CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Turismo

¿Qué pasó cuando dos desconocidos decidieron irse de vacaciones juntos?

Por Francesca Street

(CNN) — Rodrigo Leal e Irma Cáceres estuvieron trabajando en la misma empresa en la Ciudad de México durante dos años antes de cruzarse.

Y cuando finalmente se conocieron, no fue en una reunión en toda la oficina o mientras preparaban café en la cocina de su lugar de trabajo: fue para planear unas vacaciones internacionales juntos.

Era la primavera de 2011 y Rodrigo, de 31 años, estaba ansioso por visitar a su familia en Finlandia ese mismo año.

Consideraba el viaje de verano a Escandinavia como una oportunidad para explorar Europa y había reservado unas vacaciones extras antes y después de la reunión familiar.

Si bien viajar solo era una opción, Rodrigo pensó que sería más divertido ir con otra persona. Pero cuando Rodrigo les contó a sus amigos sobre el viaje, preguntando si a alguien le apetecía unirse, nadie estaba dispuesto a hacerlo. Los amigos ya tenían planes de verano alternativos o no querían tomarse el tiempo libre del trabajo.

Un día, en su pausa para almorzar, Rodrigo estaba hablando del dilema con una amiga cercana del trabajo, Paola.

publicidad

Ella hizo una pausa.

«Espera, creo que conozco a la persona perfecta», recuerda Rodrigo que le dijo Paola. «Está acostumbrada a viajar sola, le encantan las aventuras […] Puedo presentarte ahora mismo, también trabaja aquí».

Esta «persona perfecta» era Irma Cáceres: una vendedora de la empresa, de 29 años, que rara vez rechazaba la oportunidad de explorar un nuevo destino.

Paola hizo marchar a Rodrigo a través de la oficina e hizo la presentación.

Después de los primeros saludos, Rodrigo le contó a Irma sobre las vacaciones y le preguntó si le gustaría unirse.

Irma dijo que sí de inmediato.

«No fue una conexión instantánea», le dice hoy Rodrigo a CNN Travel .

Aun así, Rodrigo se dio cuenta de inmediato de que él e Irma compartían un impulso por la aventura y estaba intrigado.

Para Irma, esa evidente pasión compartida fue lo que la impulsó a aceptar la invitación. Además, ella y Rodrigo tenían a Paola en común, e Irma confiaba en el juicio de Paola.

Rodrigo e Irma se reunieron al día siguiente para una charla preliminar sobre planes. Rodrigo explicó que dos de sus hermanos vivían en Finlandia y que toda su familia volaría durante unos días, pero que esperaba emprender algún viaje europeo adicional.

Irma estaba emocionada, pero cuando se lo contó a sus amigos, muchos de ellos estaban preocupados.

«¿Quién es? ¿Cuáles son sus intenciones? Ten cuidado», recuerda que le dijeron.

Pero su madre, cuya opinión más valoraba, cedió en expresar una opinión hasta que vio una foto de Rodrigo.

Irma mostró la foto de perfil de Facebook de su madre Rodrigo.

«Ella simplemente lo miró y dijo: ‘Deberías ir con él'», recuerda Irma hoy.

Se decidió que Irma se iba de vacaciones con un extraño virtual.

Planificación de vacaciones

Los dos compañeros de trabajo comenzaron a reunirse siempre que pudieron para discutir planes de viaje.

«Estábamos muy centrados en el trabajo en la oficina, así que nos pusimos en contacto durante unos 10 minutos y luego volvimos al trabajo», recuerda Rodrigo.

Si bien las interacciones fueron breves, Rodrigo e Irma se dieron cuenta gradualmente de que abordaban la planificación de viajes de manera similar. Estaban ansiosos por reservar vuelos y resolver la logística clave lo antes posible, pero estaban felices de dejar otras decisiones, como el alojamiento, hasta que se acercara el momento.

Y durante las discusiones sobre autos de alquiler y qué ciudades agregar a su itinerario, ambos se dieron cuenta de cuánto disfrutaban de la compañía del otro.

