CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | ‘Ponte una vacuna y tómate una cerveza’: la nueva estrategia de Biden busca cautivar a los escépticos de las vacunas contra el covid-19

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — Esta cerveza es para ti, y para cualquier otra persona que esté lista para arremangarse y dejar atrás la pandemia.

La nueva sociedad de la Casa Blanca con Anheuser-Busch que ofrece cervezas gratis si el país alcanza su objetivo de que el 70% de los adultos reciba al menos una dosis de la vacuna de covid-19 para el 4 de julio –casi la Prohibición al revés– es más que una estratagema.

Es un titular que presagia un enfoque cada vez más amplio y más micro-dirigido para vacunar a los estadounidenses escépticos contra el covid-19 y un cambio al enfoque que vio sitios de vacunación masiva en los estadios a principios de este año. También es una señal de una creciente preocupación por la desaceleración de las tasas de inoculación, el temor de que millones de estadounidenses desprotegidos puedan ser vulnerables a nuevos picos virales en el otoño y el deseo de preservar el milagro provocado por las vacunas.

Después de varios días en los que los correos electrónicos recién publicados del Dr. Anthony Fauci pintaban un cuadro de mal presentimiento al comienzo de la crisis el año pasado, el presidente Joe Biden evocó la perspectiva de un futuro libre de covid-19 en la Casa Blanca.

«Ponte una vacuna y tómate una cerveza. Cerveza gratis para todos los mayores de 21 años para celebrar la independencia frente al virus», dijo.

Hay más que bebida gratis que ofrece el abstemio Biden y su red de asociaciones con el sector privado anunciada el miércoles para convencer a los escépticos de que se vacunen. Ve por un corte en una barbería propiedad de negros –centros comunitarios tradicionales– y por una vacuna de covid-19 sin costo adicional. Los padres que reciben las vacunas pueden recibir cuidado infantil gratuito mientras son vacunados. Las ciudades competirán para aumentar las tasas de vacunación. Los empleadores pueden cobrar créditos fiscales si permiten que los trabajadores que sientan los efectos secundarios de la vacuna se tomen un tiempo libre.

publicidad

Y la vicepresidenta Kamala Harris está agregando a su creciente cartera de problemas intratables, que incluyen los derechos de voto y detener la corriente humana que se acerca a la frontera sur de Estados Unidos, el lanzamiento de una gira nacional de vacunas.

La serie de incentivos se basa en el éxito de estados como Ohio que vieron mejorar las tasas de vacunación cuando adoptaron estrategias como loterías de un millón de dólares para quienes recibieron sus inyecciones.

Los incentivos en EE.UU. para aumentar la vacunación 2:44

La campaña de vacunas llega a la fase ‘más dura’

Los funcionarios siempre supieron que el país llegaría a un punto en el que la oferta de vacunas que alguna vez fue escasa superaría la demanda. El hecho de que tantas personas estén ahora al menos parcialmente protegidas y, en consecuencia, el virus haya disminuido, puede significar que los recién llegados vean menos necesidad de vacunarse.

«Debido a que hemos tenido tanto éxito al principio, ahora estamos llegando a la parte de la campaña que es más difícil», dijo el miércoles el director general de Sanidad, Vivek Murthy, a Jake Tapper de CNN en «The Lead».

El nuevo impulso de vacunación de la Casa Blanca reflejó importantes consideraciones de salud pública, económicas y políticas. El miedo a una nueva miseria humana más adelante en el año, después de casi 600.000 muertes en Estados Unidos por covid-19, es un poderoso factor de motivación. El regreso del virus con fuerza en algunas regiones también podría obstaculizar el repunte económico, que se ha detenido en algunos lugares en medio de complicaciones para que millones de estadounidenses vuelvan a trabajar.

Cumplir con las nuevas predicciones gubernamentales de un crecimiento económico del 5% este año también es vital para Biden en un sentido político. El presidente ha hecho de poner fin a la pandemia el proyecto central de su administración y espera participar en las elecciones de mitad de período del próximo año diciéndoles a los estadounidenses que ha cumplido.

Pero el promedio de siete días de nuevas vacunas aplicadas cayó de más de 3 millones por día a principios de abril a poco más de 1 millón por día antes del fin de semana del Día de los Caídos, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC).

Unos 136 millones de estadounidenses están completamente vacunados. Pero el porcentaje de adultos estadounidenses que han recibido al menos una dosis es del 62,8%, lo que significa que el objetivo de Biden del 70% antes del Día de la Independencia podría representar un desafío.

El presidente prometió a los estadounidenses un verano dorado el miércoles, ya que el país reabre a un ritmo rápido y se acelera la recuperación económica. Pero matizó con una severa advertencia de un posible invierno sombrío, a menos que más ciudadanos superen su falta de voluntad para vacunarse.

