CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Planeta en peligro

Las inundaciones en Londres son la señal más reciente de que las grandes ciudades no están preparadas para el cambio climático

Por Ivana Kottasová

(CNN) -- Autos varados en las calles convertidas en ríos. Pasajeros de autobús rescatados en balsa. Estaciones de tren sumergidas, provocando caos vial.Las escenas ya conocidas de una ciudad inundada se repitieron en Londres durante el fin de semana, cuando las fuertes lluvias dejaron partes de la capital británica bajo el agua.

El hecho de que dos hospitales londinenses rechazaran a los pacientes que no eran de emergencia tras inundarse durante el fin de semana fue un recordatorio brutal de que incluso algunas de las ciudades más ricas del mundo están peligrosamente mal preparadas para el tipo de clima extremo que se está volviendo más común y más severo debido al cambio climático.

Los expertos en clima e infraestructuras llevan años advirtiendo de que Londres, al igual que muchas otras grandes ciudades, no está preparada para el cambio climático, con grandes partes de la ciudad construidas en una llanura aluvial y un sistema de drenaje victoriano que no es capaz de soportar este tipo de lluvias intensas.

inundaciones Londres

Un peatón cruza a través de aguas profundas en una calle inundada en Londres el 25 de julio de 2021.

"Es muy preocupante que tengamos que cerrar los servicios de urgencias de los hospitales porque se han inundado; sin duda hay que hacer algo para garantizar que las infraestructuras críticas no corran peligro", dijo Liz Stephens, profesora asociada del departamento de geografía y ciencias ambientales de la Universidad de Reading.

Según la Autoridad Metropolitana de Londres, el 17% de la ciudad se enfrenta a un riesgo alto o medio de inundación, y más de un millón de londinenses viven en una llanura aluvial.

La ciudad cuenta con un gigantesco sistema de defensa contra las inundaciones en el río Támesis para protegerse de las crecidas de las mareas, pero las barreras son de poca ayuda cuando se trata de inundaciones repentinas causadas por fuertes lluvias, del tipo que se está volviendo más común debido al aumento de las temperaturas.

Inundaciones repentinas: ¿por qué son tan peligrosas? 1:35

Las imágenes del domingo mostraban a los londinenses tomados por sorpresa, deambulando por las calles inundadas. Algunos incluso intentaron alejarse en automóvil a través de las aguas crecientes, algo que las autoridades desaconsejan por la alta probabilidad de que los automóviles sean arrastrados o de que los conductores queden atrapados.

La Brigada de Bomberos de Londres dijo el lunes que atendió más de 1.000 llamadas de emergencia relacionadas con las inundaciones, y que los equipos rescataron a personas de sus autos y las ayudaron a escapar de sus casas.

Aunque estas imágenes de personas que no se toman en serio el riesgo son preocupantes, Stephens dijo que los individuos no tienen la culpa en este caso.

"Nuestra capacidad para cartografiar el riesgo de inundaciones de aguas superficiales no es especialmente buena", dijo Stephens. Señaló que los mapas de riesgo de inundación por aguas superficiales del Reino Unido no han mejorado significativamente desde 2013, a pesar de que se dispone de tecnología más precisa y de que se han publicado numerosos informes que subrayan el aumento del riesgo.

Además, la forma de supervisar y gestionar el riesgo de inundación en el Reino Unido es extremadamente complicada, con diferentes organismos responsables de diferentes partes del esfuerzo y ningún organismo único a cargo.

El Met Office, el servicio meteorológico nacional del Reino Unido, emitió el domingo avisos meteorológicos de fuertes lluvias y tormentas, pero Stephens dijo que es posible que la gente no los entienda inmediatamente.

"Creo que hubo una advertencia ámbar que indica que podría haber impactos severos, pero la advertencia ámbar cubría un área muy grande del sureste de Inglaterra", dijo Stephens. "Así que realmente, como individuo, qué harías con ese tipo de información. Si no sabes que tu propiedad está en riesgo de inundación, y tienes una advertencia de inundación a gran escala, o ni siquiera una advertencia de inundación, una advertencia de lluvias intensas, entonces no creo que debamos sorprendernos si la gente no está preparada para ello", dijo.

Un informe sobre las repercusiones del cambio climático en el Reino Unido, publicado el mes pasado por el grupo asesor independiente del gobierno sobre el clima, el Comité sobre el Cambio Climático, advertía de que el país no estaba preparado, afirmando que "las medidas de adaptación no han seguido el ritmo de la realidad cada vez más grave del riesgo climático".

"El riesgo siempre es mayor en el entorno urbano porque tenemos superficies pavimentadas, pero también dependemos de una vieja infraestructura de drenaje en Londres, estamos hablando de desagües victorianos", dijo Stephens.

Imágenes como las que llegaron el domingo desde Londres se están volviendo preocupantemente familiares.

Hace apenas dos semanas, las devastadoras inundaciones provocadas por las fuertes lluvias arrasaron amplias zonas de Europa occidental, dejando más de 200 muertos y miles de personas sin hogar. En el otro extremo del mundo, gran parte de la provincia central china de Henan quedó devastada tras las lluvias récord registradas la semana pasada, que causaron la muerte de al menos 58 personas, cortaron el suministro eléctrico y obligaron a reubicar a más de un millón de personas.

33 muertos tras fuertes lluvias que afectan a China 0:40

Y aunque no es posible atribuir un solo acontecimiento al cambio climático, las fuertes lluvias e inundaciones son cada vez más frecuentes. A medida que la atmósfera de la Tierra se calienta, puede retener más humedad, lo que puede provocar lluvias sin precedentes. Puede ser que el promedio total de precipitaciones en una zona no cambie, pero los extremos se amplifican, lo que puede significar períodos secos más largos o tormentas más intensas. Cuando llueve mucho después de una sequía prolongada, los suelos son menos capaces de absorber el agua y es más probable que la lluvia provoque inundaciones.

Las zonas urbanas corren mayor riesgo de sufrir inundaciones repentinas porque las superficies están cubiertas de concreto, lo que significa que el suelo no puede absorber el agua. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, París, Salónica, Bucarest y Barcelona se encuentran entre las ciudades con más de tres cuartas partes de su superficie "sellada", lo que significa que corren un mayor riesgo de inundación.

Además, muchas ciudades europeas cuentan con infraestructuras muy antiguas y los sistemas de alcantarillado no pueden hacer frente a las lluvias más intensas.

"Las tormentas de verano no son algo nuevo, pero cada vez está más claro que el empeoramiento de los impactos de las inundaciones por lluvias intensas está teniendo efectos devastadores aquí en el Reino Unido y en toda Europa", dijo Jess Neumann, hidrólogo de la Universidad de Reading, en un comentario al Science Media Center. "La gravedad y la frecuencia de las inundaciones son una cruda advertencia de que no estamos preparados para afrontar el cambio climático".