CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Juegos Olímpicos Tokio 2020 (2021)

Los índices de audiencia de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos se desplomaron, pero el streaming tuvo un buen resultado

Por Frank Pallotta

Nueva York (CNN Business) -- Los Juegos Olímpicos de Tokio comenzaron oficialmente este fin de semana y, a primera vista, los índices de audiencia de la ceremonia de inauguración del viernes parecían un fracaso.
Según las primeras cifras, solo 17 millones de personas vieron la ceremonia de apertura por televisión en Estados Unidos. Esta cifra supone un fuerte descenso del 36% respecto a la ceremonia de Río 2016, que a su vez fue la de menor audiencia desde 1992.

Son malas noticias para NBC, que ha invertido miles de millones de dólares en la licencia de los Juegos Olímpicos durante la próxima década.

Pero si se profundiza un poco más, la audiencia no ha bajado tanto como se podría pensar, lo que pone de manifiesto que las cifras de la televisión ya no cuentan toda la historia.

Por ejemplo, el número de personas que vieron la ceremonia de inauguración de Tokio a través de NBCOlympics.com y la aplicación de NBC Sports se disparó un 72% en comparación con Río.

Hasta ahora, los espectadores han reproducido un total de 371 millones de minutos de contenido de los Juegos Olímpicos de Tokio en las distintas plataformas digitales de la NBC, un 21% más que en el mismo periodo de tiempo de Río, según la NBC.

Aunque la cadena no desglosó los datos específicos de Peacock, su servicio de streaming, la NBC dijo que el servicio registró el "sábado de mayor consumo de la historia".

publicidad

A diferencia de lo que ocurría hace cinco años, el streaming ya no es un negocio secundario que recoge algunos espectadores adicionales a través de sitios web y aplicaciones. Es una parte importante del plan y el futuro de todas las empresas de medios de comunicación, y el servicio de streaming de Peacock de la NBC, que lleva un año en el mercado, es solo uno de los muchos que existen. El público tiene múltiples opciones de visualización, desde estos servicios de streaming hasta las redes sociales, y sus hábitos de visualización están cambiando.

El cambio subraya la creciente fragmentación del espacio mediático, lo que significa que la televisión por sí sola puede no atraer a las grandes cantidades que antes atraía, incluso para un evento monumental como los Juegos Olímpicos. Esto no significa que la gente no esté mirando, y como la NBC espera que los Juegos Olímpicos impulsen las suscripciones y un mayor interés por Peacock, la audiencia digital es una buena noticia.

No es que las cadenas ya no se preocupen por las cifras de la televisión tradicional. Así que sí, los índices de audiencia de la ceremonia de apertura son una decepción. Pero también son un reflejo de los tiempos cambiantes de los medios de comunicación, y la NBC espera que esas cifras de audiencia digital se mantengan fuertes durante las dos semanas del evento.