CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Planeta en peligro

227 personas murieron en el mundo defendiendo el medio ambiente en 2020; 95 de ellas en Colombia y México

Por Rachel Ramirez

(CNN) -- Detrás del velo de la pandemia de covid-19, 227 personas murieron el año pasado protegiendo los bosques, el agua y otros recursos naturales bajo una presión cada vez mayor por el cambio climático, lo que convierte a 2020 en el año más mortífero registrado para los defensores del medio ambiente, según un informe publicado este lunes.

El organismo de control del medio ambiente y los derechos humanos Global Witness recopiló y analizó datos de 2020 de todo el mundo sobre ataques letales a defensores del medio ambiente y descubrió que un promedio de más de cuatro personas por semana murieron mientras defendían el medio ambiente.

Global Witness informó que la mayoría de las muertes ocurrieron en América Latina. Colombia fue el país más afectado, dijo el grupo, con 65 defensores muertos por proteger tierras indígenas o defender los bosques y sus cultivos de coca. México, donde un tercio de los ataques estaban relacionados con la deforestación, ocupó el segundo lugar con 30 muertes.

Filipinas fue el único país fuera de la región que registró más de 15 muertes, informó Global Witness: 29 personas murieron por intentar detener los proyectos de minería, tala y represas. Juntos, más de la mitad de los ataques en 2020 tuvieron lugar en esos tres países, según Global Witness.

Los familiares de algunas víctimas describieron a Global Witness cómo los confinamientos durante la pandemia facilitaron que los defensores fueran atacados en sus propios hogares, por enfrentarse a gobiernos y empresas para proteger los recursos naturales de los que dependen sus comunidades.

La crisis climática está agotando los recursos naturales. Los científicos dijeron en agosto que el planeta se está calentando mucho más rápido de lo que se pensaba. Sin recortes rápidos y profundos en las emisiones de combustibles fósiles, las comunidades pueden enfrentar cambios irreversibles en los ecosistemas y los recursos naturales que necesitan.

publicidad

"Se suponía que 2020 sería el año en que el mundo se detuvo, pero nuestros datos muestran que esto no se tradujo en más seguridad para quienes defienden nuestro planeta", dijo a CNN Chris Madden, uno de los autores del informe.

"Está claro que la explotación y la codicia irresponsables que están impulsando la crisis climática también están teniendo un impacto cada vez más violento sobre las personas", agregó.

El cambio climático, así como la urbanización y la industria desenfrenadas, han provocado escasez de agua en muchos de estos países. Junto al suroeste de EE.UU., partes de México, que ocupó el segundo lugar en la lista de países con el mayor número de asesinatos, se han visto afectadas por la primera escasez de agua en el río Colorado, que abastece a aproximadamente 40 millones de personas en la región occidental, incluido México.

Más del 70% de los ataques fueron contra personas que defendían los bosques, uno de los sumideros naturales de carbono del planeta, de una mayor deforestación y desarrollo industrial, según Global Witness. El organismo dice que otros fueron asesinados por proteger ríos, océanos y otros ecosistemas costeros.

El informe encontró que la tala es el sector más grande relacionado con la mayoría de los casos de asesinato, con 23 en Brasil, Nicaragua, Perú y Filipinas colectivamente, seguido por la lucha por los derechos de agua y contra la construcción de represas y la minería.

Y, a pesar de representar solo el 5% de la población mundial, más del 30% de todos los ataques fatales tuvieron como objetivo a pueblos indígenas en 2020. Global Witness los documentó en México, Centroamérica y Sudamérica, así como en Filipinas.

Los activistas ambientales en África también están experimentando la misma violencia, pero los investigadores dicen que es posible que no se estén denunciando. Global Witness documentó 18 muertes en el continente en 2020, un salto de solo siete en 2019. La mayoría de estos ataques tuvieron lugar en la República Democrática del Congo, mientras que el resto en Sudáfrica y Uganda.

El informe encontró que más de 1 de cada 10 de los defensores asesinados en 2020 eran mujeres, lo que refleja un estudio de 2020 de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza que encontró que el cambio climático y la degradación ambiental están alimentando la violencia contra las mujeres.

"Sabemos que más allá de los asesinatos, muchas defensoras y comunidades también experimentan intentos de silenciarlas, con tácticas como amenazas de muerte, vigilancia, violencia sexual o criminalización", escribieron los autores. "Este tipo de ataques están aún peor informados".

Adrien Salazar, director de políticas de Grassroots Global Justice Alliance, dijo que los hallazgos del informe también reflejan lo que está sucediendo en EE.UU., donde la policía está tomando medidas enérgicas contra los organizadores indígenas que protestan por la expansión de la infraestructura de combustibles fósiles como el oleoducto Enbridge Line 3 en Minnesota.

"Los activistas en el norte global se enfrentan a una mayor criminalización, mientras que los defensores del medio ambiente en el sur global se enfrentan a un riesgo cada vez mayor de muerte", dijo Salazar, que no participó en el informe, a CNN.

"Es indignante, pero tampoco sorprendente, que los asesinatos de defensores del medio ambiente hayan aumentado nuevamente", agregó. "Como muestra este nuevo informe, estos defensores, y los defensores ambientales indígenas en particular, están poniendo en riesgo sus vidas para proteger nuestro futuro".

Los investigadores de Global Witness analizaron conjuntos de datos nacionales e internacionales que enumeran ataques a defensores del medio ambiente, alertas de motores de búsqueda, fuentes de noticias e información de docenas de organizaciones locales, nacionales y regionales de todo el mundo. También examinaron datos en inglés, español y portugués.

Si bien Global Witness ha estado documentando ataques ambientales en todo el mundo desde 2012, el grupo señaló que pueden estar subestimando las muertes, ya que muchas partes del mundo no tienen prensa libre y monitoreo independiente de los ataques.

Los autores, así como Salazar, advierten que a medida que se intensifica la crisis climática, también se intensifican los ataques contra quienes intentan detenerla.

"A medida que se acelera la crisis climática y la devastación ecológica, las corporaciones que perpetran estas crisis serán implacables en la búsqueda de sus ganancias incluso por encima del costo de la vida humana", dijo Salazar. "Cada vida y cada historia importa. Mientras continúe la violencia contra la tierra, continuará la resistencia".