CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Planeta en peligro

Científicos del clima ya aportaron su granito de arena, ahora la presión está sobre los líderes mundiales

Por Ivana Kottasová, Angela Dewan

(CNN) -- Los científicos han advertido durante décadas que estábamos cambiando el clima de una manera que tendría impactos devastadores en el planeta y nuestras vidas. Un informe histórico del lunes mostró que eso ya está sucediendo y más rápido de lo que esperábamos.

Los hallazgos del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU sirven como una severa llamada de atención para políticos, líderes empresariales y formuladores de políticas, quienes en solo 12 semanas se reunirán para las conversaciones sobre el clima de la COP26 en Glasgow para abordar la mayor desafío existencial en la historia de la humanidad.

Durante décadas, la política global se ha quedado atrás de la ciencia, pero los líderes y las grandes empresas ahora se ven obligados a ponerse al día mientras sus electores y clientes luchan contra olas de calor, incendios forestales e inundaciones que están resultando costosas y mortales.

"Tienes a los políticos presionados por la ciencia, lo que está confirmando una sensación de alarma y miedo, ahora tienes la ciencia en la mente del gente", dijo Tom Burke, cofundador de E3G, un think tank europeo sobre clima. "Hay mercados de capitales que dicen que esto está empezando a amenazar realmente el valor futuro de nuestras inversiones. Así que se está acumulando una enorme presión sobre los políticos".

En medio de la creciente presión, es probable que los legisladores con mentalidad climática enfrenten obstáculos para hacer que la conferencia COP26 de noviembre sea un éxito, que a menudo se mide por lo lejos que los líderes más conservadores están dispuestos a llegar. Las recientes reuniones multilaterales sobre el clima entre muchas menos naciones han terminado con resultados decepcionantes, incluso a veces divididos.

Manteniendo los 1,5 con vida

Alok Sharma, presidente de la COP26, ha dicho que quiere que la conferencia llegue a un acuerdo sobre una serie de objetivos clave, incluida la fecha de finalización del uso de carbón, un compromiso para hacer que todas las ventas de automóviles nuevos cero emisiones en los próximos 14 a 19 años, deteniendo la deforestación al final de la década y mayores reducciones de las emisiones de metano.

publicidad

Pero su mensaje principal es "mantener vivos los 1,5".

En virtud del Acuerdo de París de 2015, más de 190 países firmaron para limitar el aumento de las temperaturas globales a muy por debajo de los 2 grados Celsius, pero preferiblemente a 1,5 grados, nivel más allá del cual los científicos dicen que el mundo experimentará extremos climáticos más intensos y frecuentes. Pero la reunión de líderes del G7 en junio y una reunión de ministros del G20 el mes pasado dejaron a algunos en el escenario mundial decepcionados e inseguros de lo que se puede lograr en noviembre.

El comunicado del G20 se entregó más de un día después de lo esperado, ya que algunos países se opusieron al lenguaje sobre cuándo eliminar gradualmente el carbón y sobre el compromiso de 1,5 grados Celsius, según Roberto Cingolani, ministro de Transición Ecológica de Italia, que presidió la reunión.

Cingolani dijo a los periodistas después de la conferencia que India y China se estaban resistiendo sobre el tema del carbón.

Una fuente familiarizada con las conversaciones en ese momento le dijo a CNN que la resistencia significativa provenía de los países productores de combustibles fósiles, incluidas algunas economías en desarrollo.

En una conferencia de prensa el lunes, Sharma negó que el umbral de 1,5 grados todavía generara divisiones y señaló el comunicado que los ministros del G20 acordaron finalmente, en el que los países dijeron que "continuarían sus esfuerzos" para limitar a 1,5 por encima de los niveles preindustriales.

"Basado en todas las conversaciones que he tenido, puedo decirles que hay un deseo claro entre los gobiernos de mantener esos 1,5 grados al alcance", dijo Sharma.

Sin embargo, el principal negociador climático de China, Xie Zhenhua, acusó la semana pasada a algunos países de intentar cambiar las metas de 2 grados, que los países acordaron en el Acuerdo de París, a 1,5 grados.

"Algunos países están presionando para reescribir el Acuerdo de París", dijo Xie, según la agencia de noticias AFP. "Es decir, quieren esforzarse por cambiar el objetivo de control para el aumento de temperatura de 2 grados Celsius a 1,5 grados Celsius".

Añadió: "Tenemos que comprender las diferentes situaciones en los diferentes países y esforzarnos por llegar a un consenso".

Y aunque los ministros del G20 finalmente acordaron un lenguaje de alrededor de 1,5 grados, algunos lo hicieron a regañadientes. India publicó su propia declaración junto con el comunicado defendiendo la necesidad de crecimiento de las naciones en desarrollo, instando a los países más ricos a reducir sus emisiones más rápidamente.