Pasaron unos meses y estas conversaciones seguían teniendo lugar únicamente en el trabajo, por lo que Rodrigo decidió preguntarle a Irma si estaría dispuesta para una reunión una noche.

«Estoy ocupada, tengo muchos compromisos», fue la respuesta de Irma.

Rodrigo interpretó esta respuesta en el sentido de que Irma no estaba interesada en que la amistad se convirtiera en algo más, pero Irma recuerda estar realmente ocupada.

«Inicialmente lo rechacé porque tenía compromisos previos con mis amigos y familiares y no quería cambiar o cancelar esos planes», dice hoy.

Dos semanas antes de que Rodrigo e Irma se embarcaran en su viaje, Rodrigo planeó una fiesta en la casa. Había invitado a todos sus amigos y a muchos de sus colegas.

En la oficina, Irma escuchó rumores sobre la reunión y se dio cuenta de que no había sido invitada.

Esto se debía a que Rodrigo no estaba muy seguro de dónde estaban y no quería traspasar una línea, pero Irma estaba confundida.

La próxima vez que los dos se reunieron para discutir el viaje, ella decidió preguntarle sobre la fiesta directamente.

«¿Estoy invitada a eso también?», ella preguntó.

«¿Necesitas dos invitaciones? ¿O solo una?», respondió Rodrigo.

«[Me estaba] preguntando indirectamente si iba a asistir con alguien, lo que, por supuesto no fue el caso», dice Irma hoy.

«Solo una», recuerda haber respondido.

Ese sábado, Irma fue la primera invitada en llegar a la reunión de Rodrigo, «eso es algo que los dos tenemos en común, siempre tenemos que llegar a tiempo», dice hoy.

Ella lo ayudó a prepararse para la noche y charlaron mientras vaciaban las papas fritas en los tazones.

Los otros invitados llegaron gradualmente, acomodándose para una noche de jugar a las cartas y ver películas. Cuando de repente se cortó la electricidad, los asistentes a la fiesta usaron las linternas de sus teléfonos celulares para mirarse unos a otros en la oscuridad.

Rodrigo e Irma dicen que la conexión entre ellos fue obvia esa noche.

“Lo único que necesitábamos para que pasaran las cosas, para que salieran chispas, era reunirnos fuera de la oficina, porque todas las veces nos habíamos reunido en una sala de reuniones y en los pasillos”, dice Rodrigo.

«Cayó un rayo», dice Irma.

Al día siguiente, acordaron volver a verse. Aparentemente, fue para confirmar los detalles del viaje de última hora. Pero ambos tenían curiosidad por ver si su conexión seguía ahí a la luz del día.

Seguía.

Y unos días después, Rodrigo le pidió formalmente a Irma que fuera su novia.

Él es así de anticuado, dice. Además, quería confirmar dónde estaban antes de viajar al extranjero.

Encantada, Irma dijo que sí.

«Me sentí muy feliz. No podía creerlo. Era muy romántico», recuerda.

Los dos se dirigían al aeropuerto en unos días. Su viaje internacional iba a ser su primera cita oficial.

Primera parada: París

La primera etapa de su viaje fue volar desde la Ciudad de México a París para una estancia de un par de días. Tanto Irma como Rodrigo recuerdan sentirse nerviosos mientras se dirigían al aeropuerto.

Irma recuerda haberse dado cuenta de que se había olvidado de empacar el pijama, tuvo que comprar.

Mientras tanto, ambos recuerdan un momento en el aeropuerto cuando Rodrigo comentó sobre algunos compañeros de viaje que hablaban francés y lo hermoso que sonaba el idioma, solo para que Irma señalara que esas personas hablaban inglés.

«Se puso todo rojo», dice Irma. «Fue hilarante».

Pero cuando su vuelo aterrizó en París, la pareja se relajó.

«Tomamos el metro hasta la Place de la Concorde y desde allí comenzamos a caminar hacia la Torre Eiffel», recuerda Rodrigo.

Ignoraron el desfase horario y abrazaron el romance y la belleza de la capital francesa, con desvíos para ver el jardín de Monet, en Giverny, y el Palacio de Versalles.

