CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Afganistán

ANÁLISIS | ¿Cómo volvió Estados Unidos al punto de partida en Afganistán?

Por Zachary B. Wolf

(CNN) -- Muchos estadounidenses todavía están conmocionados por el violento y abrupto final de la guerra más larga de Estados Unidos. El desordenado final de dos décadas de la misión de Estados Unidos en Afganistán plantea muchas preguntas. ¿Por qué la comunidad de inteligencia de Estados Unidos no previó la capacidad de los talibanes para tomar el control del país tan rápidamente? ¿Cómo podría saber la administración Biden que podría haber ataques terroristas contra militares estadounidenses en el aeropuerto de Kabul, pero no podría detenerlos?

Le consulté a Tim Weiner, el autor del libro El legado de las cenizas: la historia de la CIA, qué pensaba de esto. Su trabajo ha ganado tanto el Premio Pulitzer como el Premio Nacional del Libro. Nuestra conversación, realizada por correo electrónico, está a continuación.

CNN: Estados Unidos claramente interpretó mal la rapidez y la total rapidez con que caería el Gobierno afgano. ¿Tiene la sensación de que deberíamos ver esto como una falla de inteligencia?

Tim Weiner: La inteligencia no es una bola de cristal. Puede describir los patrones del pasado y la situación actual, pero rara vez puede predecir el futuro. Así que no puedes culpar por este desastre a la CIA. Es obra de cuatro presidentes y un desfile de comandantes militares que los engañaron.

Afganistán estaba condenado a caer cuando el expresidente Donald Trump y su secretario de Estado, Mike Pompeo, se rindieron ante los talibanes, en marzo de 2020. Durante los últimos 18 meses, no se trataba de si Estados Unidos perdería sino de cuándo. La abdicación imprevista del presidente corrupto de Afganistán, el 15 de agosto, supuestamente con un helicóptero lleno de dinero en efectivo, respondió a esa pregunta. Sería cuestión de horas.

publicidad
Este fue el último militar de EE.UU. en salir de Kabul 0:46

CNN: Leí algo interesante en una entrevista con el general retirado (y exdirector de la CIA) David Petraeus, a quien se le preguntó si se trataba de una falla de inteligencia. Dijo: "... existe una práctica de larga data de los gobiernos en Washington que reformulan una política fallida como una falla de inteligencia ...", y sugirió que ese no es el caso aquí. ¿Qué opina de eso?

Tim Weiner: Tres fracasos de larga data hicieron inevitable el colapso del Gobierno respaldado por Estados Unidos en Kabul hace muchos años.

  • Uno fue la ignorancia deliberada de los oficiales militares y de inteligencia estadounidenses: la falta de comprensión de la historia y la cultura de Afganistán. Cualquiera que haya leído un libro sobre el país sabía, o debería haber sabido, que ningún ejército de ocupación ha dominado Afganistán. Alejandro el Grande, Genghis Khan, Tamurlane, los británicos y los soviéticos lo intentaron y fracasaron; la derrota del Ejército Rojo, en 1989, aceleró el colapso de la Unión Soviética. No lo llaman el cementerio de imperios por nada.
  • El segundo fracaso duradero fue la estrategia de contrainsurgencia impulsada por Petraeus y otros. Los oficiales militares y de inteligencia estadounidenses mataron a muchos miles de civiles afganos en su búsqueda de la victoria. Esto no gana los corazones y las mentes de la población.
  • El tercero fue la subcontratación deliberada de la "construcción de la nación" a contratistas militares. La guerra les resultó provechosa. Para mantener el flujo de dinero, tendían a presentar sus fracasos como éxitos. Esa práctica perniciosa también infectó los informes de los oficiales militares y de inteligencia a la Casa Blanca y al Congreso. Siempre había luz al final del túnel, hasta que de repente hubo oscuridad.

CNN: El Ejército de Estados Unidos está abandonando Afganistán de manera muy pública. ¿Reducirá también la CIA su presencia allí ahora?

Tim Weiner: La semana pasada, en medio del caos de la evacuación en el aeropuerto de Kabul, la CIA hizo volar la Base Eagle, su último puesto de avanzada en Afganistán. Con esa explosión, veinte años de operaciones de recopilación de inteligencia y contraterrorismo se esfumaron.

