CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Asia

El presidente de Filipinas Rodrigo Duterte está considerando al boxeador Manny Pacquiao como su posible sucesor

Por Reuters

(Reuters) — El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, elaboró una lista de posibles sucesores que incluye a su hija Sara, a la estrella del boxeo Manny Pacquiao y al hijo del difunto dictador Ferdinand Marcos, según informó el jueves el portavoz presidencial.

Duterte, que tiene prohibido por la Constitución presentarse a la reelección, terminará su mandato de seis años en junio de 2022. Su partido le anima a presentarse como vicepresidente.

Aunque se encuentra estudiando «muchas opciones», Duterte está considerando respaldar a su hija, la alcaldesa de la ciudad de Davao, Sara Duterte-Carpio, al campeón de boxeo y senador Pacquiao, a Ferdinand «Bongbong» Marcos, al alcalde de Manila, Francisco Domagoso, y al viejo ayudante y senador Christopher «Bong» Go, dijo el portavoz Harry Roque.

Rodrigo Duterte

El presidente de Filipinas Rodrigo Duterte durante un discurso el 28 de febrero en Manila. (Crédito: Ezra Acayan/Getty Images)

Duterte no dio una razón para sus elecciones, pero algunos de los considerados han ocupado un lugar destacado en las encuestas de preferencia sobre los candidatos presidenciales para las elecciones del próximo año.

Ninguno de los cinco ha dicho que piense presentarse a la elección.

publicidad

En búsqueda de aliados

Algunos analistas afirman que Duterte querría que un aliado ganara la presidencia para protegerse de posibles problemas legales y venganzas políticas una vez que pierda la inmunidad en el cargo.

El boxeador filipino Manny Pacquiao no se ha pronunciado sobre una posible postulación a la presidencia del país.

Duterte-Carpio no quiso hacer comentarios. Las oficinas de Domagoso, Go, Marcos y Pacquiao no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

Los sondeos de opinión muestran que Duterte sigue siendo enormemente popular en Filipinas, a pesar de su controvertida postura a favor de China, de una guerra contra las drogas que ha matado a miles de presuntos narcotraficantes y de las críticas públicas sobre la gestión de su gobierno de la epidemia de coronavirus.