CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Este indicador clave puede determinar qué tan mala podría ser una ola de la subvariante BA.2 del coronavirus en Estados Unidos

Por Brenda Goodman, Deidre McPhillips

(CNN) -- Con una nueva versión de la variante ómicron de coronavirus cobrando fuerza en Estados Unidos, hasta 28 millones de personas mayores siguen en riesgo de enfermarse gravemente por covid-19, ya sea porque no están vacunados o lo están solo parcialmente, o porque han pasado más de cinco meses desde su segunda o tercera dosis de una vacuna, según un análisis de CNN de datos federales.

A medida que Estados Unidos observa con cautela el aumento de casos causados por la subvariante BA.2 en Europa, el estado inmunitario de los adultos mayores de 65 años será un indicador clave de cómo afectarán las variantes futuras a Estados Unidos porque aumenta dramáticamente el riesgo de resultados graves con la edad.

¿Cuáles son las diferencias entre ómicron y BA.2? El Dr. Huerta responde 4:14

"Realmente estás mirando a ese grupo de mayor edad y cuánta inmunidad tienen, ya sea por infección previa o vacunación, que creo que ha sido el mejor indicador hasta ahora de qué tan grave terminará siendo un número determinado de casos en términos de hospitalizaciones y muertes", dijo Stephen Kissler, que se especializa en modelos de enfermedades infecciosas en la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard.

Un análisis realizado por la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido muestra que la subvariante BA.2 de ómicron es aproximadamente un 80% más contagiosa que la variante BA.1, el virus que causó la última ola de infecciones en Estados Unidos durante el invierno. Los casos y las hospitalizaciones están aumentando en el Reino Unido y en varios otros países europeos donde BA.2 se ha convertido en la dominante.

Aunque las comparaciones directas con BA.1 indican que BA.2 no es más probable que conduzca a la hospitalización, esta variante tiene el potencial de abrumar los recursos de atención médica en Estados Unidos una vez más si encuentra suficientes personas vulnerables para infectar.

publicidad
¿Cómo intenta frenar California la nueva variante ómicron? 2:47

El grupo más vulnerable a la variante BA.2

El grupo más vulnerable a esta variante son los adultos mayores de 65 años, especialmente aquellos que tienen poca inmunidad contra el virus. Esta es la razón por la cual Pfizer y BioNTech solicitaron esta semana a la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) que dé luz verde a la cuarta dosis de la vacuna para adultos mayores.

"Es ese grupo el que es más problemático cuando se trata de enfermedades graves, críticas y fatales. No significa que las personas más jóvenes no terminen en el hospital a veces; simplemente no es al mismo ritmo", dijo Jeffrey Shaman, que se especializa en modelar la propagación de enfermedades infecciosas en la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia.

Shaman señala a Hong Kong, que está en medio de una ola severa causada por BA.2. y tiene la tasa de mortalidad por covid-19 más alta del mundo.

“Y no han visto la peor parte de eso porque se retrasa un poco, pero es porque tienen una población de ancianos que no estaba muy bien vacunada”, dijo.

Los funcionarios estadounidenses no esperan que BA.2 golpee aquí tan fuerte como lo ha hecho en Hong Kong. Eso se debe a que la ciudad ha seguido una estrategia covid de tolerancia cero. Esa política mantuvo bajos los casos y las muertes hasta ahora, lo que la convirtió en un modelo para el control de covid.

Pero ómicron y la subvariante BA.2 han abrumado esas defensas y comenzaron a infectar a una población con poca exposición previa al virus.

Hong Kong también se basó en una combinación de vacunas ligeramente diferente a la de Estados Unidos y Europa, incluidas las vacunas de Sinovac fabricadas en China y la Comirnaty de Pfizer.

Los funcionarios de salud están buscando pistas en el Reino Unido sobre cómo la subvariante BA.2 puede comportarse en Estados Unidos, pero no son análogos en todos los sentidos; en particular, el Reino Unido está más vacunado.

En general, en el Reino Unido, el 82 % de los adultos han recibido una tercera dosis de una vacuna contra el covid-19, algo que es crucial para prevenir infecciones y hospitalizaciones por parte de ómicron debido a cuán altamente "inmunes erosivas" son estas variantes, dice Shaman. En Estados Unidos, ese número es solo del 36%.

Entre los estadounidenses mayores de 65 años que son elegibles para recibir un refuerzo, los datos de los CDC muestran que 1 de cada 3 no ha optado por recibir una tercera dosis, lo que deja a unos 15 millones de estadounidenses mayores sin esa protección adicional fundamental.

¿Qué distingue a la subvariante de covid-19 BA.2 de la ómicron? 0:54

La protección de la vacuna disminuye con el tiempo

Estudios recientes muestran que el momento de la vacunación también es importante. Los datos recopilados por la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido muestran que la eficacia de la vacuna contra ómicron se redujo al 10% para las infecciones, al 35% de las hospitalizaciones y al 70% para las muertes seis meses o más después de la segunda dosis.

Los refuerzos restauraron gran parte de esa protección, pero sus beneficios también se han desvanecido. De cuatro a seis meses después de una tercera dosis, los refuerzos fueron aproximadamente del 40% al 50% efectivos en la prevención de infecciones con ómicron y del 75% al 85% en la prevención de hospitalizaciones, para todos los adultos.

En el Reino Unido, alrededor de dos tercios de las personas mayores han recibido una segunda, tercera o cuarta dosis de una vacuna contra el covid-19 en los últimos cinco meses, pero solo alrededor de la mitad de las personas mayores en Estados Unidos están dentro de los cinco meses de su segunda o tercera vacuna dosis.

Comparando la protección de anticuerpos de una infección o vacunación anterior de covid-19, el Reino Unido vuelve a salir adelante. A fines de febrero, el 98% de los adultos en el Reino Unido habían dado positivo por anticuerpos contra el covid-19, según la Oficina Naconal de Estadísticas. En Estados Unidos, los CDC estiman que el 43% de los estadounidenses tienen anticuerpos de una infección pasada para combatir el covid-19. Sin embargo, las personas mayores son las menos propensas a tener esta protección, ya que solo el 23% de los adultos mayores de 65 años dieron positivo en las pruebas de anticuerpos de una infección anterior.

“Todavía creo que es un posible motivo de preocupación que aún podamos ver una tasa de letalidad más alta y más hospitalizaciones por covid en Estados Unidos que en el Reino Unido debido a las diferencias en la inmunidad subyacente”, dijo Kissler a CNN.

Entonces, si bien una ola de la subvariante BA.2 en Estados Unidos puede no ser tan grave como lo es para Hong Kong, es posible que tampoco sea la misma experiencia que está teniendo el Reino Unido.

"Lo que vemos que sucede en el Reino Unido será quizás una mejor historia de lo que deberíamos esperar aquí", dijo Keri Althoff, epidemióloga de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg.

Con quizás unas pocas semanas críticas para prepararse, Kissler y Shaman dicen que las vacunas y los refuerzos para las personas mayores son un lugar importante para comenzar.

"Cada capa adicional de protección que obtenemos ayuda, por lo que recomendaría encarecidamente, especialmente a alguien de edad avanzada que aún no se haya vacunado, que lo haga, porque realmente puede contribuir en gran medida a brindarle la inmunidad duradera y sólida que necesita y quiere", dijo Kissler. "Este es definitivamente el momento".