CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

OPINIÓN | Biden pierde terreno porque no responde a las preguntas difíciles

Por Scott Jennings

Nota del editor: Scott Jennings, colaborador de CNN y asesor de la campaña republicana, fue asistente especial del presidente George W. Bush y asesor de la campaña del senador Mitch McConnell. Es socio de RunSwitch Public Relations en Louisville, Kentucky. Síguelo en Twitter @ScottJenningsKY. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. 

(CNN) -- Mientras veía el foro del presidente Joe Biden en CNN el jueves por la noche, no dejaba de preguntarme: ¿Cuál es el objetivo de esto? ¿Quién es el público?

Biden está atascado en este momento con dos problemas políticos: tratar de apaciguar a facciones dispares de su partido mientras intenta aprobar su agenda y sus propios números de encuestas que flaquean.

Me pareció extraño que estuviera negociando su paquete de reconciliación presupuestaria en la televisión en directo. ¿Dijo algo sobre algún aspecto que hubiera convencido a los senadores Joe Manchin o Kyrsten Sinema para que cambiaran su opinión y votaran a favor del proyecto? Desde luego, no he oído que lo hiciera. Se puso en el extraño lugar de articular las posiciones de personas que se oponen a partes bastante importantes de su plan.

Si el objetivo de esto era crear una oleada de apoyo tan abrumadora que los senadores de Virginia Occidental y Arizona tuvieran que sucumbir a ella, eso no ocurrió.

Biden: Capacitaremos inmigrantes para que sean enfermeros 0:37

Lo más probable es que sus asesores pensaran que este evento apuntalaría sus desvanecidos números en las encuestas. Sencillamente, son brutales. La aprobación total del trabajo de Biden, según la encuesta de CNN, es de un 50% de desaprobación frente a un 44% de aprobación. Y dentro de las encuestas, sufre importantes caídas en una serie de cuestiones y características personales, incluyendo si la gente lo considera honesto, mentalmente agudo y que dirige una administración competente.

¿Resolvió alguno de esos problemas el jueves por la noche? No. Divagó mucho. Hizo esa extraña cosa de inclinarse y susurrar unas cuantas veces. Dio vueltas y dio respuestas ineficientes y largas a la mayoría de las preguntas del público (algunas de las cuales eran puntuales y merecían respuestas más directas).

Sí mostró una compasión humana básica por el difunto Colin Powell, el ex secretario de Estado que falleció esta semana, algo que Donald Trump no pudo reunir a principios de esta semana. Ese momento fue un poco el recordatorio de cómo Biden ganó en primer lugar.

Pero, ¿algún espectador -que no sea el más partidista de los demócratas- salió de ese ayuntamiento esta noche pensando: "¡Hombre, este tipo está en la cima de su juego!"

Tomando prestada una frase: "¡Vamos, hombre!"

Un par de cosas que encontré interesantes:

La admisión de Biden de que utilizó un mal criterio al afirmar que el Departamento de Justicia debería perseguir a las personas que rechazan las citaciones del Congreso en relación con la comisión del 6 de enero fue... algo. Declaró claramente que no levantará el teléfono para llamar al Departamento de Justicia y decirles a quién deben procesar.

Por supuesto, no necesitan eso. Puede decir en voz alta lo que quiere y la dirección del Departamento de Justicia lo verá, incluso si Biden se retracta después. Saben que a Biden le gustaría ver a este grupo de personas procesadas. Biden no necesitó una llamada telefónica para dar a conocer esas opiniones.

Pero Biden hizo algo similar el mes pasado cuando declaró públicamente que los agentes de la patrulla fronteriza a caballo que fueron falsamente acusados por algunos demócratas de azotar a los migrantes haitianos "pagarían", a pesar de que son empleados federales bajo investigación y tienen derecho al debido proceso que cualquier empleado federal tendría cuando se le acusa de mala conducta oficial.

Esto demuestra que cuando el presidente dice algo en voz alta, no se puede volver a meter en la botella. ¿Pueden esos agentes fronterizos obtener ahora un trato justo de sus superiores? Por supuesto, no pueden. Biden dijo una vez que "las palabras de un presidente importan", y seguro que él lo sabe bien.