CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Rusia

OPINIÓN | Mike Tyson tiene algunas sabias palabras para Putin

Por Frida Ghitis

Nota del editor: Frida Ghitis, (@fridaghitis) exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es colaboradora semanal de opinión de CNN, columnista del diario The Washington Post y columnista de World Politics Review. Las opiniones expresadas en este comentario le pertenecen únicamente a su autora. Ver más opiniones en CNN.

(CNN) --  Las señales de que pronto podría comenzar una nueva guerra en territorio europeo son cada vez más difíciles de ver sin una preocupación profunda. No se trata solo de las advertencias de los funcionarios estadounidenses de que Rusia podría invadir Ucrania en cualquier momento, ni del hecho de que varios países estén retirando a sus diplomáticos y aconsejando a sus ciudadanos que abandonen Ucrania, ni de que las compañías aéreas internacionales estén cancelando los vuelos a Kyiv.

Ante todo, es el constante cerco militar de Rusia a Ucrania lo que sugiere que el presidente de Rusia Vladimir Putin podría, en algún momento, ordenar a las fuerzas rusas invadir el país vecino. A menos que no lo haga. La incertidumbre sigue envolviendo los planes del hombre fuerte ruso.

En medio de todas las incógnitas, solo hay una cosa que sabemos con certeza sobre cómo se desarrollaría una guerra en Ucrania: sería impredecible. Ocurra lo que ocurra, no se desarrollará exactamente como los planificadores militares prevén, por muy detallados y minuciosos que sean.

Esta es la lección que el mundo ha aprendido en un conflicto tras otro durante las últimas décadas de guerra, y en los siglos anteriores.

Es la manifestación geopolítica de las sabias palabras del excampeón de boxeo de pesos pesados Mike Tyson: "Todo el mundo tiene un plan hasta que le dan un puñetazo en la boca".

Tanto Washington como Moscú aprendieron esa amarga lección en Afganistán. Puede que el Kremlin sintiera cierta satisfacción al ver la vergonzosa retirada de Estados Unidos de Kabul el pasado verano, pero esa satisfacción se vio seguramente atenuada por su propia experiencia en Afganistán.

En 1979, cuando la Unión Soviética era una de las dos superpotencias del mundo, Moscú envió al legendario Ejército Rojo para apoyar a un régimen comunista en dificultades. Seguramente, los desaliñados rebeldes de las áridas colinas y cuevas de Afganistán no serían rivales para el ejército que ayudó a derrotar a Adolfo Hitler y a enfrentar a Estados Unidos en todo el mundo durante la Guerra Fría. Pero lo fueron.

Los rebeldes afganos, apoyados por Washington, comenzaron a derramar la sangre de los invasores soviéticos. Miles de bolsas de cadáveres y decenas de miles de soldados heridos que regresaban a casa, a la Unión Soviética, contribuyeron a socavar el apoyo popular al régimen soviético. Después de nueve años, el Kremlin se retiró avergonzado. Meses después, la Unión Soviética se derrumbó.

En Estados Unidos, después del 11 de septiembre, Washington pensó que podría hacer un trabajo rápido con los talibanes, los herederos de los muyahidines que derrotaron a los soviéticos y que luego acogieron al cerebro del ataque terrorista, Osama bin Laden. Durante un breve tiempo, la operación fue tan exitosa, tan fácil, que EE.UU. dirigió su atención a otra campaña que no salió nada bien, la guerra de Iraq.

En un principio, la campaña para derrocar a los talibanes, bajo cuya hospitalidad Bin Laden planeó los atentados contra Estados Unidos, parecía una operación militar impecable para una nueva era. Con pequeños equipos de fuerzas especiales, EE.UU. consiguió acabar con el régimen talibán en pocas semanas. En menos de dos meses, después de que Estados Unidos lanzara las primeras bombas, se estableció un nuevo gobierno provisional.

