CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Por qué Biden no interviene en las negociaciones de paz en Medio Oriente

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — Otra tragedia en Medio Oriente nos ofrece una nueva visión de los cálculos, a veces despiadados, de Joe Biden sobre el propósito de su presidencia y su visión del papel de Estados Unidos en el mundo.

La violencia entre Israel y el grupo militante palestino Hamas es la última crisis que no ha logrado distraer a Biden de lo que él ve como su tarea principal: acabar con la pandemia y rescatar la economía.

Biden se negó el lunes a condenar públicamente las incursiones en Gaza del primer ministro Benjamin Netanyahu en represalia por los ataques con cohetes de Hamas, una medida que es consistente con un historial de fuerte apoyo a Israel que supera el de muchos presidentes anteriores.

Sin embargo, la presión nacional e internacional sobre Biden se está intensificando en medio del aumento de las víctimas civiles palestinas, incluida la muerte de niños en Gaza, y la destrucción por parte de Israel de un edificio en el enclave utilizado por Associated Press y otros medios de comunicación.

Otros presidentes habrían sentido la necesidad de aparecer ante las cámaras para llamar a la calma o, al menos, para ofrecer sus condolencias públicas por la muerte de civiles. Algunas administraciones ya habrían lanzado una misión de paz para Medio Oriente. Pero en una región en la que el «proceso de paz» caducó hace tiempo, una región con complicaciones que Biden esperaba evitar, en la medida de lo posible, no es fácil sacar provecho del limitado capital político o diplomático de Estados Unidos.

publicidad

«Hemos dejado claro que estamos dispuestos a prestar nuestro apoyo y a interponer nuestros buenos oficios a las partes en caso de que busquen un alto al fuego», dijo el secretario de Estado Antony Blinken en Dinamarca, en unas declaraciones emblemáticas de un impulso diplomático de Estados Unidos de bajo alcance y de su reticencia a instar a Israel a detenerse.

El único acto público de Biden el lunes se centró en la respuesta a la pandemia y en la ampliación del suministro de vacunas en el extranjero.

Los actos de la Casa Blanca enviaron un mensaje claro y evidente sobre el Medio Oriente.

«Creo que el presidente quiere francamente que este asunto desaparezca», dijo el exnegociador de paz en Medio Oriente y analista de Asuntos Globales de CNN, Aaron David Miller.

«Está atado con el mayor desafío de recuperación nacional desde Franklin Roosevelt. Está eligiendo cuidadosamente sus puntos de política exterior».

El hecho de que Biden no haya perdido de vista la pandemia, y el claro deseo de que sus apariciones públicas se limiten al asunto en cuestión, recuerda su negativa a dejarse arrastrar por la narrativa de la crisis cuando miles de menores migrantes se desplazaron por la frontera durante sus primeros 100 días en el cargo e hicieron arder los medios de comunicación conservadores. Biden también ha mantenido su mirada en la remodelación de la economía para ayudar a los trabajadores en lugar de cumplir con una lista de deseos liberales que incluye la ampliación de la Corte Suprema.

Diplomacia entre bastidores

Como es habitual, Biden mantuvo el lunes su trabajo sobre el conflicto en privado, hablando con Netanyahu por teléfono mientras Blinken realizaba múltiples llamadas a los ministros de Relaciones Exteriores de la región. Egipto, un interlocutor clave con Hamas, es un objetivo clave de la diplomacia de Estados Unidos.

Biden dijo a los periodistas que hablaría de la charla con el líder de Israel después, pero su equipo levantó la sesión (lo que significa que no habría más actos públicos para Biden el lunes) a las 13:48 horas ET, antes de que tuviera lugar la conversación.

Un comunicado sobre la llamada emitido por la Casa Blanca causó un revuelo con una línea que decía que «el presidente expresó su apoyo a un alto al fuego».

El comentario enviaba una sutil señal de que la paciencia de Biden no es infinita con Netanyahu, quien ha indicado que aún no está dispuesto a detener las operaciones contra las instalaciones y los túneles subterráneos de Hamas. Sin embargo, tampoco ha indicado en qué momento los daños políticos colaterales sobre el presidente se convertirán en un obstáculo para su apoyo. En una región tan traicionera como el Medio Oriente, los mensajes codificados en un comunicado de prensa de la Casa Blanca no firmado rara vez logran cambiar la situación. La declaración y las recientes citas de funcionarios anónimos sobre el aumento de la «preocupación» parecían más una maniobra para aliviar la presión de los demócratas de izquierda sobre Biden que un intento real de cambiar la dinámica de una confrontación violenta.

Se han perdido demasiadas vidas

Pero las críticas a Israel van en aumento, al menos dentro del propio partido de Biden.

Conflicto entre Israel y palestinos podría llegar a la guerra 2:31

El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, un demócrata de Nueva York que tiene fuertes credenciales a favor de Israel y que subrayó su derecho a defenderse, hizo un llamativo llamamiento al cese del fuego.

«Quiero que se alcance rápidamente un alto al fuego y lamentar la pérdida de vidas», dijo Schumer a los periodistas, afirmando que estaba de acuerdo con una declaración del senador demócrata Chris Murphy, de Connecticut, y del senador republicano Todd Young, de Indiana, en la que se afirmaba: «Como resultado de los ataques con cohetes de Hamas y de la respuesta de Israel, ambas partes deben reconocer que se han perdido demasiadas vidas y no deben intensificar el conflicto».

