CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

ANÁLISIS | Rebelión republicana contra Trump en la Cámara de Representantes establece una dura batalla en el Senado por investigación del 6 de enero

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — Treinta y cinco republicanos de la Cámara de Representantes eligieron la verdad y la democracia estadounidense sobre el culto a la personalidad de Donald Trump. Ahora sus colegas del Senado enfrentan la misma batalla de conciencia por el esfuerzo por investigar la insurrección en el Capitolio.

La Cámara de Representantes votó para establecer una comisión bipartidista independiente, el miércoles, pero el proyecto de ley aún tiene un camino de suspenso por delante, ya que los partidarios buscan los votos de 10 senadores republicanos necesarios para convertirlo en ley. Sigue siendo una pregunta abierta, aunque desconcertante, si los senadores republicanos se interpondrán en el camino de una investigación sobre un ataque armado que los llevó a huir en busca de seguridad.

La rebelión de 35 republicanos de la Cámara de Representantes contra su líder, el representante de California Kevin McCarthy, quien presionó con fuerza para derrotar el proyecto de ley, representa la reprimenda más fuerte hasta ahora al expresidente por parte de su propio partido, mucho más que los 10 republicanos que votaron a favor del juicio político a Trump por los hechos de la turba en el Capitolio. El sorprendente tamaño del voto republicano para la comisión puede indicar que la política sobre el tema aún no está escrita en piedra y podría hacer que algunos republicanos hagan una pausa mientras consideran su posición sobre la investigación de la insurrección.

«La gente dijo que no obtendríamos más de 20 votos en la Cámara de los republicanos», dijo el presidente de la Comisión de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, Bennie Thompson, de Mississippi, quien negoció el proyecto de ley de compromiso con un colega republicano.

«Tenemos 35, soy optimista del lado del Senado», dijo Thompson en «Erin Burnett OutFront», de CNN.

John Kasich, el exgobernador republicano de Ohio, se preguntó tentativamente en «The Situation Room with Wolf Blitzer», de CNN, si el tamaño del voto republicano a favor de la comisión fue el «comienzo de la ruptura de la presa» contra Trump.

publicidad

«Es un gran golpe para el liderazgo que perdieron a estas personas y eso va a dar impulso en el Senado para ver si pueden encontrar a 10 personas que digan que deberían llegar al fondo del asunto», dijo el antiguo oponente de Trump en las primarias presidenciales de 2016.

El poder de Trump sigue siendo dominante

Vale la pena recordar que 35 votos republicanos a favor de la comisión representan una pequeña fracción de la bancada del Partido Republicano. Un total de 175 republicanos votaron en contra de establecer el panel, la mejor esperanza de esclarecer hechos establecidos nacionales sobre la efectiva intentona golpista de Trump contra el Congreso.

El considerable voto en contra de un acuerdo para establecer la investigación, que obtuvo concesiones de los demócratas y fue negociado por el representante republicano de Nueva York John Katko, mostró el poder aún vibrante de Trump dentro del partido.

A última hora del martes, Trump se preguntó en un comunicado si McCarthy y el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, estaban «escuchando» su intento de encubrir un ataque atroz contra la democracia estadounidense.

En 24 horas, el expresidente tuvo su respuesta. Las fuentes dijeron que McCarthy estaba imponiendo una intensa presión sobre sus miembros republicanos que estaban pensando en respaldar el compromiso bipartidista.

Aún más significativamente, McConnell, quien había dicho que estaba abierto a escuchar argumentos a favor de la comisión, se manifestó en contra.

Su decisión no solo mostró el poder de Trump, sino también cuánto necesita el partido a los votantes de base en los que McConnell y McCarthy confían en su búsqueda para recuperar el control de la Cámara de Representantes y el Senado en las elecciones de mitad de período, el próximo año.

Una decisión difícil para los senadores republicanos

El hecho de que no haya un apoyo abrumador para investigar un incidente, en el que un presidente en funciones envió a su turba a atacar al Congreso para tratar de interrumpir la transferencia de poder a su sucesor, cuenta una historia elocuente sobre el estado de la política estadounidense.

La movida de McConnell, quien condenó ferozmente la insurrección en el Capitolio, pero finalmente hizo el cálculo político de no condenar al expresidente en su juicio político, podría ser crucial.

En efecto, dio cobertura a muchas de sus tropas del Senado para votar en contra del establecimiento de la comisión con sus argumentos de que había sido demasiado politizada por la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y que correría el riesgo de restar valor a un gran número de fiscales penales contra los alborotadores del 6 de enero.

El proyecto de ley está en duda porque los republicanos enfrentan las mismas opciones políticas que tenían cuando la mayoría de ellos vacilaron sobre responsabilizar a Trump en su segundo juicio político por el ataque de la turba que incitó.

