CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Finanzas Personales

ANÁLISIS | Por qué podrías ser más feliz si no compras nada el Black Friday

Por Christine Koh

(CNN) -- Me encanta encontrar el regalo perfecto para un ser querido y siento alegría al hacer compras personales bien pensadas. Pero me da rabia gastar por gastar, especialmente en los "días festivos" fabricados como el Black Friday.

Las decisiones sobre dólares son complicadas. "El dilema del consumidor es la idea de que el planeta claramente necesita que reduzcamos nuestro consumo. Pero nuestra economía necesita que consumamos más y más cada año", dijo James MacKinnon, autor de "The Day the World Stops Shopping: How Ending Consumerism Saves the Environment and Ourselves."

La pandemia reveló cuán vulnerable es nuestro sistema económico a cualquier tipo de perturbación en el apetito de las personas por comprar, anotó MacKinnon. "Hemos creado un sistema que depende de que actuemos como consumidores. Es casi como si limitara nuestras libertades para elegir cómo queremos vivir y determina cuál será nuestro papel social".

Puede haber circunstancias financieras que impulsen la necesidad de una persona de realizar compras en los días de grandes rebajas. Pero si experimentas la libertad financiera que te permite gastar, incluso podrías ser más feliz si no compras nada el Black Friday.

Aquí hay algunas realidades a considerar:

Reconoce que la biología está en juego

Si te sientes mal por los hábitos de gasto compulsivo, no estás solo.

publicidad

"Una cosa sobre el Black Friday que lo hace aún más pernicioso es que las compras no solo pueden liberar dopamina en las vías de recompensa del cerebro, por lo que se vuelven potencialmente adictivas, sino que también manipula la fuente social de dopamina", compartió la Dra. Anna Lembke, psiquiatra y autora de "Dopamine Nation: Finding Balance in the Age of Indulgence".

Lembke, quien se refiere a los teléfonos inteligentes como la aguja hipodérmica de hoy en día que administra dopamina digital las 24 horas del día, los 7 días de la semana, señaló que cuando las personas sienten que pertenecen a una tribu y comparten experiencias y emociones con otras personas, se libera dopamina.

"Ese sentimiento de unidad o inmersión es una gran fuente de dopamina y también de serotonina", dijo Lembke. Señaló que estos circuitos cerebrales primitivos pueden obstaculizar la capacidad de la corteza prefrontal para tomar decisiones racionales, como darte cuenta de que no puedes permitirte gastar el dinero que estás gastando.

Compra con intención

Si estás buscando una tribu diferente, existe una manada que cree en las compras basadas en la intención.

Recientemente pregunté en Instagram Stories si las personas optaban por no participar en las compras del Black Friday y si estaban haciendo otra cosa en su lugar. Muchas personas compartieron que estaban eligiendo diferentes formas de comprar en esta temporada navideña.

Carolyn Kornwitz, de Boston, escribió que opta por no participar en el Black Friday y en todas las compras en oferta. "Voy a conseguir la mayoría, si no todos, los obsequios para los niños en mi grupo local de Facebook Buy Nothing, así como de tiendas de segunda mano".

Otros compartieron que estaban enfocados en apoyar a empresas locales, vendedores independientes en Etsy o poner en práctica sus habilidades de creador. "Mi afición de la pandemia es tejer, ¡así que todo el mundo está obteniendo artículos ornamentados tejidos a mano!", escribió Anna Brakeman de Madison, Wisconsin.

MacKinnon estuvo de acuerdo en que no todos los gastos son iguales. "Definitivamente hay mejores y peores formas de consumir. Apoya a las empresas de menor escala, en particular aquellas que no tienen accionistas a quienes responder... cuando gastes tu dinero, gástalo en tu comunidad local en productos que serán significativos para ti o a quien se los estés dando".