«Estados Unidos se encamina hacia un verano dramáticamente diferente al verano del año pasado: un verano de libertad, un verano de alegría, un verano de reuniones y celebraciones. Un verano totalmente estadounidense que este país se merece», dijo.

Pero el presidente agregó: «¿Qué pasa después del verano?… A pesar de todo el progreso que estamos haciendo como país, si no estás vacunado, aún corres el riesgo de enfermarte gravemente o morir o contagiar a otros, especialmente cuando los estadounidenses pasan más tiempo en el interior nuevamente en el otoño, y cuando nos enfrentamos a la amenaza potencial de variantes nuevas y más peligrosas».

Biden asiente sobre el papel de Trump en el desarrollo de vacunas

Estas son las vacunas que científicamente se pueden mezclar 14:34

La advertencia del presidente plantea una perspectiva que ha preocupado a los profesionales de la salud: podría haber epicentros de infección en el invierno, especialmente en áreas del país donde la aceptación de la vacuna ha sido baja.

En algunos escenarios, esto podría significar que las profundas divisiones de Estados Unidos se esbozan en un patrón de mayores infecciones por covid-19. Los datos muestran una tendencia de los residentes de estados y condados políticamente más conservadores a ser más escépticos con respecto a las vacunas, a menudo de una manera que refleja la adherencia más laxa a las medidas de mitigación del coronavirus.

En las últimas elecciones, el expresidente Donald Trump ganó todos menos siete de los 50 condados con el porcentaje más bajo de adultos vacunados en el país, según un análisis de CNN Politics de los datos del 20 de mayo de los CDC. El análisis no incluye datos de nueve estados (Colorado, Georgia, Hawai, Nuevo México, Dakota del Sur, Texas, Vermont, Virginia y Virginia Occidental) donde menos del 85% de los registros de vacunación tenían información válida sobre el condado de residencia de una persona o, de lo contrario, los CDC tenían datos incompletos.

Con eso en mente, fue notable que Biden argumentara que recibir una vacuna no era un acto partidista.

«La ciencia se hizo bajo administraciones demócratas y republicanas. De hecho, las primeras vacunas fueron autorizadas por un presidente republicano y ampliamente desarrolladas por un presidente demócrata», dijo.

Aún así, no está claro qué tan efectivo puede ser Biden para dirigirse a los partidarios de base de Trump, muchos de los cuales no creen que sea un presidente legítimo gracias a la campaña de mentiras de su predecesor sobre una elección robada. Esa es una de las razones por las que sigue surgiendo la posibilidad de utilizar a Trump como mensajero. El expresidente, sin embargo, no parece tener mucho interés en los anuncios públicos de servicio, más allá de reclamar las vacunas como un logro personal que salvó al país. De hecho, recibió su propia vacuna a puerta cerrada antes de salir de la Casa Blanca.

Hay múltiples razones más allá de la política, por ejemplo, sobre por qué las personas pueden optar por no vacunarse. Existe desconfianza hacia los científicos y expertos gubernamentales en algunas comunidades. Algunos negros sospechan de las campañas de vacunación masiva por razones históricas. Algunas áreas rurales que no han visto grandes concentraciones del virus y donde las personas viven más alejadas que en las ciudades pueden ver las vacunas como una prioridad menor. Los jóvenes, que tienen menos probabilidades de enfermarse gravemente o morir, pero que aún pueden tener efectos duraderos del covid-19, son una preocupación particular para los funcionarios de salud.

A pesar de las campañas de información pública, sigue habiendo confusión entre algunos estadounidenses sobre si son elegibles para recibir las vacunas. La desinformación y la politización implacables por parte de algunos medios de comunicación conservadores apenas ayudan en este sentido.

La Dra. Seema Yasmin, una exdetective de enfermedades de los CDC, dijo en «Inside Politics» de CNN el miércoles que el mes de acción sobre las vacunas era importante porque estaba dirigido a diferentes comunidades de diferentes maneras.

«Una de las cosas que me molesta de la salud pública es cuando tenemos un mensaje único para todos: ‘Solo ve a vacunarte, es seguro'», dijo Yasmin.

«En realidad, hablas con seis personas indecisas sobre las vacunas… puedes escuchar seis razones muy diferentes: razones históricas, geográficas, culturales, basadas en la fe, de por qué es posible que no tengan mucha confianza en ser vacunadas».

Es por eso que los funcionarios del Gobierno ahora están enfatizando un enfoque casi de uno a uno para vacunar a suficientes estadounidenses a fin de combatir el virus.

«No se trata solo de lo que puede hacer el Gobierno. Se trata de lo que cada uno de nosotros puede hacer. Se trata de que usted tome la decisión de vacunarse y de que hable con su familia y amigos», le dijo Murthy a Tapper.