CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Rusia

OPINIÓN | Las señales siniestras que está enviando Putin con Ucrania

Por Frida Ghitis

Nota del editor: Frida Ghitis, exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora frecuente de opinión de CNN, columnista colaboradora de The Washington Post y columnista de World Politics Review. Las opiniones expresadas en este artículo son suyas. Puedes encontrar más artículos de opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) --¿Va a lanzar el presidente de Rusia, Vladimir Putin, una invasión a la vecina Ucrania? Los enormes movimientos de tropas rusas y equipo militar hacia la frontera compartida han dado la alarma entre los ucranianos y sus amigos occidentales.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, lo llamó "histeria" y el Kremlin niega cualquier plan de invasión, pero las palabras de los funcionarios rusos han perdido credibilidad hace mucho tiempo. Después de todo, fue Putin quien convirtió el gaslighting (manipulación para hacer creer a los demás que lo que piensan es una locura) en un arma política.

En una videollamada con Putin este martes, la Casa Blanca dijo que el presidente Joe Biden advirtió al presidente de Rusia que cualquier escalada se enfrentaría "con fuertes medidas económicas y de otro tipo" por parte de Estados Unidos y sus aliados. La Casa Blanca señaló que Biden reiteró, como lo ha hecho muchas veces, su apoyo a la integridad territorial de Ucrania, y dijo que los dos presidentes acordaron que sus equipos continúen sus discusiones.

Dejando a un lado las negaciones rusas, Occidente está lo suficientemente preocupado por las intenciones de Putin como para que Biden y el presidente de Rusia celebren una reunión virtual urgente este martes mientras los expertos advierten sobre los crecientes riesgos de una nueva guerra.

Las acciones e intenciones de Putin pueden estar deliberadamente envueltas en una niebla, pero su historial es claro. Si se le permite avanzar en sus objetivos sin consecuencias graves, continuará intensificando su política exterior de acoso e intimidación.

En 2014, describiéndolos como "hombrecitos verdes", vestidos con uniformes militares sin distintivos desplegados en la península de Crimea de Ucrania, Putin negó que fueran sus fuerzas, hasta que Rusia tomó el control del territorio y lo anexó.

¿Qué hablaron Biden y Putin en su cumbre virtual? Esto es lo que sabemos 2:10

Cualquiera que haya prestado atención a cómo Rusia le robó esa estratégica península a un país soberano sabe cuánto peso darle ahora a las palabras del Kremlin. Como señaló el secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, "hemos visto este manual".

Esta vez, la alianza occidental liderada por Estados Unidos quiere detener a Rusia antes de que sus "hombrecitos verdes" crucen las fronteras de Ucrania con todo su armamento pesado.

Nadie sabe con certeza si Putin dará la orden de invadir. Pero los funcionarios de Estados Unidos y la OTAN están extremadamente preocupados. La inteligencia estadounidense cree que Rusia tiene un plan para una operación que involucra hasta 175.000 soldados, más de la mitad ya en el lugar, junto con artillería pesada y blindaje. Según el ministro de Defensa de Ucrania, las tropas rusas podrían cruzar a Ucrania el próximo mes.

Parte del libro de jugadas de Moscú incluye la creación de una justificación para un ataque, y esa parte de la estrategia ya está avanzando. Cuando Rusia atacó a Ucrania en el pasado, capturando Crimea y apoyando a los separatistas prorrusos en Donbas, la región de Ucrania adyacente a Rusia, el Kremlin afirmó que lo estaba haciendo para defender a los rusos étnicos que vivían bajo el dominio ucraniano.

Putin ya está desplegando el argumento de un futuro asalto. Una elaborada operación de información, entre otros puntos de propaganda, pinta a los líderes ucranianos como títeres de Occidente.

¿Por qué Putin se arriesgaría a provocar a la OTAN, ir a la guerra contra Ucrania o, incluso si decide suspender la presunta ofensiva militar, caminar hasta el borde de un precipicio tan peligroso?

Putin tiene varios objetivos.

Moscote: Rusia no quiere que la OTAN proteja a Ucrania 2:28

Sobre todo, el Kremlin quiere desestabilizar a Ucrania y evitar que ejerza sus derechos como nación independiente para construir su propio futuro. Ucrania se está acercando a Occidente; quiere unirse a la OTAN y es una democracia incipiente, en marcado contraste con Rusia. La existencia de Ucrania como democracia junto a Rusia, donde Putin se ha convertido en un autócrata cada vez más represivo, inquieta al Kremlin.

