CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | Lo que revelan los correos electrónicos de Fauci y lo que no

Por Megan Ranney

Nota del editor: Megan Ranney, MD, MPH, es profesora asociada de medicina de emergencia; cofundadora de GetUsPPE; y un analista médica de CNN. Las opiniones expresadas en esta columna son suyas. Ver más opinión en CNN.

(CNN) — Esta semana se publicaron 3.234 páginas de correos electrónicos del Dr. Anthony Fauci, el principal asesor médico del presidente, a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información. Todavía estoy tratando de digerirlos todos, como supongo mucha gente lo está haciendo.

A veces, se siente como leer el diario de alguien, aunque sea un diario posmodernista editado con una línea de tiempo no lineal. En otras ocasiones se siente como mirar las fotos de celebridades en las portadas de la revista People: «¡¿Él también se sintió así?!»

Es posible que los correos electrónicos no siempre sean emocionantes, pero son reales. Aquí no hay hagiografía. Y tenemos la suerte de tener esta visión interna de cómo la empresa científica de nuestro país, y su intersección con el resto de nuestro gobierno federal, descubrió qué era el covid-19, cómo se propagó, cómo detenerlo y cómo comunicarse sobre eso.

Para muchos de nosotros, es fascinante seguir cómo el conocimiento científico se acumuló, evolucionó y se presentó al público. Algunos que lean estos correos electrónicos sin duda encontrarán «errores» –cosas que desde esos primeros días han demostrado ser falsas– pero les advierto a todos, incluidos los detractores de Fauci que actualmente los revisan en busca de pasos en falso, que recuerden que estos son errores solo en retrospectiva; en ese momento, nadie sabía cuál era la verdad.

Como todos nosotros, Fauci pensó desde el principio que la enfermedad se propaga principalmente a través de gotitas de individuos sintomáticos. Él, como el resto de los que trabajamos en ciencias, tardó aproximadamente un mes en comprender que la propagación asintomática y presintomática era otro medio primario de transmisión, que la enfermedad se propaga a través de aerosoles y gotitas y que las mascarillas son esenciales independientemente de si alguien tiene síntomas.

publicidad

Los correos electrónicos de Fauci revelan que a principios de abril estaba respondiendo a una pregunta sobre por qué no se aconsejaba las mascarillas con: «Esa recomendación está en proceso». Celebro su disposición a decir en marzo de 2020: «Tendré que comprobar», en respuesta a una pregunta de un médico de seguimiento sobre la inmunidad posterior a la infección.

Igualmente dignas de atención son las claras habilidades de liderazgo de Fauci. A lo largo de estas más de 3.200 páginas, podemos verlo manejar una tremenda burocracia y su intersección con el poder ejecutivo. Estos correos electrónicos muestran a un hombre que intenta moverse con rapidez pero precisión. Mantiene una curiosidad y una voluntad impresionantes para al menos estar al tanto de las ideas fuera de lo común.

En marzo de 2020, por ejemplo, envió una correspondencia sobre la posible inmunidad al covid-19 de los indígenas que recolectan guano (excremento de murciélago), así como una idea de un profesor de psiquiatría sobre el uso del antibiótico minociclina para retardar la replicación viral. Comentó en un correo electrónico de un psiquiatra sueco: «Puede que no haya nada en esto, pero al menos deberíamos estar al tanto». Y en abril de ese año, le dijo a un médico persistente con múltiples ideas sobre posibles agentes antivirales: «No estás siendo ignorado».

Queda claro por la consideración que le dio a estas teorías, y el cuidado con el que se dirigió al público, que Fauci pasó tiempo tratando de digerir la información más reciente antes de opinar ante la nación.

Encuentro los correos electrónicos sobre la financiación de la agencia de Fauci particularmente fascinantes. En el transcurso de los mensajes, las discusiones presupuestarias pasan de pequeños aumentos de fondos a tremendos crecimientos semanales en los gastos, particularmente cuando el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU. recibió el poder del Congreso para soñar en grande gracias a US$ 1.532 millones en apropiaciones suplementarias. Para poner un punto más fino en este grupo de correos electrónicos: fueron estos sueños más grandes y ensayos más grandes los que nos proporcionaron respuestas importantes y, en última instancia, las vacunas.

Yo también, por supuesto, noto lo que falta, es decir, muchos detalles del Grupo de Trabajo de la Casa Blanca. Recibimos solo pequeñas pistas: «Discutamos esto cuando estemos juntos en la reunión TF de las 4:00 PM», por ejemplo. Esa historia tendrá que esperar. Solo ocasionalmente aparece alguna frustración con la respuesta del gobierno federal en los correos electrónicos, como cuando comenta que las pruebas actuales de covid-19 son «engañosas» o defiende su presencia pública ante otros científicos de salud pública: «No me arrodillo ante nadie más que la ciencia y siempre, siempre, digo lo que pienso cuando se trata de salud pública».

Finalmente, entre líneas, lo vemos manejar esta pandemia como un ser humano. Hay correos electrónicos en los que está claramente abrumado, reenviando la solicitud de los medios después de hablar a sus asistentes en la Oficina del Jefe de Gabinete. (Uno tiene que preguntarse: ¿quién no se sentiría abrumado por esta cantidad de solicitudes?)

Hay correos electrónicos en los que es tremendamente amable, agradeciendo a las personas por su servicio, diciéndoles al personal que «permanezcan bien y a salvo» o felicitando a colegas por sus textos y columnas bien escritos.

Una y otra vez, responde a los ciudadanos, científicos y periodistas preocupados con: «Gracias por su nota». Presta atención tanto a las personas que conoce –como cuando se disculpó con Ralph Nader a las 7 pm los domingos: «Recibo más de 1.000 correos electrónicos por día e incluso con el personal seleccionando, no los veo en días»– y con aquellos que probablemente no conozca.

Hay momentos en los que es gracioso, momentos en los que está frustrado y momentos en los que está claramente agotado, admitiendo que simplemente está demasiado cansado para darle sentido a algo.

En todo momento, su voz en el papel suena como su voz en la televisión. Es humilde, curioso y comprometido. ¿Mi conclusión? Él es como nosotros, o, al menos, es como a la mayoría de nosotros nos gusta imaginarnos que somos, en nuestros mejores días.

Espero leer más.