Ese espejismo de éxito alimentó sin duda la arrogancia de Estados Unidos en Iraq. Con las advertencias de una campaña de "choque y pavor", Saddam Hussein dejó el poder y su régimen cayó rápidamente. Apenas 40 días después de iniciar la guerra, el entonces presidente George W. Bush desembarcó en un portaaviones engalanado con un gigantesco cartel de "Misión cumplida", un momento que ha pasado a la infamia en la historia militar de Estados Unidos.

En Afganistán, Estados Unidos subestimó la capacidad de los talibanes para recuperarse del ataque y liderar una insurgencia exitosa; en Iraq, cometió una serie de errores garrafales que ayudaron a la causa de los militantes. Dos décadas después, una fuerza residual estadounidense sigue en un Iraq sin fuerzas, y Estados Unidos sigue pagando el precio estratégico de la derrota en un Afganistán devastado.

Cuando Putin envió sus fuerzas a Siria en 2015, el entonces presidente Barack Obama predijo con confianza que Rusia se quedaría atrapada en un "embrollo", recordando la experiencia estadounidense en Vietnam. "Simplemente no funcionará", declaró Obama.

La intervención de Rusia en Siria parece haber dado sus frutos, ayudando a sobrevivir al dictador del país, aliado de Rusia. Pero el éxito en el campo de batalla puede engendrar arrogancia. El temprano "éxito" en Afganistán hizo que Washington confiara demasiado en el resultado en Iraq. ¿Podría el éxito en Siria hacer que Putin confíe excesivamente en una arriesgada apuesta militar en Ucrania?

El optimismo prematuro sobre la guerra es un hecho común, comúnmente desastroso.

Cuando un nacionalista serbio disparó contra el archiduque Francisco Fernando en Sarajevo en junio de 1914, nadie esperaba la reacción en cadena que condujo a decenas de millones de muertes y envolvió a gran parte de Europa, junto con naciones desde Japón hasta Brasil, en la Primera Guerra Mundial, o la Gran Guerra, como llegó a conocerse durante un tiempo.

Los jóvenes se unieron con entusiasmo al esfuerzo bélico, y los líderes militares estaban convencidos de que todo acabaría en unos meses, con todo el mundo de vuelta a casa para la Navidad.

Lejos de ser el asunto rápido que los estrategas habían previsto, los combates contaron con una nueva generación de armamento, como sucede con cierta regularidad, que transformó el conflicto y provocó una matanza sin precedentes. El entramado político y diplomático de la región acabó incorporando a la contienda a un número cada vez mayor de países.

La guerra se prolongó durante cuatro años, y cuando terminó había sembrado las semillas de la Segunda Guerra Mundial, que rebautizó para siempre la Gran Guerra como Primera Guerra Mundial.

Ese optimismo inicial también se hizo patente en la guerra más mortífera para los estadounidenses, la Guerra de Secesión. En ambos bandos, los ánimos estaban enardecidos cuando los jóvenes idealistas se alistaron durante 90 días con sus flamantes uniformes. El entusiasmo se desvaneció cuando la guerra se prolongó durante cuatro brutales años. El número de muertos, en torno a los 750.000, supuso alrededor del 2,5 % de la población del joven país, la cifra más alta de muertes en Estados Unidos en cualquier guerra, equivalente a más de 7 millones en la actualidad.

Las guerras casi nunca se desarrollan exactamente como se planean. Esto no quiere decir que nunca merezca la pena luchar en una guerra. Pero cuando las disputas pasan de la diplomacia y la política a los disparos en un campo de batalla, todo cambia.

Mientras las fuerzas de Putin se concentran a lo largo de tres lados de Ucrania, solo queda esperar que él también sea un estudiante de historia y entienda que hay una alta probabilidad de que una invasión no resulte como él espera.

Incluso si no le importa el veredicto de la historia, tal vez pueda deducir su advertencia para evitar el desastre, no solo para Ucrania, sino también para Rusia, y potencialmente para otras partes del mundo.