CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Medio Oriente

Cómo una redada en Afganistán reveló que al Qaeda sigue teniendo alcance mundial bajo la «protección» de los talibanes

Por Nick Paton Walsh, Evan Perez, Mohammed Tawfeeq

(CNN) — Una redada en una remota aldea de Afganistán lleva a la muerte de un anciano líder de al Qaeda, buscado por el FBI. Se incautan mensajes a las células del grupo en todo el mundo. Dos ataques con drones contra combatientes en el noroeste de Siria se suceden rápidamente.

Los detalles de una operación poco publicitada –realizada en octubre contra Husam Abd-al-Rauf, un alto líder de al Qaeda, en la provincia afgana de Ghazni– han revelado cómo el grupo terrorista sigue prosperando en Afganistán bajo la protección de los talibanes y sigue conectado con sus otras franquicias en todo el mundo, según los relatos proporcionados por funcionarios de inteligencia afganos a CNN.

La redada contra Al Rauf permitió detectar mensajes de al Qaeda entre Afganistán y Siria, según un funcionario afgano. En los diez días siguientes se produjeron dos inusuales ataques estadounidenses contra islamista de al Qaeda en la provincia siria de Idlib, aunque funcionarios estadounidenses restaron importancia a cualquier conexión.

Los detalles de la redada de Al Rauf, que no se habían revelado hasta ahora, contribuyen a dar una idea de lo estrechos que son los vínculos de al Qaeda con los talibanes, según un alto oficial de los servicios de inteligencia afganos que habló con la CNN. Es «ahora mucho más profundo de lo que pensamos», dijo el funcionario. «Ya no se trata solo de una conexión ideológica, también es una conexión familiar. Hay matrimonios mixtos. Y eso es imposible de detener para los talibanes, y no permitir que [al Qaeda] haga algo fuera» del país.

Al Qaeda crece protegido por talibanes en Afganistán

Husam Abd-al-Rauf en un cartel de los más buscados por el FBI de 2019

El funcionario dijo que los talibanes dan refugio a al Qaeda a cambio de su experiencia en la recaudación de fondos y la fabricación de bombas. Los terroristas «recogen dinero de diferentes partes del mundo y se lo dan a los talibanes», explicó el funcionario. «Entrenan a los terroristas suicidas y les ayudan en el pensamiento estratégico. A cambio, los talibanes les proporcionan refugio».

publicidad

Un problema para el Gobierno de Joe Biden

Esa evaluación de los funcionarios afganos, y los detalles que proporcionaron sobre la conexión de al Qaeda en Afganistán con células de todo el mundo, serán una lectura incómoda para el Gobierno de Joe Biden a medida que se pone en marcha la retirada de las tropas estadounidenses. El presidente ha apostado gran parte de su plan de salida de la guerra más larga de Estados Unidos a que el grupo terrorista ya no es una amenaza para los estadounidenses desde Afganistán. Al anunciar la retirada, dijo que Estados Unidos había acudido a Afganistán para asegurarse de que «no pudiera ser utilizado como base para atacar nuestra patria de nuevo». Con al Qaeda «degradada», había «cumplido ese objetivo», mantuvo.

Sin embargo, en una serie de entrevistas en Kabul, funcionarios afganos describieron a un grupo terrorista que disfrutaba de un cómodo refugio en las zonas controladas por los talibanes, y que solo a veces era perseguido por sus fuerzas especiales. Un funcionario afgano sugirió que el grupo estaba a unos 18 meses de poder lanzar ataques contra Occidente, y que era capaz de lanzar ataques regionales desde Afganistán a finales de año. Las inusuales entrevistas se concedieron en un momento en que los funcionarios afganos están cada vez más preocupados por la posibilidad de que la retirada de Estados Unidos del país –que debe concluir antes del vigésimo aniversario de los atentados del 11S, perpetrados por al Qaeda– provoque un aumento de las actividades del grupo.

El discurso de Biden sobre Afganistán ante el Congreso 2:15

Las preocupaciones afganas también se basarán en la ansiedad por el aparente rechazo de los talibanes al proceso diplomático que abrazaron el año pasado con el Gobierno de Donald Trump. La promesa de los talibanes de no cooperar con los terroristas ni darles cobijo fue fundamental para el acuerdo de paz firmado con Estados Unidos en Doha el año pasado, bajo la administración Trump. El primer punto del acuerdo establece que el grupo insurgente «impedirá el uso del suelo de Afganistán por cualquier grupo o individuo contra la seguridad de Estados Unidos y sus aliados.»