Putin quiere asegurar lo que en los días de la Guerra Fría se aceptaba como esferas de influencia, con el objetivo de mantener a los países que solían ser parte de la Unión Soviética bajo el dominio de Moscú.

Ha llegado a decir que los rusos y los ucranianos son "un solo pueblo", una declaración que conlleva presagios siniestros y que muchos ucranianos rechazan con vehemencia.

La táctica de Ucrania no es solo un empujón contra Ucrania, también es un empujón contra Occidente.

A medida que sus tropas se acumulan cerca de Ucrania, Putin también está tratando de pintar sus preocupaciones sobre Ucrania como defensivas. Argumenta que desconfía no solo de los líderes de Ucrania, sino también de sus amigos de la OTAN, argumentando que la expansión de la OTAN a la frontera de Rusia sería una amenaza para la seguridad rusa. Putin está haciendo demandas totalmente insostenibles a Occidente, exponiendo lo que él describe como sus "líneas rojas".

Más específicamente, Putin exige que la OTAN garantice que no se expandirá hacia el Este, más cerca de las fronteras de Rusia. Biden dijo este fin de semana que no estaría de acuerdo con ninguna línea roja. Imaginen que la OTAN dice hoy que prohibirá no solo a Ucrania, sino a cualquier país cercano a Rusia (¿Finlandia, Suecia, Georgia?) a unirse a ella ahora o en el futuro.

Putin tiene otras demandas: se queja de los sistemas defensivos antimisiles en Polonia, por ejemplo. Rusia también, por cierto, tiene misiles capaces de impactar en las principales ciudades europeas.

Habiendo observado el comportamiento de Rusia en los últimos años, sus vecinos tienen buenas razones para buscar protección.

Si el objetivo de Putin era alejar a Ucrania de Occidente, no hay señales de que esté sucediendo. Estados Unidos está reafirmando su "compromiso férreo" con la "soberanía e integridad territorial" de Ucrania, en palabras repetidas por Blinken.

Hasta dónde iría EE.UU. para proteger a Ucrania de Rusia 2:08

Mientras Putin amenaza a Occidente con una concentración militar a lo largo de la frontera con Ucrania, también está tratando de lograr otros objetivos. Está demostrando una vez más que Rusia puede causar problemas a las antiguas repúblicas soviéticas, sus antiguos satélites de Europa del Este y Occidente, donde ya se ha mostrado dispuesto a exprimir el suministro de combustible durante los fríos meses de invierno. (Putin afirma que la escasez de gas no es obra de Rusia, pero no todos están convencidos).

Sin embargo, una invasión ahora es potencialmente mucho más costosa que la rápida operación de Crimea. Durante más de media década de combates, las tropas ucranianas se han endurecido en la batalla. Pocos esperan que la OTAN vaya a la guerra contra Rusia, pero la OTAN no es imparcial. Los soldados endurecidos de Ucrania ahora tienen un armamento mucho mejor, proporcionado por Occidente.

Una invasión rusa provocaría una fuerte resistencia. Las bajas en ambos bandos podrían ser enormes. Además, Rusia podría verse afectada por sanciones occidentales más severas. La administración de Biden ya está diseñando sanciones que infligirían "un daño económico significativo y severo a la economía rusa", según un funcionario estadounidense.

Si Putin actúa, el pueblo ruso puede simplemente experimentar otra guerra terrible, con jóvenes soldados regresando a casa en bolsas para cadáveres y la economía cojeando por el costo de la guerra y las sanciones.

Además, la movida a Ucrania tiene el potencial de crear precisamente el resultado opuesto de lo que Putin afirma que quiere ahora. Al invadir, reafirmaría la amenaza que representa Rusia contra sus vecinos. Una invasión no solo acercaría a Ucrania y Occidente, sino que haría que el resto de las personas que viven en el vecindario de Rusia anhelaran lazos más estrechos con Estados Unidos, Europa y la OTAN, tal como los hicieron las invasiones soviéticas a los países de Europa del Este cuando todos se apresuraron a unirse a la OTAN tan pronto como se liberaron de las garras de Moscú.