CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Obama y Trump intensifican su batalla por la democracia

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — La mayoría de los presidentes dejan de intentar definir el futuro de la nación una vez que dejan el cargo. Pero Barack Obama y Donald Trump se niegan a renunciar a la batalla por el alma de Estados Unidos en la que se enfrentaron por primera vez hace más de una década.

Ningún excomandante en jefe moderno ha estado tan presente u opinando tan abiertamente sobre política, o ambos, después de regresar a la vida privada. Pero los presidentes número 44 y 45 acaban de renovar su batalla por el sustento político del país –la democracia– que rara vez se ha enfrentado a un ataque más grave que el de las mentiras del fraude electoral de Trump.

No hay dos individuos que ejemplifiquen mejor el abismo actual entre las dos mitades del país: una racialmente diversa y socialmente liberal, la otra mayoritariamente blanca y conservadora. Obama desbloqueó las aspiraciones al ser el primero en lanzar su cruzada de esperanza y cambio en una presidencia de dos mandatos. Trump lanzó un movimiento político con una conspiración racista sobre el lugar de nacimiento de Obama y usó a este último grupo para alimentar una reacción populista a la primera presidencia negra de la nación.

Y aunque un nuevo presidente, Joe Biden, está ahora en el cargo, sus predecesores inmediatos, que se insultan entre sí pero que estarán vinculados para siempre en la historia, aún encarnan las fuerzas dominantes que desgarran a la nación.

Obama emitió su última advertencia alarmante de que los valores democráticos que han prevalecido durante generaciones están en peligro de fallar en una entrevista con Anderson Cooper de CNN que se transmitió el lunes por la noche.

El expresidente advirtió que el Partido Republicano que buscaba neutralizar su presidencia había dado un giro mucho más oscuro, a medida que muchos de sus legisladores clave ahora apoyan las falsedades de Trump sobre el fraude electoral inexistente y encubrieron su papel en la incitación a una insurrección contra el Congreso el 6 de enero.

publicidad

«Tenemos que preocuparnos», dijo Obama, «cuando uno de nuestros principales partidos políticos esté dispuesto a adoptar una forma de pensar sobre nuestra democracia que sería irreconocible e inaceptable incluso hace cinco años o hace una década».

Esa fue una declaración de un expresidente cuya propia administración fue bloqueada en casi todo momento por el Partido Republicano, y que una vez esperó en vano que «bajara la fiebre» conservadora con su reelección en 2012.

La entrevista con Obama se transmitió solo dos días después de que Trump revelara su manifestación más flagrante hasta el momento de la Gran Mentira de una elección robada, mientras daba sus primeros pasos a un camino de regreso con una aparición demagógica en Carolina del Norte.

«Yo no soy el que está tratando de socavar la democracia estadounidense. Soy el que está tratando de salvarla», dijo Trump, dando vueltas a una nueva y perniciosa realidad en la que sus millones de seguidores pueden refugiarse de la verdad de los hechos de 2020.

Múltiples tribunales, funcionarios electorales en estados clave y auditorías oficiales establecieron que Trump perdió justo y recto ante Biden en noviembre pasado, mientras las falsas demandas del expresidente alegando fraude se derrumbaban. Sin embargo, los legisladores estatales republicanos han actuado de acuerdo con su narrativa de mentiras para aprobar una serie de leyes electorales que dificultan que los demócratas, y especialmente los estadounidenses negros, voten y facilitan que los funcionarios locales partidistas influyan en el resultado de las elecciones futuras.

Biden intenta contrarrestar los impulsos autocráticos en el país y en el extranjero

La lucha cada vez más intensa por la democracia coincidió con varios otros desarrollos que subrayan la primacía del que es el tema político definitivo en 2021 en esta nación. El senador demócrata moderado Joe Manchin de Virginia Occidental dijo que se opondría a un proyecto de ley que su partido esperaba aprobar para contrarrestar los movimientos republicanos.

Su decisión, en un Senado 50-50 donde el Partido Republicano puede bloquear la agenda de Biden, hace que sea difícil para su partido detener un impulso que muchos demócratas creen que es un intento de robar las elecciones de 2024.

Mientras tanto, Biden se está preparando para partir hacia Europa en su primer viaje al extranjero desde que llegó a la Casa Blanca. Planea unir a las democracias occidentales contra la marea de autocracia impulsada por hombres fuertes en China y Rusia.

Su cumbre con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, tendrá importancia nacional e internacional dadas las acusaciones de Estados Unidos de que Moscú interfirió dos veces en las elecciones estadounidenses para ayudar a Trump, quien ahora está tratando de desmantelar las normas democráticas estadounidenses.

Mientras tanto, en Estados Unidos, hay nuevas revelaciones de comportamiento antidemocrático mientras Trump estaba en el cargo. The New York Times informó durante el fin de semana que el exjefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, intentó obligar al Departamento de Justicia a investigar acusaciones absurdas de conspiración en la votación.

Y CNN transmitió el lunes nuevas cintas que mostraban una llamada telefónica en la que el exabogado de Trump, Rudy Giuliani, buscaba presionar a Ucrania para que anunciara una investigación sobre teorías de conspiración sobre Biden. En otras palabras, un operativo que actuaba en nombre del expresidente ofrecía beneficios para que una potencia extranjera interfiriera en una elección estadounidense. No hay muchos abusos de poder más claros que este.

‘Ocupamos mundos diferentes’

El estilo en el que Trump y Obama están prolongando su lucha a larga distancia por el futuro de Estados Unidos encapsuló la experiencia enormemente diferente de sus presidencias en los últimos 12 años.

