CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Latinos

Se estima que 2.600 latinos murieron a manos de la policía o bajo custodia en los últimos seis años, según un informe preliminar

Por Nicole Chávez

(CNN) — Aunque el alcance real del impacto de la brutalidad policial es difícil de cuantificar, un nuevo informe indica que más de 2.600 latinos murieron a manos de la policía o mientras se encontraban bajo custodia en los últimos años.

El informe, que publicó el jueves UnidosUS en asociación con un grupo de investigadores, académicos, activistas y familiares de latinos que murieron a manos de la policía, indica que hay un conteo muy por debajo de la realidad de las muertes de personas de color. Y afirma que se necesita hacer mucho más para generar una base de datos precisa que recopile información sobre el origen étnico.

Como parte de su esfuerzo inicial y consciente de las limitaciones de su método, el grupo recién formado, el Raza Database Project, analizó ocho bases de datos nacionales que rastrean las muertes a manos de la policía. Para hacerlo, combinan noticias publicadas en los medios de comunicación y registros públicos.

Comunidad hispana en Chicago pide justicia para Adam Toledo 2:27

Revisar las categorías

Los investigadores examinaron con detalle las entradas identificadas bajo las categorías de «blanco» «otro» y «desconocido» y compararon los nombres con los conjuntos de datos de apellidos del censo de 2010. El objetivo era poder detectar cualquier caso en que los individuos pudieran haber sido identificados de manera errónea.

Entre 2014 y el 9 de mayo de este año hubo 15.085 personas que murieron bajo custodia policial o en enfrentamientos con agentes, de acuerdo al reporte.

publicidad

Después de que el grupo hiciera el análisis, la cifra de latinos subió aproximadamente un 24% de 2.139 a 2.653, dice el informe.

¿Qué cambió con la policía a un año de muerte de Floyd? 3:31

El número de muertes de estadounidenses de origen asiático/de las islas del Pacífico y de nativos americanos también aumentó de manera significativa.

Sin embargo, estos hallazgos no deben considerarse como definitivos, ya que el método aplicado puede dar lugar a un recuento excesivo o a uno insuficiente, según el reporte.

Las limitaciones de la información gubernamental sobre muertes a manos de la policía

Roberto Rodriguez, director del proyecto, dijo que las estimaciones del grupo no son exhaustivas pero ofrecen una mirada más precisa, en especial por las brechas en la recolección de datos a nivel del Gobierno.

El grupo señaló que es probable que los números todavía no contabilicen a todos los latinos y otras personas de color porque es posible que no tengan apellidos de origen hispano.

En los últimos años, varios activistas y medios de comunicación se han encargado de recopilar datos sobre la violencia policial porque no existe una base de datos federal de información.

Mujer pide justicia por muertes a manos de la policía 1:33

Sin embargo, encontraron que las agencias encargadas del orden público suelen agrupar a las personas en categorías raciales más amplias y no según etnias.

«No hay una estandarización de cómo se etiqueta a las personas y no hay centralización», dijo Rodriguez, quien también es autor y exprofesor asociado en la Universidad de Arizona. «Todos estos grupos están haciendo el trabajo del gobierno», agregó.

Janet Murguía, presidenta y CEO de UnidosUS, dijo que los hallazgos del grupo son un indicio «preocupante» de que el exceso de vigilancia en las comunidades de color podría estar más extendido de lo que se pensaba anteriormente.

«Las cifras que ya conocíamos son inaceptables, estas nuevas cifras son inconcebibles», dijo Murguía en un comunicado. «Estos datos exigen una consideración inmediata por parte de aquellos en el Congreso que están trabajando en la muy necesaria legislación de reforma policial para garantizar que sus soluciones reflejan realmente el alcance del problema».

Hispanos levantan su voz contra brutalidad policial (2020) 2:12

Rodriguez dijo que el grupo planea ampliar los hallazgos que se publicaron el jueves. Y además van a lanzar más iniciativas para profundizar en el tema de los latinos muertos a manos de la policía o bajo custodia de las fuerzas del orden público.

Los casos de Adam Toledo y Anthony Alvarez en Chicago

La publicación del reporte coincide con un aumento que hubo en los últimos meses de los pedidos en la comunidad hispana para que la policía rinda cuentas, luego de la muerte de hombres menores y mayores de edad en encuentros con la policía.

muertes-policía-latinos-policías

Manifestantes marchan por el barrio de Logan Square durante una protesta el 16 de abril de 2021 en Chicago.

En Chicago, Adam Toledo, de 13 años, y Anthony Alvarez, de 22, murieron a manos de la policía tras dos persecuciones a pie en marzo.

Los dos tiroteos mortales generaron indignación y dieron lugar a protestas en Chicago, en las que miembros de la comunidad exigieron cambios en las prácticas y políticas del Departamento de Policía de Chicago. Los hechos llevaron a la alcaldesa Lori Lightfoot a anunciar el mes pasado que el departamento policial de la ciudad tiene que implementar una política sobre las persecuciones a pie para el verano.

Muertes de latinos en California

Mientras tanto, en California la familia de Mario Gonzalez Arenales busca justicia para el joven de 26 años que murió el 19 de abril. Gonzalez murió bajo custodia policial en Alameda, California, luego de haber sido inmovilizado durante unos cinco minutos en un parque. Los agentes estaban en respuesta a distintos llamados que había recibido la policía sobre un hombre que parecía estar ebrio y un posible robo.

Por otra parte, la familia de Sean Monterrosa organizará la próxima semana una serie de eventos para honrar su vida y generar consciencia sobre el tema de la brutalidad policial entre gente negra y de color. Monterrosa, de 22 años, murió en año pasado por disparos de un agente en Vallejo, California, apenas una semana después de la muerte de George Floyd en Minneapolis.

El fiscal general de California, Rob Bonta, anunció recientemente que el estado va a revisar el caso de Monterrosa.