Después de París, la pareja voló a Londres, alquiló un automóvil y se embarcó en un viaje británico por carretera.

Era la primera vez que Rodrigo conducía por el lado izquierdo de la carretera, mientras que Irma dice que ella era la «copiloto».

«Nos las arreglamos para sobrevivir al viaje por carretera de Londres a Edimburgo sin rayar el coche. Solo tuvo que dar tres vueltas a una rotonda antes de poder salir de ella y no le pusieron ninguna multa».

De camino a la capital escocesa, Irma y Rodrigo se detuvieron en el famoso monumento prehistórico Stonehenge, así como en las ciudades inglesas de Salisbury, Oxford, Nottingham, donde Rodrigo había estudiado, y York.

Su velada en la capital escocesa coincidió con el cumpleaños de Rodrigo, y la pareja se quedó despierta toda la noche disfrutando de cervezas y celebrando.

Al día siguiente, los dos volaron a Helsinki para la reunión familiar de Rodrigo.

Después de la diversión de los últimos días, su nerviosismo mutuo regresó.

Cuando Rodrigo le había dicho a su familia que iba a traer a un amigo, estaban encantados, contentos de que no viajaría solo.

«Pero cuando les dije ‘voy a ir con mi novia’, fue una historia completamente diferente», dice Rodrigo.

Sus seres queridos estaban felices por él, explica, pero un poco escépticos sobre la situación.

Irma también estaba nerviosa por conocer a los seres queridos de Rodrigo, pero su ansiedad se disipó rápidamente cuando llegaron a Finlandia. La familia de Rodrigo la recibió con los brazos abiertos.

Si tenían dudas sobre los arreglos de viaje inusuales, no las compartían.

«Fue fácil para mí porque Rodrigo fue muy amable y su familia es muy, muy amable», dice.

El grupo pasó cinco días en Helsinki antes de abordar un ferri a Tallin, para explorar la capital de Estonia. Fue muy divertido, dice Rodrigo, y pasar el rato todos juntos se sintió totalmente natural.

Después de despedirse de la familia de Rodrigo en Finlandia, Rodrigo e Irma regresaron a Londres. Habían acordado encontrarse con la tía y el tío de Irma –que casualmente vivían allí–, en un restaurante con vistas al Támesis y al Tower Bridge.

“Pusieron a Rodrigo en la silla principal y lo interrogaron sobre sus intenciones. Pasó la prueba”, dice Irma.

«Fue nuestra última noche antes de regresar a París al día siguiente, temprano como de costumbre, pero eso no impidió que fluyera el champán», agrega Rodrigo.

Desde París, la pareja regresó a su hogar en México. En el aeropuerto, la madre de Irma estaba esperando para recogerlos y dejarlos en sus respectivas casas.

Pero poco sabía ella de que Irma y Rodrigo habían tomado una decisión importante mientras estaban en el extranjero: después de dos semanas pasando cada momento juntos, ninguno de los dos quería estar separados.

«Fue en el viaje en tranvía al aeropuerto de Helsinki, después de despedirnos de la familia y volver a estar solos, cuando empezamos a hablar de la convivencia», recuerda Rodrigo. «Ambos pensamos que era el camino a seguir. Queríamos estar juntos. Allí mismo y en ese momento. Fue la elección correcta».

La mamá de Irma se sorprendió, al igual que el resto de la familia de Irma.

«Me dijeron que estaba muy loca, lo estoy», dice Irma riendo.

Pero agrega que cuando sus seres queridos se dieron cuenta de lo decidida que estaba, y de lo feliz que la hacía Rodrigo, también se alegraron por ella.

Aun así, la pareja decidió mantener su decisión de convivencia en un perfil bajo.

«Fuimos a la oficina en autos separados. Y solo la familia más cercana sabía que vivíamos juntos», dice Rodrigo. «Dimos a conocer la noticia al mundo tal vez un par de meses después».

Más conmoción, pero también más celebración: la pareja también había decidido casarse.