Obama, en una entrevista exclusiva, fue moderado y habló en párrafos bien esculpidos. Trump pronunció su nuevo asalto en una confusa perorata de 90 minutos en un evento político que anticipa una nueva ronda de mitines estatales de verano.

Sin embargo, Obama se ha vuelto mucho más franco sobre la toxicidad que él ve al apoderarse del Partido Republicano de lo que era mientras estaba en el poder. El 44 presidente originalmente había planeado mantenerse al margen de la política después de que terminaron sus dos mandatos, pero estaba tan alarmado por el comportamiento de Trump que decidió decir lo que piensa. Ningún presidente moderno ha hecho jamás advertencias tan estridentes de que el núcleo de la democracia estadounidense está amenazado, como lo hizo, por ejemplo, durante la convención demócrata del año pasado.

Si bien los republicanos argumentan que el exsenador de Illinois era hiperpolítico y no estuvo a la altura de sus propios llamados a la unidad, los hechos han demostrado que las advertencias del 44 presidente son proféticas. Después de todo, su sucesor ha negado su derrota electoral, trajo una turba a Washington que destruyó la tradición estadounidense de transferencias pacíficas de poder y los republicanos en todo el país han tratado de eliminar las barreras de protección que confirmaron la elección de Biden como presidente.

Culpó de las causas fundamentales de las profundas divisiones del país a la «estratificación» económica y racial y al aislamiento de los medios de comunicación que significa que millones de estadounidenses solo escuchan noticias que se adaptan a su política.

«Ocupamos mundos diferentes. Y se vuelve mucho más difícil para nosotros escucharnos, vernos», dijo Obama en «Anderson Cooper 360» de CNN.

Está claro que la amarga experiencia y lo que alguna vez se habría visto como una agitación política impensable en el Estados Unidos moderno han quemado la cosmovisión del hombre que, como joven candidato al Senado de Illinois, cautivó a la nación con la garantía de su carrera de que no existe un «Estados Unidos liberal y un Estados Unidos conservador» o un «Estados Unidos negro, un Estados Unidos blanco», pero «hay unos Estados Unidos de América».

‘Puede suceder aquí’

Trump nunca se ha suscrito al ideal de unidad que Obama invocó en la Convención Nacional Demócrata de 2004 en Boston. Su método político arma la división, convierte el caos en una virtud y transforma el agravio en el poder.

«Nos están sucediendo cosas malas, malas, quizá como nunca antes», dijo el expresidente más reciente en Carolina del Norte. Argumentó que los izquierdistas radicales están destruyendo la libertad estadounidense. «Quieren silenciarte, quieren silenciar tu voz», dijo Trump a sus partidarios.

Al revelar un respaldo electoral al Senado para el representante de Carolina del Norte Ted Budd, quien votó para no certificar la victoria electoral de Biden, Trump dejó en claro que el precio por su apoyo en un partido que aún domina es la total fidelidad a sus mentiras de fraude electoral. Y ese respaldo solo se produjo después de que su nuera, Lara Trump, decidiera no postularse.

El mes pasado, Trump ordenó al líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, de Kentucky, y al líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, de California, que deroguen un proyecto de ley que establece una comisión bipartidista e independiente para investigar los disturbios en el Capitolio.

Su exasesor de seguridad nacional Michael Flynn acordó recientemente que Estados Unidos necesitaba un golpe como Myanmar, una nación empobrecida reprimida por una dictadura militar distópica donde los defensores de la democracia son encarcelados y los manifestantes pacíficos son asesinados y torturados. Más tarde trató de negar que dijo lo que dijo, a pesar de que estaba grabado.

Una rara republicana con el coraje de enfrentarse a Trump, la representante Liz Cheney de Wyoming, fue despojada de su tercer puesto de liderazgo republicano en la Cámara.

En una aparición en el podcast «Ax Files» de David Axelrod, Cheney dijo el sábado que la incitación de Trump a la insurrección en el Capitolio fue «la cosa más peligrosa, la violación más atroz de un juramento al cargo de cualquier presidente en nuestra historia».

Quizás el aspecto más notable de la transformación autocrática del Partido Republicano, que una vez se autodenominó como el guardián de la democracia global, es que se beneficia y promueve un ataque paralelo de Rusia, exenemigo de la Guerra Fría de Washington.

Además de la interferencia electoral en beneficio de Trump, las agencias de inteligencia de EE.UU. culpan a Rusia por una serie de ataques cibernéticos a las instalaciones y empresas del gobierno de EE.UU. También se cree que una nueva oleada de ataques de ransomware en la infraestructura de EE.UU. se originó en Rusia.

La degradación de los estándares democráticos de Estados Unidos y la corrupción del sistema político le resulta familiar a uno de los ayudantes más cercanos de Obama a la Casa Blanca.

Ben Rhodes, un exasesor adjunto de seguridad nacional, acaba de publicar un nuevo libro, «Después de la caída», que examina el deslizamiento hacia la autocracia en países como Rusia y Hungría. Señaló que el líder de este último, Viktor Orban, había orquestado una reacción populista de derecha a la crisis financiera, llenó los tribunales de jueces conservadores y rediseñó distritos legislativos y leyes para beneficiar a sus votantes. Orban también enriqueció a sus compinches y armó una máquina mediática propagandística mientras envolvía todo el impulso en una reverencia nacionalista.

«Creo que esto suena como un libro de jugadas conocido, es lo que he vivido en casa», le dijo Rhodes a Bianna Golodryga en CNN International el lunes, refiriéndose a la campaña y la presidencia de Trump en 2016.

«El 6 de enero, nos enteramos de que también puede suceder aquí».