Esos comentarios pueden reflejar la presión sobre el propio Schumer desde dentro del Partido Demócrata, sobre todo por parte de su compañera de Nueva York, la diputada Alexandria Ocasio-Cortez, que ha sido mordaz con Israel, al que calificó de Estado «apartheid».

Otro demócrata de alto rango, el presidente del Comité de Servicios Armados del Senado, Jack Reed, es uno de los 28 senadores del partido del presidente que ha pedido públicamente a Biden que garantice un alto al fuego.

«Hamas es un grupo terrorista. Operan bajo el principio del terror. E Israel, como Estado-nación, tiene una mayor carga para demostrar que son incursiones militares necesarias», dijo Reed a Jake Tapper de CNN.

La oposición demócrata es más una señal de peligro para Israel que Biden, ya que amenaza con debilitar la posición de los israelíes en el Capitolio. Varios demócratas prominentes están, por ejemplo, pidiendo que la administración adjunte condiciones a un envío de US$ 735 millones en armamento guiado de precisión para Israel, un paquete que está actualmente en un proceso de aprobación por vía rápida en el Congreso.

La operación de Israel está provocando una mayor tensión en el delicado equilibrio entre los progresistas del Partido Demócrata, como la diputada Ilhan Omar, de Minnesota, y los líderes del partido más antiguos y partidarios de Israel, como la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de California. Eso significará un duro trabajo para los diplomáticos de Israel en el país.

Biden protege a Netanyahu

Los medios de comunicación conservadores han culpado a Biden de la violencia, citando sus esfuerzos por reactivar un acuerdo nuclear con Irán, que financia a Hamas. Pero es difícil ver de qué manera el presidente podría haber protegido más a Netanyahu.

No ha criticado a Israel por los enfrentamientos entre su policía y los palestinos dentro del recinto de la mezquita de Al Aqsa en Jerusalén o por los posibles desalojos de palestinos en un barrio de Jerusalén Este, la parte de la ciudad que consideran como la futura capital de su futuro Estado. Los progresistas de Washington culpan a esos incidentes de haber desencadenado el hervidero que lleva meses formándose entre israelíes y palestinos.

Netanyahu: Hamas y la Yihad islámica pagarán por esto 2:43

En una primera muestra de la protección de Biden a Netanyahu, dos diplomáticos dijeron a CNN que Estados Unidos bloqueó las declaraciones públicas del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre el conflicto.

Aun así, el líder de la minoría del Senado, el republicano de Kentucky Mitch McConnell, tendió una trampa política al presidente en caso de que la Casa Blanca endurezca su línea contra los israelíes.

«El presidente Biden debe mantenerse firme frente a las crecientes voces dentro de su propio partido que crean una falsa equivalencia entre los agresores terroristas y un Estado responsable que se defiende», dijo McConnell.

No hay ventajas en el enfrentamiento con el primer ministro israelí

Biden conoce el lado negativo de enemistarse públicamente con Netanyahu.

La presión del presidente Barack Obama sobre el primer ministro de Israel, y la disposición de Netanyahu a jugar a la política en Washington a sus espaldas, marcaron la administración en la que Biden ejerció como vicepresidente. Dada la antipatía de Biden por impulsar la paz en Medio Oriente, hay pocas razones para enemistarse con el primer ministro de Israel.

Aun así, la posición de Biden no está exenta de riesgos. El rápido aumento de las víctimas civiles plantearía preguntas sobre por qué no fue más agresivo al intentar detener los combates.

Un posible aspecto positivo de los últimos días es que Netanyahu podría quedar en deuda con Biden ante cualquier acuerdo de alto al fuego. No está claro cómo el presidente podría aprovechar esas ventajas. Posiblemente podría convencer al líder de Israel, si es que puede seguir siendo primer ministro en medio de la incertidumbre política de su país tras otras elecciones no concluyentes, para que evite provocaciones como los proyectos de asentamientos más controvertidos.

En caso de un acuerdo con Teherán que pudiera significar el regreso de EE.UU. al acuerdo nuclear internacional, Biden podría tratar de mitigar la oposición pública de Netanyahu. Sin embargo, el primer ministro de Israel se opone tan rotundamente a la idea que Biden no tardaría en quemar cualquier capital político acumulado.

La estrategia del presidente también ha puesto de manifiesto la limitada focalización de una política exterior que destaca sobre todo por su afianzamiento de una postura más adversa hacia China. Está señalando que, en la era posterior a «Estados Unidos Primero», no se volverá a los días en los que Washington invertía grandes esfuerzos en negociar acuerdos de paz en Medio Oriente.

Lo máximo que se puede esperar de este limitado esfuerzo es el apoyo a un alto al fuego. Eso en sí mismo es un reconocimiento de que las estructuras que permitían los «procesos de paz» patrocinados por Estados Unidos y los esfuerzos por consagrar un Estado palestino ya no existen. El movimiento político de Israel hacia la derecha y la división palestina entre Hamas en Gaza y los líderes envejecidos e ineficaces en la Ribera Occidental significan que este es un momento poco prometedor.

De hecho, es probable que el conflicto actual disminuya aún más los incentivos de Biden para involucrarse.