Después de su verano trotamundos de aventuras, Rodrigo mantuvo la propuesta más íntima. Planeó una búsqueda del tesoro en su casa, que culminó cuando Irma descubrió el anillo.

La pareja no recuerda ningún desacuerdo importante o momentos difíciles mientras se adaptaban a la vida juntos; el único bamboleo fue justo antes de su boda, en una sesión de fotos estresante.

«Ambos estábamos muy nerviosos, con mucha presión. Y eso casi nos llevó a un episodio de ‘Novia a la fuga'», dice Rodrigo. «Pero los dos nos aferramos. Aguantamos».

En 2012, los dos se casaron en la ciudad de Zacatecas, México. Recuerdan un hermoso día, hecho solo más especial debido a la lluvia inesperada.

«Estábamos muy felices de tener a toda la familia y amigos reunidos», dice Rodrigo. «Fue una noche muy agradable, a pesar de que llovía a cántaros».

Entre los asistentes se encontraba la amiga común de Rodrigo e Irma, Paola, la compañera de trabajo que los había reunido y les había sugerido que viajaran juntos. La pareja permanece cercana a ella hoy.

“Yo siempre le digo: ‘tú eres la culpable de juntarnos, porque estamos muy, muy felices’”, dice Rodrigo riendo.

Después de la boda, la pareja se dirigió a las islas de la Polinesia Francesa para una luna de miel de ensueño. Rodrigo e Irma pasaron los siguientes años marcando visitas obligadas en México, Estados Unidos y Europa, desde visitar islas en Grecia hasta admirar el esplendor del lago de Como, en Italia.

En 2015, nació su primera hija, Sofía. Se unió a la pareja en muchas de sus aventuras posteriores.

«Antes de que Sofía cumpliera un año, viajaba casi todos los meses en avión», dice Rodrigo.

Dos años después, la pareja tuvo un hijo, también llamado Rodrigo.

En 2019, Rodrigo e Irma regresaron a Finlandia con sus hijos pequeños a cuestas, un viaje que incluyó una parada en el pueblo de Papá Noel, en Rovaniemi, en la Laponia finlandesa.

«Fue otra experiencia asombrosa, asombrosa», dice Rodrigo.

La pasión de Rodrigo e Irma por viajar subraya su relación, pero la pareja también disfruta de los momentos más tranquilos en casa, algo que fue importante el año pasado, durante la pandemia.

«Ambos nos amamos y amamos a nuestros hijos. Tenemos los mismos objetivos en común y siempre estamos ahí para el otro. Podemos hablar de cualquier cosa y de nada. Nos reímos mucho. Nos encanta ver películas, telenovelas latinas cursis, y series extrañas ”, dice Rodrigo.

«Nos complementamos. Somos muy parecidos pero también muy diferentes, y creemos que esa es una parte muy importante de la receta».

«Fue el destino»

Pasaron algunos años después de su matrimonio antes de que Rodrigo e Irma descubrieran que ambos aparecían en la misma foto grupal de la fiesta de un colega, en 2009.

En la foto, están en extremos opuestos del grupo, completamente inconscientes el uno del otro.

Si bien esta coincidencia sugiere que Irma y Rodrigo podrían haberse conocido incluso si no hubieran viajado juntos (después de todo, trabajaban en la misma oficina), ambos atribuyen su relación y los años posteriores de felicidad a su voluntad de vacacionar con alguien que era esencialmente un extraño.

Ahora que tienen hijos, la gente suele preguntar si dejarían que sus hijos hagan lo mismo, y ambos dicen que no, en parte bromeando y en parte genuinamente horrorizados ante la idea.

Pero sí creen que ir de vacaciones con una pareja es una excelente manera de averiguar si eres realmente compatible.

«Uno come, hace turismo, todo juntos, todo el tiempo. Es muy diferente a tal vez tener citas», dice Rodrigo. »Realmente nos ayudó a conocernos. Y bueno, eso es lo que queremos para el resto de nuestras vidas».

«Creo que el destino era estar juntos», dice Irma. »Estoy muy, muy feliz de haber conocido a Rodrigo. Somos una gran pareja y estoy enamorada de él».