Sin una base de operaciones o una embajada, los espías estadounidenses lo pasarán extraordinariamente mal trabajando en Afganistán.

Durante una década, de 1979 a 1989, la CIA pasó de contrabando miles de millones de dólares en armas y material de guerra a las guerrillas afganas que luchaban contra la ocupación soviética de su país. En esos años, los agentes de la CIA rara vez pusieron un pie en Afganistán. Cuando el Ejército Rojo se fue, también lo hizo Estados Unidos. La derrota de los soviéticos, entonces una de las dos superpotencias del mundo, convirtió a Afganistán en un imán para los yihadistas de todo el mundo, en la década de 1990. Informé sobre esta amenaza durante un largo viaje a Afganistán en 1994.

La violenta lucha por el poder entre las guerrillas afganas que apoyamos, que destruyeron gran parte de Kabul con las armas de Estados Unidos, dio lugar a los talibanes, en 1996. Ellos, a su vez, dieron refugio y apoyo a al Qaeda y a Osama bin Laden.

Regresamos a donde estábamos hace 25 años. Las guerrillas afganas han derrotado a una superpotencia y han convertido a su país en un acogedor albergue para una nueva generación de aspirantes a terroristas. Y la CIA tendrá muy pocos espías estadounidenses sobre el terreno para evaluar esa amenaza, quizás ninguno en el futuro previsible.

Talibanes, de los más armados del mundo 0:48

CNN: Hay informes, como este, de que la CIA había estado cambiando su enfoque del contraterrorismo y las operaciones paramilitares a espionaje y recopilación de inteligencia en países como China y Rusia. ¿Cómo podría la situación en Afganistán cambiar esos planes?

Tim Weiner: La generación de agentes y analistas antiterrorismo de la CIA del 11 de septiembre ha estado en el trabajo durante 20 años. Están cansados y, sospecho, desanimados por la derrota estadounidense en Afganistán. Al igual que en el Ejército, los 20 y más suelen ser la regla. La CIA necesitará entrenar a una nueva generación para reemplazarlos. Y eso llevará años.

La contrainteligencia —prevenir operaciones de espionaje y sabotaje político contra Estados Unidos por parte de chinos y rusos— es un desafío aún mayor. Los espías de Putin continúan atacando el cuerpo político estadounidense con desinformación. China está limpiando el reloj de Estados Unidos en el ciberespacio. Los chinos han recopilado los datos personales de casi todos los ciudadanos estadounidenses, con un enfoque particular en espías, soldados y diplomáticos. Esto representa una amenaza de inteligencia que apenas hemos empezado a comprender.

CNN: Hay una larga lista de eventos de los que la CIA se perdió o no preparó adecuadamente al país. Pondría la caída de la Cortina de Acero; la amenaza de al Qaeda, antes del 11 de septiembre; la amenaza de las armas de destrucción masiva en Iraq, después del 11 de septiembre; el surgimiento de ISIS, cuando Estados Unidos se retiró de Iraq; la intromisión en las elecciones extranjeras. La lista continua. ¿Diría que hay una gran cantidad de historias exitosas de inteligencia desconocidas y aún clasificadas que superan estos fracasos?

Tim Weiner: Ciertamente, algunos éxitos permanecerán en secreto durante años. Que superen los fracasos que describe es dudoso. La inteligencia es un esfuerzo humano y, por lo tanto, propensa al fracaso. Y Estados Unidos es un recién llegado en el campo, cuando lo piensas. La CIA ha estado en el negocio durante 75 años. Los rusos lo han hecho durante 300 años, desde los días de Pedro el Grande, y los chinos han ido perfeccionando la práctica desde que Sun Tzu escribió El arte de la guerra, hace 26 siglos.

Incluso cuando la inteligencia tiene éxito, por ejemplo, al predecir un ataque, eso no significa que los presidentes y los comandantes militares le prestarán atención. La presciencia no siempre previene el desastre. El presidente George W. Bush esencialmente ignoró la advertencia de la CIA de que bin Laden estaba decidido a atacar a Estados Unidos hace 20 años. Saber que ISIS-K atacaría en Kabul en los últimos días, y las advertencias fueron sorprendentemente precisas, no les impidió matar a estadounidenses y afganos.

La inteligencia es un negocio difícil, sucio y, a menudo, peligroso. Cuando tiene éxito, puede salvar vidas. Pero cuando falla, la gente muere.