CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Juegos Olímpicos Tokio 2020 (2021)

De orígenes oscuros a un 'faro de esperanza': una breve historia de la antorcha olímpica

Por Jacqui Palumbo

(CNN) -- El relevo de la antorcha olímpica ha sido degradado para los Juegos de Verano de Tokio 2020, con el covid-19 convirtiendo el viaje tradicionalmente público de la llama desde Olimpia, Grecia, en un asunto en gran parte privado.

Si bien los Juegos Olímpicos pasados han visto la antorcha llevada bajo el mar por una buceadora o volando por el aire en manos de un saltador de esquí, el relevo de este año se compuso de ceremonias aisladas alrededor de Japón antes de la ceremonia de apertura del viernes.

Sin embargo, se conservaron muchos de los rituales. Como siempre, la llama cobró vida por primera vez en Olimpia usando la luz solar reflejada en un espejo parabólico, que representa el poder del dios del sol Apolo. Desde marzo, se ha dirigido a Tokio en avión y por carretera (aunque no se han visto los viajes en camello o en paracaídas de los aventureros relevos del pasado).

La antorcha para los Juegos de Verano de Tokio 2020 tiene un diseño rosa sakura con cinco llamas que se convierten en una. Crédito: Charly Triballeau / AFP / Getty Images

En un año típico, miles de corredores pasaban la antorcha de mano en mano, a menudo entre grandes multitudes, hasta que llegaba al estadio principal. Y aunque este relevo ha sido en gran parte sin espectadores, el destino de la llama sigue siendo el mismo: el caldero olímpico, que permanece encendido durante la duración de los Juegos.

A lo largo de las décadas, la apariencia de la antorcha se ha convertido en una parte importante de la costumbre. A menudo una representación visual del país anfitrión, los diseños recientes han incorporado la elegante arquitectura de la Ópera de Sydney (en 2000); una pluma de fénix folclórica, un presagio de buena fortuna en Rusia (Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi); y la belleza natural del paisaje brasileño (Río 2016).

Las antorchas del pasado han viajado bajo el mar, en paracaídas y en camello. Crédito: Steve Nutt / Allsport / Getty Images

La antorcha "rosa sakura" de este año tiene una forma de flor de cerezo que fusiona cinco llamas individuales en una. Fue creada por el diseñador Tokujin Yoshioka, quien dijo por correo electrónico que es un símbolo de esperanza y "recuperación emocional" del terremoto y tsunami que azotaron Japón hace una década. El cuerpo de la antorcha está hecho en parte de aluminio reciclado utilizado en los refugios que albergaban a los supervivientes tras el desastre.

publicidad

Una historia oscura

Aunque la llama olímpica tiene raíces antiguas, el relevo en sí es un asunto relativamente moderno.

"No hubo un relevo de la antorcha, en la forma en que lo conocemos, para los juegos antiguos (aunque) podría haber habido un altar en llamas", dijo el historiador deportivo y autor de "La historia de la antorcha olímpica", Philip Barker, en una entrevista en video.

De hecho, este símbolo de unidad internacional nació del nacionalismo: tuvo lugar en la Alemania nazi durante los Juegos de Verano de 1936.

Concebido por el organizador principal de los Juegos Olímpicos de Berlín, Carl Diem, el primer relevo viajó por tierra desde Olimpia hasta la capital alemana a través de Atenas, Sofía, Belgrado, Budapest, Viena y Praga. En el transcurso de 12 días, la antorcha se pasó, mano a mano, por casi 3.000 kms.

El primer relevo de la antorcha se llevó a cabo en Berlín en 1936 bajo el dominio nazi. Crédito: Allsport / Hulton Archive / Getty Images

"Realmente capturó la imaginación", dijo Barker. "En Grecia se decía que nadie dormía cuando pasaba la antorcha, porque pasaba toda la noche, lo que no sucede hoy en día".

El evento fue diseñado para mostrar el creciente poder de la Alemania nazi, y un corredor joven de cabello rubio, Fritz Schilgen, fue seleccionado como el último portador de la antorcha por su apariencia aria. Las imágenes del evento también fueron muy orquestadas, con partes del relevo escenificadas y filmadas nuevamente después de los Juegos para la película de propaganda de 1938 "Olympia".

"Hubo (hubo) mucha mitología, incluso desde el principio", dijo Barker.

Después de una pausa en los Juegos de la Segunda Guerra Mundial, era posible que el relevo de la antorcha no hubiera continuado. Pero los organizadores de los primeros Juegos Olímpicos de la posguerra, en Londres, resucitaron el evento, asegurando su lugar como una tradición en curso.

"La gente vino a verlo a las 2 am, a las 3 am de la mañana. Era una curiosidad", dijo Barker sobre el relevo de 1948. "Cuando se considera que Inglaterra todavía estaba racionando (alimentos y suministros) en ese momento, tener los Juegos Olímpicos, y tener algo inusual como esto, fue una verdadera bendición. Realmente levantó el ánimo de la gente".

Un espíritu unificador

Con el tiempo, la oscura historia del origen del relevo se ha borrado de la memoria, ya que cada nueva ciudad anfitriona la hace suya. Las rutas han tomado en todas partes desde días hasta meses para completarse, con llamas de respaldo (también de la fuente original en Olimpia) que ahora se mantienen en lámparas de mineros y se llevan junto con la antorcha.

A veces, los planes se descarrilan por algo más que una llama apagada: durante los Juegos de Verano de Tokio 1964, un tifón dañó el avión que portaba la antorcha y se llamó a un avión de respaldo mientras se enviaba una segunda llama para recuperar el tiempo perdido.

Los diseños de antorchas, generalmente seleccionados por el comité organizador de la ciudad anfitriona, también han evolucionado y ahora generalmente provienen de diseñadores y artistas estimados.

A lo largo de las décadas, la antorcha se ha convertido en un símbolo importante de unidad e identidad. Crédito: Quinn Rooney / Getty Images

"También es una forma de mostrar una identidad nacional: 'Esta es nuestra antorcha'", dijo Barker.

Algunos diseños se han hecho eco de la antigüedad, como el diseño clásico de Roma en 1960. Otros han asumido riesgos creativos, como el elegante mango de madera de abedul y la hoja de aluminio de Lillehammer para los Juegos Olímpicos de Invierno de 1994, o el diseño dorado perforado de Londres en 2012 que "se conoció como el rallador de queso", dijo Barker.

En este año olímpico tan inusual, la vasija de los cerezos en flor de Yoshioka y su lema "La esperanza ilumina nuestro camino", parecen especialmente oportunos. Las cinco llamas se unen, y cada pétalo simboliza "un deseo de paz y de que el mundo se una como uno", dijo. El diseñador espera que la llama pueda ser "un faro de esperanza para todos".

La llama tiene ese tipo de poder, dijo Barker, quien describió los Juegos Olímpicos como una fuerza unificadora en el mundo, y el relevo de la antorcha como un emblema de ello.

"Tiene ese sentimiento de simbolismo y de conectar a la gente", dijo.