CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Planeta en peligro

Portland y Seattle superan los 37 grados centígrados mientras la ola de calor se extiende por el noroeste de EE.UU.

Por Madeline Holcombe

(CNN)-- Canadá, Seattle y Portland, Oregon, registran las temperaturas más altas de la historia, en una ola de calor que todavía no ha terminado.Seattle superó su récord histórico, el domingo, cuando los termómetros alcanzaron los 40°C, una temperatura tan alta que incluso en las zonas normalmente gélidas que están por encima de los 3.080 metros en el monte Rainier, alcanzaron los 22,7°C.

Se duplica el calor en la tierra en 15 años 1:09

Portland alcanzó un récord histórico de 44,4°C, el domingo, pero es probable que ese récord sea efímero, ya que la previsión de temperaturas máximas para este lunes es de 46,1°C. Sería el tercer día consecutivo en el que el calor supera los 41,6°C.

Se espera que las temperaturas sigan siendo abrasadoras en la zona hasta el martes. En esa fecha se prevé que las máximas desciendan hasta los 33,8°C, todavía muy por encima de los 23,8°C habituales en esta época del año.

Lytton, en la Columbia Británica, ostenta ahora el récord de la temperatura más alta jamás registrada en Canadá, tras alcanzar los 46,6°C, el domingo. Allí hizo más calor que en Abu Dhabi.

Los registros en estas zonas se remontan a finales del siglo XIX, lo que significa que no se habían visto temperaturas como éstas en estas regiones desde hace más de 100 años, dijo Michael Guy, meteorólogo de CNN.

La ola de calor es un claro ejemplo de la crisis climática que afecta al tiempo global. El cambio climático también hará que las olas de calor que rompen récords sean más frecuentes en el futuro, y los investigadores y expertos en políticas dicen que el noroeste del Pacífico no está preparado.

publicidad

Según un estudio de la Union of Concerned Scientists, se prevé que a mediados de este siglo el número de días en que se alcancen los 32,2°C en el noroeste del Pacífico aumente de una media actual de unos seis a 16 días al año.

Suspensión de las pruebas olímpicas y de los servicios de tranvía

En el Hayward Field de Eugene, Oregon, las pruebas olímpicas de atletismo de Estados Unidos se suspendieron el domingo debido al calor extremo.

El domingo era el último día de los 10 días de pruebas y los eventos estaban programados para reanudarse este lunes.
Eugene alcanzó una nueva temperatura máxima de 43,3°C, el domingo, superando el récord anterior de 42,2°C, establecido el 9 de agosto de 1981.

En Portland, todos los servicios del tren ligero Metropolitan Area Express Light Rail y del tranvía han sido suspendidos hasta el martes por la mañana debido al calor extremo, según el Tri-County Metropolitan Transportation District of Oregon (TriMet).

"Por favor, asegúrese de mantenerse hidratado y no viajar, a menos que sea por emergencias", dijo TriMet, en un comunicado, el domingo por la noche.

El servicio de autobuses sigue funcionando y TriMet dijo que no rechazará a ningún cliente que no pueda pagar su tarifa de transporte durante el calor extremo.

En Seattle, algunos restaurantes tuvieron que cerrar el domingo y el lunes debido al calor, informó KING, afiliada de CNN.

"En un día como hoy, no hay nada escrito", dijo a la emisora Matt Galvin, copropietario de Pagliacci Pizza, en el barrio de Columbia City.

Los residentes utilizaron piscinas inflables, visitaron lagos e incluso se alojaron en hoteles para conseguir algo de alivio, informó KIRO, afiliada de CNN.

Portland Parks & Recreation anunció el cierre de las piscinas al aire libre el lunes porque hace demasiado calor para que los empleados estén afuera, informó KATU, afiliada de CNN.

Los voluntarios ayudaron a los líderes locales de la salud, como la Dra. Jennifer Vines, funcionaria de Salud para el Condado de Multnomah, Oregon. Cientos de personas han utilizado los centros de refrigeración instalados desde que las temperaturas comenzaron a subir.

"La gente no se da cuenta de lo mortal que puede ser el calor", dijo Vines a KATU. "Los habitantes del noroeste están acostumbrados a las tardes y noches frescas. Es una oportunidad para abrir las ventanas y refrescar los departamentos y las casas. No vamos a tener eso estos próximos días".

Una cúpula de calor actúa como un horno sobre la región

Las condiciones abrasadoras en la región provienen de una gran cresta de altas presiones que ha formado una cúpula de calor, que está actuando esencialmente como un horno para asar la región durante un largo periodo de tiempo.

El aire caliente asciende, pero la alta presión actúa como una tapa atmosférica, obligando al aire caliente a volver a la superficie, donde se calienta aún más.

"Imagínese una piscina cuando se enciende el calentador: las temperaturas suben rápidamente en las zonas que rodean los chorros del calentador, mientras que el resto de la piscina tarda más en calentarse", dijo la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés).

Las circulaciones dentro de la cúpula de calor permiten que las temperaturas aumenten rápidamente y dentro de una región bastante confinada.

Las zonas rurales del este de Oregon y Washington sentirán la ola de calor durante el fin de semana del 4 de julio, y el este de Idaho también pasará calor.

"Ahora mismo, registramos [temperaturas de] 40,5°C - 43,3°C en Snake Basin de Idaho y el Treasure Valley. Podríamos estar rompiendo récords históricos en Boise el martes y el miércoles de la próxima semana", dijo Korri Anderson, meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología de Boise (NWS Boise).

NWS Boise insta a la gente a no convertirse en otra estadística, ya que las muertes relacionadas con el calor son la causa número uno de muertes relacionadas con el tiempo.

"Según los CDC, más de 600 personas mueren cada año por el calor. Te puede pasar a ti", advierte el NWS Boise.

--Rachel Ramirez, Joe Sutton, Angela Fritz, Jay Croft, Hannah Gard y Haley Brink, de CNN, contribuyeron con este reportaje.