CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Corea del Norte

Corea del Norte

Kim Jong Un tiene un nuevo segundo al mando en importantes cambios en el partido gobernante de Corea del Norte

Por Yoonjung Seo, Joshua Berlinger

Seúl, Corea del Sur (CNN) — El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, tiene un nuevo segundo al mando, según fragmentos de un documento gubernamental visto por CNN. El cargo fue creado en enero como parte de una revisión de las normas del Partido de los Trabajadores de Corea, el órgano político comunista que gobierna el hermético país.

No está claro quién lo ha ocupado.

Los expertos creen que podría estar vacante u ocupado por Jo Yong Won o Kim Tok Hun, dos de los hombres más poderosos del Gobierno de Corea del Norte. Jo, que tiene más de 60 años y se cree que es uno de los asesores más antiguos y de mayor confianza de Kim Jong Un, es el secretario del Comité Central del Partido de los Trabajadores de Corea. A menudo se le fotografía junto al joven líder norcoreano. Kim Tok Hun es el primer ministro del Gobierno de Corea del Norte.

Según los medios de comunicación estatales del país, Jo y Kim han presidido este año reuniones o realizado visitas oficiales por todo el país que antes probablemente habrían sido gestionadas por Kim Jong Un.

Algunos analistas creen que únicamente los miembros del Comité Permanente del Politburó, el escalón más alto del Partido de los Trabajadores de Corea, serían elegibles para el nuevo papel. Esto significa que la poderosa hermana de Kim, Kim Yo Jong, probablemente no sea la persona elegida para el cargo, según Lim Eul-chul, profesor de la Escuela de Estudios sobre Corea del Norte de la Universidad de Kyungnam.

Aunque Kim tiene una influencia «comparable a la segunda persona más poderosa de Corea del Norte», no ocupa un alto rango en el Partido de los Trabajadores de Corea, señaló Lim.

publicidad
Corea del Norte estaría usando huérfanos en trabajos forzados 2:27

Sin embargo, el exministro de Unificación, Lee Jong-seok, dijo que es posible que Kim Yo Jong ocupe el cargo en caso de emergencia.

Nada indica que la creación del cargo tenga que ver con la salud de Kim Jong Un, quien fue objeto de intensas especulaciones el año pasado tras desaparecer de los medios de comunicación estatales por varias semanas.

También es improbable que quien ocupe el nuevo cargo, oficialmente el primer secretario del Partido de los Trabajadores de Corea, tome el poder de Kim Jong Un si este muriera o quedara incapacitado.

Algunos analistas creen que sería difícil para Kim designar un sucesor fuera de su familia inmediata, que ha gobernado Corea del Norte desde su creación. Otros creen que, siendo un hombre de 30 años, es simplemente demasiado joven para pensar en un plan de sucesión.

Es posible que Kim simplemente delegue algunas de sus funciones oficiales para aliviar su carga de trabajo. Hasta el año pasado, Kim Jong Un mantenía una apretada agenda repleta de apariciones públicas, cuando al parecer pidió a Kim Yo Jong que supervisara los «asuntos generales del Estado» como parte de sus iniciativas de división de responsabilidades.

Kim Jong Un

En esta foto facilitada por el Gobierno de Corea del Norte, su líder, Kim Jong Un, aplaude durante una reunión del congreso del partido gobernante, en Pyongyang, en enero.

Cheong Seong-chang, director del Centro de Estudios sobre Corea del Norte del Instituto Sejong, dijo que Kim puede sentirse cómodo repartiendo más tareas a otros porque está seguro de su «control del poder».

«Es claramente distinto del estilo de elaboración de políticas de su padre, Kim Jong Il, que no se comunicaba bien con los miembros del partido y el público porque revisaba numerosos documentos uno por uno», dijo Cheong.

Kim Jong Un ostentó en su día el título de primer secretario, pero en enero se nombró a sí mismo secretario general del partido, título que antes ostentaba su padre. Kim Jong Il fue designado «secretario general perpetuo» tras su muerte en 2011.

La incorporación del nuevo cargo de primer secretario fue uno de los varios cambios que el Partido de los Trabajadores de Corea introdujo en sus normas, la novena vez que realiza este tipo de revisiones.

Varios de ellos hacen hincapié en el deseo declarado por Kim de mejorar la economía de Corea del Norte. Sin embargo, sus planes para sacar al país de la pobreza extrema han fracasado en gran parte debido a las sanciones internacionales y a las medidas drásticas que Pyongyang promulgó para mantener a raya al covid-19.

Corea del Norte se bajaría de los juegos Tokio 2020 0:42

El Partido de los Trabajadores de Corea cambió oficialmente su política por la de «el pueblo primero», abandonando formalmente la política de dar prioridad al Ejército bajo el mandato de Kim Jong Il. Esa estrategia, conocida como Songun en coreano, no se ha seguido desde los primeros días del régimen de Kim Jong Un.

El Partido de los Trabajadores de Corea también eliminó la palabra «revolución» de su estrategia declarada sobre cómo espera unificar la península de Corea, que fue dividida por la URSS y Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial. Algunos medios de comunicación de Corea del Sur interpretaron la supresión como una posible prueba de que Pyongyang ya no planea reunificar las dos Coreas mediante una revolución.

Las relaciones entre Corea del Norte y sus dos principales adversarios, Corea del Sur y Estados Unidos, se han mantenido frías en los últimos años. En una serie de declaraciones publicadas, el mes pasado, Pyongyang advirtió a Estados Unidos que se enfrentará a una «crisis incontrolable en un futuro próximo» y acusó a Corea del Sur de llevar a cabo una «provocación intolerable» contra el régimen de Kim.

Corea del Norte y su programa de armas nucleares no han sido una prioridad mayoritaria para el gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en sus primeros días, aunque el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, visitó recientemente Washington para tratar varios asuntos de interés compartido por Washington y Seúl.

La Casa Blanca dice que está abierta a la diplomacia con el régimen de Kim y planea seguir un «enfoque calibrado y práctico» que difiere de la estrategia de la administración Trump de tratar de llegar a un gran acuerdo utilizando cumbres hechas para la televisión.