CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Planeta en peligro

La sequía extrema y la deforestación encaminan a la selva amazónica hacia una terrible temporada de incendios

Por Drew Kann

(CNN) -- Los científicos están en alerta máxima y advierten que el Amazonas se está precipitando hacia una destructiva temporada de incendios. Partes de Brasil y su selva tropical típicamente exuberante están resecas por la sequía y cargadas de leña para encender fuego después de un aumento repentino de la deforestación en 2020.

Expertos dicen que la región rara vez ha sido más seca de lo que es ahora, y los investigadores que monitorean el Amazonas ya han detectado una serie de grandes incendios este año. El primer gran incendio de la selva tropical en 2021 ocurrió más de una semana antes que el año pasado, según Matt Finer, especialista senior en investigación de la organización sin fines de lucro Amazon Conservation, que lidera el programa de monitoreo de incendios en tiempo real de la organización.

"Las condiciones de sequía generalizada en 2021 son una señal preocupante de que el riesgo de incendio extremo podría afectar a una gran parte de Sudamérica, agotando los recursos de extinción de incendios y amenazando los ecosistemas, la infraestructura y la salud pública", dijo Douglas Morton, científico de la Tierra de la NASA que estudia incendios en el Amazonas y áreas circundantes.

La mayoría de los incendios grandes en el Amazonas son iniciados por humanos en tierras recientemente despejadas. Y la deforestación para la tala, la minería y la agricultura fragmenta el bosque, dicen los expertos, haciéndolo más susceptible a incendiarse en sus bordes.

Amazonas incendios deforestación

Áreas quemadas cerca de Moraes Almeida en el estado brasileño de Pará se muestran en septiembre de 2019. Los expertos dicen que existe un fuerte vínculo entre la deforestación y los incendios en la selva amazónica.

"El borde de un bosque es más cálido y seco que grandes extensiones de bosque no fragmentado, por lo que es más probable que los incendios comiencen en los bordes y se adentren en el bosque", dijo Marcos Heil Costa, profesor de la Universidad Federal de Viçosa en Brasil.

La deforestación aumentó un 67% en mayo en comparación con el año pasado, según el INPE. La leña fresca de este año se suma a lo que se cortó el año pasado, cuando alrededor de 10.900 kilómetros cuadrados, un área de más de 2 millones de campos de fútbol americano, se cortaron principalmente para la cría de ganado, las tierras agrícolas y la producción de madera.

publicidad

Fue el peor año para la deforestación del Amazonas desde 2008.

"Toda esa deforestación por la que todo el mundo estaba preocupado en 2020, ahora está volviendo a arder", dijo Finer. "Y creo que la nueva deforestación que se está extendiendo ahora, eso es lo que veremos arder en agosto o septiembre, cuando la estación seca realmente se intensifique".

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se ha enfrentado a la condena en el país y en el extranjero por su manejo de la crisis de deforestación en la Amazonía, que se ha disparado bajo su mandato. En abril, Bolsanaro le pidió al presidente Biden su "compromiso personal" para proteger el Amazonas, pero los dos líderes no han llegado a un acuerdo.

La deforestación desenfrenada combinada con la sequía extrema está convirtiendo partes del Amazonas en un polvorín.

2019 fue un año de incendios destructivos que capturó la atención del mundo. En un momento de 2019, el Amazonas ardía a un ritmo récord. Pero Brasil en realidad vio más incendios totales provocados en 2020, según datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil.

Y mientras los incendios azotaron los bordes del Amazonas el año pasado, muchos otros se encendieron en el Pantanal, el humedal tropical más grande del mundo ubicado al sur de la selva tropical, que experimentó sus peores incendios desde al menos 2002.

Los expertos temen que la región esté lista para repetir en 2021.

Si bien las fuertes lluvias provocaron inundaciones en el corazón del Amazonas el mes pasado, la sequía extrema está afectando partes del sur del Amazonas y las regiones circundantes, según Paulo Brando, profesor asistente y científico de la Universidad de California-Irvine.

El mes pasado, el Instituto Nacional de Meteorología de Brasil emitió una alerta de emergencia advirtiendo que cinco estados (Minas Gerais, Goiás, Mato Grosso do Sul, São Paulo y Paraná) probablemente verían pocas lluvias al menos hasta fines de septiembre.

Mato Grosso, que incluye partes del sur del Amazonas, ha sido el centro de la mayor parte de la actividad de incendios en lo que va de año, según Finer.

"Hasta ayer, hemos detectado 17 incendios importantes en lo que va del año y todos han ocurrido en Mato Grosso", dijo Finer.

La sequía también podría exacerbar la situación en la cuenca del río Paraná, hogar del segundo río más largo del continente, rutas marítimas clave y centrales hidroeléctricas, la mayoría de las cuales ya se encuentran en sequía moderada a extrema, según la alerta. El año pasado, los bajos niveles de agua dejaron en tierra varios barcos, lo que obligó a algunos a descargar carga para navegar por el río poco profundo.

Amazonas incendios deforestación sequía

Los bajos niveles de agua se muestran en el río Jacareí en el estado de São Paulo el 13 de junio de 2021. Una sequía que ha golpeado gran parte del país también está avivando las preocupaciones sobre la próxima temporada de incendios.

Las temperaturas cálidas del océano en el Océano Atlántico Norte tropical en 2020 y un patrón climático de La Niña que persistió en el Océano Pacífico han cambiado las condiciones de precipitación en todo el continente sudamericano, dijo Morton, incluida la selva tropical.

Pocos ecosistemas en la Tierra son tan críticos para el clima global como la selva amazónica.

Su vasto dosel de árboles sirve como un "acondicionador de aire" para el planeta, dicen los científicos, que influye en la temperatura global y los patrones de lluvia. A través de la fotosíntesis, las plantas y los árboles del Amazonas absorben miles de millones de toneladas de dióxido de carbono del aire cada año, lo que ayuda a limitar la cantidad de gas que atrapa el calor en la atmósfera.

Pero cuando se quema, el carbono que se almacena en el bosque se libera al aire, donde puede permanecer durante cientos de años y contribuir a un calentamiento global aún mayor.

Un estudio del año pasado dirigido por Brando encontró que los incendios podrían dañar irreparablemente la capacidad del bosque para protegerse contra el calentamiento futuro, hasta el punto de que el bosque podría comenzar a aportar más gases de efecto invernadero al aire de los que absorbe para el 2050, o antes.

"El cambio climático no respeta las fronteras políticas y geográficas, dijo Brando," y lo que sucede en el Amazonas afectará a todo el planeta".

Taylor Barnes y Rodrigo Pedroso de CNN contribuyeron a este informe.