Relegar el carbón a la historia

Científicos del clima ya aportaron su granito de arena, ahora la presión está sobre los líderes mundiales

Molinos de viento en Lauterstein, Alemania. Reemplazar la energía generada por carbón con energías renovables será un tema clave en la COP26 en Glasgow este año. (Foto: Tom Weller/picture alliance via Getty Images)

El G7 y el G20 a menudo intentan mostrar liderazgo en áreas de políticas globales; juntos, representan el 80% de las emisiones mundiales y alrededor del 85% de la economía global. Pero la reunión del G20 tampoco logró llegar a un acuerdo concreto sobre la eliminación del carbón y la eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles.

Solo 13 miembros del G20 se han comprometido al cero neto, señaló Sharma el lunes, y solo ocho han presentado nuevas promesas que van más lejos que las anteriores. Se suponía que todos los signatarios del Acuerdo de París presentarían un segundo compromiso más ambicioso para julio de este año.

Sharma dijo que el hecho de no llegar a un acuerdo sobre el carbón fue "decepcionante" y admitió que conseguir un acuerdo antes de la conferencia COP26 será complicado. Quiere que los países más ricos del mundo eliminen el carbón para 2030 y el resto del mundo para 2040.

El carbón estará nuevamente en la agenda en el próximo G20, que se produce justo antes de la cumbre COP26.

US$ 100.000 millones al año para el mundo en desarrollo

Otro punto conflictivo para las naciones en desarrollo es que no han recibido el dinero que se les prometió para adaptarse al cambio climático.

El mundo desarrollado en 2009 acordó transferir US$ 100.000 millones cada año al mundo en desarrollo para 2020. Ese compromiso se reafirmó en el Acuerdo de París de 2015, pero la meta nunca se cumplió. Como resultado, han resurgido viejas divisiones y desconfianza.

Una economía de cero neto impulsada por energías renovables implica la revisión de la infraestructura, el empleo de nuevas tecnologías, la transición a vehículos eléctricos y la reconsideración de empleos e industrias enteras. Las naciones en desarrollo argumentan que muchos de los países más ricos del mundo se volvieron ricos porque eran libres de explotar los mismos combustibles fósiles que ahora quieren que el resto del mundo elimine gradualmente.

Retener los fondos prometidos podría significar que algunos países tienen menos probabilidades de ceder en la eliminación del carbón y comprometerse a los 1,5 grados Celsius.

Medioambiente: países latinoamericanos peor preparados 1:01

¿Lo que está en juego?

Ya a 1,1 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales, el mundo se dirige a temperaturas globales promedio de 1,5 grados más de lo que pensaban los científicos, según el informe del IPCC. Es probable que ese umbral se cruce a mediados de la década de 2030, incluso si los gases de efecto invernadero se reducen drásticamente a partir de hoy.

La buena noticia es que podemos mantenerlo en 1,5 y evitar que llegue a 2 grados, después de lo cual los impactos del cambio climático se volverán aún más severos, según el informe.

"La clave en la que enfocarse es que cada grado de calentamiento, que cada décima de grado de calentamiento, importa", dijo a CNN Tamsin Edwards, científica climática del King's College London y una de las autoras del nuevo informe del IPCC. "Cada año es cada vez más difícil limitar el calentamiento a 1,5 grados porque significa que tenemos que reducir las emisiones más rápido para llegar a cero".

"Las reducciones de emisiones tienen que ser inmediatas, rápidas y de gran escala", agregó.

Si para la década de 2050 el mundo alcanza el cero neto, donde la adición y eliminación netas de gases de efecto invernadero es cero, puede contener los aumentos de temperatura a 1,5 grados.

La otra buena noticia es que la ciencia muestra que los sistemas climáticos responderían bien a la remoción de carbono. Plantar más árboles, expandir los sumideros de carbono y posiblemente usar tecnología que aún se está desarrollando limitará el calentamiento y sus catastróficas consecuencias.

Pero ya se ha perdido mucho. Muchos de los efectos del cambio climático están ahora "integrados" y son imposibles de revertir a corto plazo, como la capa de hielo y el derretimiento de los glaciares que provocarán un aumento del nivel del mar.

¿Cuán responsable es Latinoamérica del cambio climático? 1:05

La pregunta ahora es si los líderes enfrentarán el momento y evitarán el nivel de calentamiento que conducirá a la catástrofe. También es una cuestión de si los políticos aprenderán de los errores del pasado.

"Nos han estado diciendo durante más de tres décadas sobre los peligros de permitir que el planeta se caliente", dijo la directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, a los científicos el lunes, después de la publicación del informe del IPCC.

"El mundo oyó, pero no escuchó. El mundo oyó, pero no actuó con la suficiente fuerza. Como resultado, el cambio climático es un problema que está aquí, ahora. Nadie está a salvo y está empeorando más rápido".