendencia de Policía de Pichincha —que responde al Ministerio de Gobierno—, que informó que en la madrugada de este domingo el personal de la institución recibió una alerta sobre la realización de una «fiesta clandestina» en un apartamento del norte de la capital.

Al lugar acudió el personal de la Comisaría y la Policía Nacional que, según la Intendencia de Policía, confirmó haber hallado a Carrión y Falconí. Falconí estuvo al frente del Ministerio de Salud durante dos semanas y renunció a inicios de abril de este año.

Este domingo, la Intendencia informó a CNN que al ingresar al lugar una mujer hallada allí indicó que “había sufrido varias agresiones, que la jalaron del cabello, y que inclusive había sido violentada sexualmente. Además, los dos varones tenían lesiones en su rostro bastante profundas (hematomas) y había exceso de bebidas alcohólicas en el sitio. Los tres ciudadanos estaban en evidente estado etílico».

Varios asambleístas ecuatorianos piden el enjuiciamiento político y destitución del defensor del pueblo, Freddy Carrión. Además condenan los hechos que están siendo investigados, a los que han calificado de “execrables” e “intolerables”.

Carrión se mantiene en el cargo mientras se desarrollan las investigaciones dentro del ámbito judicial.