El alto funcionario de la inteligencia afgana dijo que la promesa de paz a la administración Trump «era como una broma entre ellos. Sabían que esto no ocurriría».

La redada aporta nuevas pistas sobre el alcance de al Qaeda

Los funcionarios afganos citaron detalles no revelados anteriormente sobre la redada de octubre dirigida a al-Rauf, también conocido como Abu Muhsen al-Masri, como prueba del crecimiento de al Qaeda. El líder terrorista murió a causa de sus heridas poco después de ser detenido por las fuerzas especiales afganas, en el pequeño pueblo de Kunsaf, controlado por los talibanes, en la provincia de Ghazni.

Sobre él pesaba una orden de arresto emitida por un tribunal de Manhattan, el 27 de diciembre de 2018, por «conspiración para asesinar a ciudadanos estadounidenses» y «proporcionar apoyo material a una organización terrorista extranjera», según el aviso de búsqueda del FBI, publicado entonces. En la última década, había publicado una serie de grabaciones de audio y vídeos a través de los canales de comunicación de al Qaeda. En ocasiones arremetía contra «el mentiroso en la malvada Casa Blanca que afirma que retirará sus fuerzas de Afganistán porque la misión ha terminado». En otros momentos, despreció a Gran Bretaña y a Estados Unidos por ser racistas.

guerra afganistan estados unidos

Soldados estadounidenses disparan artillería en la provincia afgana de Kandahar, en junio de 2011 (Crédito: Baz Ratner/Reuters)

Altos funcionarios afganos dijeron que el ciudadano egipcio se había escondido en Afganistán desde que salió de Pakistán en 2014, comunicándose con células de al Qaeda en otros países. Otro funcionario afgano añadió que los mensajes específicos encontrados en el ordenador personal de al-Rauf mostraban comunicaciones cifradas con otras células de al Qaeda en Siria y Pakistán.

«Estaba en contacto con otros miembros clave de al Qaeda en el resto del mundo. Tenía algunos programas operativos», dijo el alto funcionario de la inteligencia afgana. El funcionario se negó a dar más detalles, citando el trabajo antiterrorista en curso, pero añadió: «Su refugio estaba muy bien protegido por los talibanes.»

En los mensajes encontrados en su ordenador, Al Rauf decía a sus homólogos de al Qaeda que Afganistán podría volver pronto a su posición anterior al 11S como centro principal del grupo terrorista, dijo el alto funcionario. Expresó su preocupación de que la próxima fase de la retirada de Estados Unidos llevara a Afganistán a «convertirse en [una] base, un bastión para que esa gente organice atentados fuera [del país]».

Aún sin pruebas de inminentes operaciones globales de al Qaeda

El alto oficial de los servicios de inteligencia dijo no tener por el momento ninguna prueba que sugiera que al Qaeda esté planeando operaciones más allá de Afganistán. «Pero están entrando en un nuevo lugar de reorganización para luego realizar misiones a mayor escala», dijo, y añadió que un detenido de la operación de Al Rauf había aportado pruebas de ello durante el interrogatorio.

En una posible señal del alcance global de las células afganas del grupo terrorista, Estados Unidos llevó a cabo dos ataques puntuales contra militantes de al Qaeda en Siria en los días posteriores a la redada contra Al Rauf y al descubrimiento de mensajes en su ordenador dirigidos a islamistas sirios de este grupo terrorista. Un segundo alto funcionario de los servicios de inteligencia afganos declaró a CNN que Estados Unidos había pedido que se retrasara la difusión de los detalles de la redada contra Al Rauf, que se produjo hasta quince días antes de que se anunciara el 24 de octubre. Ese funcionario añadió que era «muy probable» que la redada estuviera relacionada con los ataques a Siria, pero añadió que no tenían ninguna prueba al respecto.

Los drones estadounidenses atacaron dos objetivos en Siria el 15 y el 22 de octubre, golpeando células de al Qaeda. Se dieron pocos detalles sobre el primer ataque, mientras que el segundo mató a siete líderes de al Qaeda en una reunión, según un comunicado de Estados Unidos, publicado en ese momento.

Así cambiaría Afganistán sin las tropas estadounidenses 4:12

Un funcionario estadounidense restó importancia a las conexiones entre la incursión de Al Rauf, los mensajes interceptados y la repentina oleada de ataques contra al Qaeda en Siria. La teniente coronel Karen Roxberry, portavoz del CENTCOM, el mando estadounidense responsable tanto de Afganistán como de Siria, dijo en un comunicado que «no tenía conocimiento de que hubiera una relación» entre la redada y los ataques en Idlib.