La santidad de las elecciones libres y el experimento estadounidense de dos siglos y medio con el autogobierno democrático es una cosa. Pero cualquier senador que quiera un futuro en el partido, y la oportunidad de disfrutar de la vida en una mayoría republicana después de las elecciones de mitad de período, necesita los votantes más comprometidos del expresidente.

Hay muchos ejemplos de lo que les sucede a los republicanos dispuestos a desafiar a Trump.

La representante de Wyoming Liz Cheney, quien anteponía el principio de transferencias pacíficas de poder a su propia carrera, perdió su puesto de liderazgo en la Cámara. Los republicanos en la Cámara y el Senado que votaron para acusar y condenar a Trump han sido condenados al ostracismo por sus colegas, censurados por los partidos locales y ya están enfrentando los desafíos de los oponentes pro-Trump en las primarias.

Una estrategia emergente de mitad de período

Aparte de la influencia de Trump, hay varias otras razones por las que los líderes republicanos se oponen a una comisión formal como la que investigó los ataques terroristas el 11 de septiembre de 2001.

Es probable que cualquier informe final de la comisión sea muy crítico con el papel del expresidente que reiteró que las elecciones estadounidenses fueron robadas y luego incitó a partidarios furiosos a marchar hacia el Capitolio de Estados Unidos mientras el Congreso certificaba su derrota.

Un panel armado con poderes de citación también podría llamar a figuras clave, como el propio McCarthy, para que presten un testimonio de alto perfil bajo juramento sobre su propia participación en la insurrección, incluida una llamada telefónica enojada con Trump a medida que se desarrollaba. Eso sería profundamente vergonzoso ya que McCarthy ha unido su partido a la estrella política aún ardiente de Trump mientras intenta ganar el mazo del presidente de la Cámara, el próximo año.

Si bien también investigaría las fallas en la Policía del Capitolio de EE.UU. y la seguridad alrededor del Capitolio, es probable que la comisión también observe el papel que desempeñan muchos miembros del Congreso en avivar las mentiras de Trump sobre el fraude electoral.

Y sería un espectáculo público masivo, con días de audiencias televisadas y testimonios que probablemente serían perjudiciales para Trump y su partido.

Los líderes republicanos también han sido notablemente abiertos sobre otras razones de su reticencia a votar por la comisión: quieren aumentar la presión sobre el presidente Joe Biden en su agenda liberal expansiva y concentrarse en su mensaje de mitad de período.

El senador de Dakota del Sur John Thune, el segundo republicano del Senado, ha dicho que está de acuerdo con una comisión, siempre que esté configurada de una manera que los demócratas no puedan utilizarla como arma política.

Pero también le dijo a CNN –el miércoles– que quería hablar sobre «el tipo de cosas con las que está lidiando el pueblo estadounidense: trabajos y salarios y la economía y seguridad nacional, calles seguras y fronteras fuertes, no reexaminar las elecciones de 2020».

«Muchos de nuestros miembros, y creo que esto es cierto para muchos republicanos de la Cámara de Representantes, quieren avanzar y no mirar hacia atrás. Cualquier cosa que nos haga refritar las elecciones de 2020, creo que es un día perdido para poder dibujar un contraste entre nosotros y la muy radical agenda de izquierda de los demócratas», agregó.

Cualquier búsqueda de los 10 votos necesarios para consagrar la comisión probablemente comenzaría con los siete republicanos que votaron a favor de un juicio político a Trump, en febrero, por la insurrección.

Varios de ellos, como el senador de Utah Mitt Romney y la senadora de Alaska Lisa Murkowski, se han establecido durante mucho tiempo como enemigos de Trump y probablemente tengan poco que perder políticamente al apoyar una investigación. Otros, como los senadores Richard Burr, de Carolina del Norte, y Pat Toomey, de Pensilvania, se están jubilando, por lo que pueden estar menos limitados por un enfoque de mitad de período que algunos de sus colegas y pueden darse el lujo de no preocuparse por los desafíos futuros de las primarias.

Pero un senador como Bill Cassidy, de Louisiana, quien sorprendentemente votó para condenar al expresidente, ahora puede tener razones para mantener la cabeza abajo y tiene preguntas más difíciles de responder mientras reflexiona sobre su voto.

Otra senadora que votó por condenar a Trump, la senadora Susan Collins, de Maine, dijo el miércoles que sentía que Pelosi había politizado la comisión y que no podía apoyarla en su forma actual.

E incluso si los siete republicanos que votaron a favor de condenar a Trump por la insurrección del Capitolio se mantuvieran alineados sobre el asunto actual, los demócratas aún tendrían que encontrar tres republicanos más que se rebelen contra McConnell.

Las matemáticas complicadas sugieren que los 35 votos de conciencia en la Cámara de Representantes, el miércoles por la noche, pueden no ser un presagio de una rebelión aún más significativa contra el expresidente en el Senado.