Contrarresta el consumo excesivo con personas y experiencias

El consumo excesivo puede resultar de personas que intentan escapar de sus circunstancias. Es una táctica que es comprensible pero que en última instancia no funciona, señaló Lembke. "Un posible antídoto es hacer lo contrario y sumergirnos profundamente en nuestras vidas".

"Si realmente nos volvemos hacia nuestras vidas, todo se vuelve más interesante. Cuando reinvertimos en relaciones y experiencias, creamos nueva energía y un nuevo significado y se vuelve trascendente", dijo Lembke.

De hecho, muchas personas compartieron que estaban evitando las compras del Black Friday y optando por el tiempo de conexión en forma de caminatas con familiares o amigos, juegos, tenis, ciclismo o tiempo de relajación en casa.

Otros compartieron que están entrando en el espíritu navideño a través de actividades como la poda de árboles de Navidad y experiencias como "El cascanueces" en el Kennedy Center en Washington. "Mis padres están en la ciudad para el Día de Acción de Gracias este año. Compramos boletos para una caminata por la naturaleza / espectáculo de luces en Crystal Bridges, que es un museo de arte cerca de nosotros", compartió Liz Fernandez de Fayetteville, Arkansas.

Piensa en las lecciones del año pasado

La evidencia de la satisfacción de las fiestas no consumistas puede provenir de tus propios recuerdos.

"El año pasado nos obligó a excluirnos del tradicional Día de Acción de Gracias y este año nos hizo pensar en cómo realmente queríamos pasar esos cuatro días libres juntos", escribió Kaci Lint de Mesa, Arizona. Dado que tiene cinco hijos, Lint notó que los artículos materiales se vuelven abrumadores rápidamente. Este Día de Acción de Gracias, su familia está eligiendo intencionalmente experiencias sobre cosas al viajar para acampar y ver el amanecer sobre las dunas de arena en Utah.

MacKinnon está ansioso por que la gente vuelva a la mentalidad de que es suficiente pasar tiempo juntos y concentrarse en hacer de ese tiempo una experiencia enriquecedora.

"La Navidad pasada todo el mundo deseaba estar juntos; eso habría sido más que suficiente", dijo. Por el contrario, señaló que esta temporada la gente siente que la compañía sola es inadecuada y necesitan presentarse con un montón de regalos.

Las personas son capaces de cambiar

Una de las observaciones más dramáticas y sorprendentes en medio de la pandemia de MacKinnon fue la rapidez con la que las personas encontraron su camino desde un sistema de valores del consumismo a un nuevo conjunto de valores centrado en las relaciones, las experiencias y el desarrollo de habilidades.

"Lo que vimos cuando las personas pasaron a la cuarentena y el encierro fue que se volvieron hacia otros valores muy rápidamente. Las personas se acercaron a viejos amigos con los que habían perdido el contacto. Observaban aves, dominaban nuevas habilidades, plantaban cosas. Se necesitó una cuestión de días para que la gente encontrara el camino hacia un nuevo conjunto de valores", dijo MacKinnon.

Dicho esto, dependiendo de las circunstancias, el cambio de comportamiento puede llevar más tiempo dependiendo de la gravedad de tu adicción, anotó Lembke. "Las personas necesitan abstenerse de un comportamiento el tiempo suficiente para que se restaure la homeostasis en el sistema de placer-dolor en el cerebro. Con el tiempo, las personas podrán disfrutar de recompensas más modestas", dijo.

Hay un trabajo considerable por hacer para encontrar el equilibrio del consumismo en lo que respecta al planeta y nuestra economía, pero una cosa está clara: nuestras relaciones, experiencias y bienestar son cosas en las que vale la pena invertir. Y no es necesario limitarse a un día en el calendario o a una fila que da la vuelta a la cuadra para hacerlo.

Nota del editor: Christine Koh es una excientífica musical y cerebral que se convirtió en autora, podcaster y directora creativa. Puedes encontrar su trabajo en christinekoh.com y en Instagram, Twitter y Facebook en @drchristinekoh.