Suhail Shaheen, portavoz en Doha de los talibanes, que prefieren el nombre de Emirato Islámico, dijo a la CNN que las acusaciones «no son ciertas». Dijo que el Gobierno de Kabul había querido durante las últimas dos décadas «crear sospechas para que las fuerzas extranjeras se quedaran», para que luego «se mantuvieran en el poder y tuvieran miles de millones para hacer más grandes sus cuentas bancarias».

El acuerdo de paz de 2020 en Doha, en dudas

Shaheen dijo que el acuerdo del Emirato con Estados Unidos especificaba que no permitirían que se utilizara Afganistán para atacar a Estados Unidos o a sus aliados. «Si lo hacemos, nos creamos problemas y no habrá paz en Afganistán. Guerra tras guerra. Va en contra de nuestros intereses». Dijo que, tras la firma del acuerdo con Estados Unidos en Doha, se reunieron sus mandos militares y se expuso ese compromiso en una reunión, y luego en una carta.

A continuación se envió una segunda carta, dijo Shaheen, en la que sus dirigentes decían que cualquier miembro talibán con extranjeros en sus filas sería despedido inmediatamente y llevado a los tribunales. Dijo que eso incluía a los combatientes del vecino Pakistán. «Todos», dijo.

Un informe del Tesoro estadounidense publicado a principios de enero de este año decía que al Qaeda estaba «ganando fuerza en Afganistán mientras seguía operando con los talibanes, bajo la protección de éstos».

La relación de los talibanes con al Qaeda ha sido objeto de diferentes evaluaciones, y los funcionarios estadounidenses han sido acusados en ocasiones de restar importancia a la amenaza en busca de mayores recursos militares, y más recientemente de restarle importancia antes de la retirada prevista.

Aunque muchos analistas creen que los talibanes se arrepienten en última instancia de haber albergado al grupo terrorista que estuvo detrás del 11S y de haber desencadenado la invasión estadounidense, en la última década han promovido a Siraj Haqqani, un insurgente afiliado a al Qaeda que dirige la Red Haqqani, para que se convierta en el comandante de operaciones militares de los talibanes en 2015.

El alto funcionario de la inteligencia afgana dijo que varios detalles sobre el tiempo que Al Rauf pasó en Afganistán mostraban sus íntimas conexiones con el liderazgo talibán. Uno de sus controladores talibanes, conocido como Zahed, estaba en una lista de prisioneros que los talibanes pidieron que fueran liberados como parte de las anteriores conversaciones de paz de Doha, dijo el funcionario. «En ese momento, no conocíamos la conexión», dijo el alto funcionario afgano sobre las liberaciones de principios de 2020. «Demuestra la simpatía de los dirigentes talibanes por esa persona, que [estaba] trabajando como enlace entre al Qaeda y los talibanes».

guerra afganistan estados unidos

En esta imagen tomada de televisión, el entonces líder de al Qaeda, Osama bin Laden, habla desde un lugar no revelado, en 2001 (Crédito: Al Jazeera TV/Getty Images)

Un informe de la ONU, publicado en febrero, afirmaba que el «asesinato de varios comandantes de al Qaeda en territorio controlado por los talibanes subraya lo cerca que están ambos grupos». El informe mencionaba la muerte de Al Rauf, pero también el asesinato de un subjefe de al Qaeda en el subcontinente indio, Mohammad Hanif, el 10 de noviembre, en la provincia afgana de Farah. El informe cita a un «Estado miembro» de la ONU, que afirma que Hanif «había estado proporcionando entrenamiento para la fabricación de bombas a los insurgentes talibanes».

El informe de la ONU concluye: «Ambos parecen haber recibido refugio y protección de los talibanes». Añade que hay «más pruebas de las estrechas relaciones entre los grupos», citando la petición de los talibanes de que la esposa de un alto cargo de al Qaeda, muerto en un operativo en 2019, fuese incluida en el intercambio de prisioneros de 2020 con el Gobierno afgano.

El alto funcionario afgano declinó nombrar al actual líder de al Qaeda en Afganistán y dijo que técnicamente Ayman al-Zawahiri seguía siendo el jefe del grupo desde la muerte de Osama Bin Laden, en 2011. «Nuestra inteligencia sigue sugiriendo que al-Zawahiri está en algún lugar de las áreas tribales de Pakistán», dijo. «Pero no tenemos información clara sobre su ubicación exacta».