CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Planeta en peligro

La ola de calor histórica del noroeste habría sido "prácticamente imposible" sin una crisis climática provocada por el humano, según un estudio

Por Aya Elamroussi

(CNN) -- Cientos de muertos en una ola de calor histórica. Un pueblo canadiense reducido a cenizas. Escasez de agua. Animales compitiendo por la comida. ¿El culpable? Los humanos, según los científicos del cambio climático.

La ola de calor sin precedentes que sufrió el noroeste del Pacífico a finales de junio "habría sido prácticamente imposible sin la influencia del cambio climático provocado por el ser humano", según un análisis realizado por más de dos docenas de científicos de World Weather Attribution.

Todos los episodios de calor extremo tienen las huellas del cambio climático, escribieron los autores, pero el calor sin precedentes de finales de junio, que marcó récords históricos en Oregon, Washington y la Columbia Británica, fue posible sobre todo por el calentamiento causado por las emisiones de combustibles fósiles, concluyó el análisis.

Aunque las temperaturas estaban "muy lejos del rango de temperaturas observadas en el pasado", lo que deja poco que comparar, los científicos determinaron que la ola de calor de finales de junio era 150 veces más probable debido al cambio climático.

Hace una década, los investigadores habrían dudado a la hora de señalar el cambio climático como causa de un acontecimiento concreto.

Ahora, con la ayuda de modelos informáticos de gran potencia, los investigadores pueden utilizar décadas de temperaturas observadas para determinar rápidamente qué papel desempeñó el calentamiento de la Tierra.

publicidad

"Nuestros resultados son una fuerte advertencia: el rápido calentamiento del clima nos está llevando a un territorio desconocido que tiene importantes consecuencias para la salud, el bienestar y los medios de vida", escribieron los autores.

El episodio de calor de finales de junio "plantea serias dudas sobre si realmente entendemos cómo el cambio climático está haciendo que las olas de calor sean más calientes y mortales", dijo Geert Jan van Oldenborgh, investigador del Real Instituto Meteorológico de los Países Bajos.

Un evento de víctimas masivas

Los funcionarios de Oregon dijeron este miércoles que la ola de calor fue un "evento de víctimas masivas" consistente con los "peores modelos climáticos". Las autoridades estatales han reportado 116 muertes en Oregon por la ola de calor, y al menos 57 más en el estado de Washington.

"La cúpula de calor sin precedentes que se asentó sobre la región durante casi cinco días, entre el 25 y el 30 de junio, fue un evento de víctimas masivas", según el condado de Multnomah, donde se encuentra la ciudad de Portland.

Solo el 28 de junio, el médico forense del condado experimentó un número de muertes cuatro veces superior al habitual, según el condado.

"El número de personas y de infraestructuras dañadas por este suceso es coherente con los modelos climáticos más desfavorables para el noroeste del Pacífico y predice que lo peor está por llegar si no se toman medidas agresivas a nivel mundial para detener el uso de combustibles fósiles", dijo John Wasiutynski, director de sostenibilidad del condado de Multnomah, en un comunicado.

También se informó de la muerte de cientos de personas a causa del implacable calor en la Columbia Británica, que estableció el récord de temperatura más alta de todos los tiempos en Canadá: 49,6°C en la ciudad de Lytton, que quedó casi completamente destruida por un incendio forestal pocos días después.

El alcalde de Lytton, Jan Polderman, declaró a la cadena de televisión CTV News, afiliada a CNN, que en cuestión de minutos el miércoles "había fuego por todas partes", sin dejar tiempo para llamar a las puertas y decir a la gente que evacuara.

Incendio forestal destruye pueblo en Canadá 1:07

También problemas con las lluvias

En California, las precipitaciones están en su punto más bajo, lo que hace temer una temporada de incendios forestales devastadora.

El 30 de junio, cuando el estado terminó su año de lluvias, California registró una media estatal de solo 59,9 centímetros de precipitaciones, marcando su año más seco desde que se iniciaron los registros en 1895. El total de precipitaciones es menos de la mitad, el 49%, de la acumulación anual típica del estado, que se mide desde principios de julio hasta finales de junio de cada año.

Jan Null, exmeteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional en la zona de la bahía de San Francisco, informó por primera vez del récord de lluvias de este año el miércoles, citando datos del Centro Climático de la Región Occidental.

Benjamin Hatchett, un climatólogo del centro, señaló que el período 2020-2021 no solo fue el año de lluvias más seco del estado, sino también el segundo año más cálido del que se tiene constancia, lo que hace que la situación sea "urgente".

"Obtenemos una gran proporción de nuestra agua a partir de la escorrentía que proporciona el deshielo", dijo Hatchett a CNN.

Y añadió que las condiciones excepcionales también han predispuesto gran parte del estado a los incendios forestales.

"Básicamente, cada parte de California está lista para arder en este momento", dijo. "Todo lo que se necesita es un error".

ola calor

Un incendio forestal arde en la ladera de una montaña en Lytton, Columbia Británica, el 1 de julio.

Amplias franjas del oeste siguen sumidas en una histórica e implacable sequía, la peor de la región en al menos 20 años. Las condiciones de sequía a partir del jueves se ampliaron y empeoraron en la región occidental, especialmente en el noroeste del Pacífico, después de otra semana de tiempo caluroso y seco, según el Monitor de Sequía de Estados Unidos.

Sequía "extrema" y "excepcional"

Más del 93% del oeste está en situación de sequía, la más alta registrada, con casi el 60% en sequía "extrema" o "excepcional", las dos categorías más graves. Hay cinco estados completamente en condiciones de sequía: California, Oregon, Nevada, Utah y Dakota del Norte.

La sequía excepcional en Oregon se amplió, según el Monitor de Sequía de EE.UU., que dijo que las condiciones actuales del estado están entre las más secas desde finales del siglo XIX. En Washington, "las condiciones de los pastizales y los terrenos de pastoreo son mucho peores este año en comparación con todos los demás años de este siglo".

Los datos del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California muestran que el estado está superando con creces el desastroso año de incendios de 2020 tanto en número de incendios forestales como en terreno quemado. Hasta el 4 de julio, se habían quemado más de 114 millas cuadradas en todo el estado, un área más del doble que en la misma época del año pasado, cuando California registró la peor temporada de incendios de su historia.

Peter Fickenscher, hidrólogo del Centro de Previsión Fluvial del Servicio Meteorológico Nacional de California-Nevada, dijo a CNN que el hecho de que el estado experimente un segundo año consecutivo de condiciones extremadamente secas ha hecho que la situación sea "mucho más grave" y advirtió que si no recibe lluvias significativas en el próximo año, será necesario tomar "medidas extremas" para conservar el agua.

Brisa Colon, Hannah Gard y Taylor Ward de CNN contribuyeron con este reportaje.